Qué es la Equinoterapia, para que sirve y como funciona

Publicidad
No hay votos
248
0
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Dentro de la rehabilitación física se pueden encontrar terapias las cuales se apoyan con la intervención de animales adiestrados para fines terapéuticos. En el caso de la Equinoterapia fisioterapeutas especialistas en el área hacen uso de caballos que se alinean a la terapia y a la rehabilitación física de pacientes con distintas alteraciones y patologías. La terapia se centra en el movimiento del caballo, principalmente en el paso para lograr una mejora funcional a nivel físico y esto se realiza porque el caballo tiene extraordinarios impulsos de movimiento, cuyos efectos no pueden ser ofrecidos por otras terapias. Continúa leyendo y conoce más acerca de ésta terapia poco convencional:

Historia de la Equinoterapia

Desde el principio de los tiempos se ha reconocido la conexión que tiene el hombre con los animales, en el caso de la Equinoterapia se tienen registros que Hipócrates (458-377 a.C.) aconsejaba la equitación con fines terapéuticos en su libro “Las Dietas” y hace la acotación que la equitación practicada al aire libre hace que los músculos mejoren su tono.
En 1747 Samuel T. Quelmaiz diseñó una máquina que imita de la mejor manera posible los efectos inducidos por el movimiento del caballo y es el primero en hacer referencia al movimiento tridimensional del dorso del caballo: el plano sagital (adelante- atrás), plano frontal (arriba-abajo), plano horizontal o transversal (movimientos de rotación). Estos movimientos son de gran importancia en disfunciones neuromotoras.
Las vibraciones transmitidas al cerebro fueron calculadas por el médico sueco Gustavo Zander, calculando 180 oscilaciones por minuto que estimulan el sistema nervioso simpático, siendo similares a las producidas durante la marcha sin asociarlas al caballo. El primer grupo de Equinoterapia se creó en 1917 y fue desarrollado en el Hospital Universitario de Oxford en Reino Unido con la idea de cambiar el método de tratamiento a los heridos durante la I Guerra Mundial
La Equinoterapia fue introducida por Lis Hartel en Dinamarca, la misma se encontraba paralizada de piernas debido a la poliomielitis y fue usando de manera terapéutica los caballos con la ayuda de la fisioterapeuta Elisabeth Bodiker, con lo que consiguió ganar una medalla de oro olímpica en 1952. Después de retirarse de la conducción competitiva, Hartel realizó demostraciones y recaudó dinero para quienes padecían poliomielitis, apoyando la terapia con caballos para personas con discapacidades.
Más adelante en 1965, la Equinoterapia comienza a utilizarse en los tratamientos de reeducación y psicoterapia y es vista como una materia didáctica universitaria. En 1969, tiene lugar el primer trabajo científico de Equinoterapia en el Centro Hospitalario de la Universidad de Salpentire en París. Sirviendo como base para la fundación en 1985 de la Federación Internacional de Equinoterapia en Italia cuya sede actual está en Bélgica. Estos fueron los principales inicios para que en la actualidad se sigan usando como agentes terapéutico a los caballos.

Cómo se trabaja con la Equinoterapia

Antes de comenzar una sesión de Equinoterapia, el paciente es examinado para ver si está en condiciones de hacer la terapia ya que ciertas enfermedades no son aptas para la Equinoterapia. Estos son sobre todo: procesos inflamatorios agudos, discos herniados agudos, alergias graves a animales, ciertos medicamentos. Siendo así, la Equinoterapia es una perfecta opción de tratamiento para adultos y niños, no es necesario que los pacientes cuenten con habilidades ecuestres ya que los fisioterapeutas están capacitados en el área, permitiendo que el tratamiento sea seguro. La Equinoterapia se lleva a cabo en una sala de equitación para excluir tantos factores perturbadores como sea posible. Los caballos están equipados y están adiestrados para su uso terapéutico. De este modo, el paciente puede estar lo más cerca posible del caballo y absorber el calor y los movimientos del caballo de manera óptima. Dependiendo de la necesidad del paciente se variará la postura (sedente, acostado) y la intensidad del trote sobre el caballo; el paciente puede ser tratado 1-2 veces a la semana durante un periodo de 20-30 minutos.

Cómo funciona y cuáles son los efectos de la Equinoterapia

El paciente al estar sentado a la espalda del caballo, absorbe los movimientos en los tres ejes que hace el caballo durante el trote. Estas vibraciones tridimensionales se transmiten a la pelvis teniendo un efecto positivo en la pelvis, la columna vertebral, la posición de la cabeza y en las extremidades superiores e inferiores. Además se producen los siguientes efectos fisiológicos atribuidos a las vibraciones que transmite el caballo al paciente:  

  • Beneficia la propiocepción, coordinación y estabilidad de las articulaciones de la columna vertebral, de los hombros y la cadera.
  • Estimula las reacciones de equilibrio y enderezamiento, brindándole estabilidad al tronco y la cabeza desde la pelvis-
  • Regulación del tono muscular: por paso se liberan alrededor de 90 vibraciones, lo que reduce la tensión muscular. En trote, sin embargo, la tensión muscular puede aumentar.
  • Se promueve todo el sistema sensorial, la coordinación de manos y piernas, la postura y el equilibrio.
  • La falta de simetría corporal es compensada.
  • Las personas discapacitadas obtienen una experiencia espacial, ya que se movilizan con las patas del caballo.
  • La respiración se profundiza, lo que también puede mejorar el lenguaje.
  • La psique también se beneficia: el caballo se siente suave y cálido, el paciente se relaja.
  • Fomenta la liberación de dopamina mediante el vínculo creado con el caballo.
  • Aumenta la motivación y el bienestar.

Los efectos reguladores de esta terapia se logran porque el cuerpo humano tiene que reequilibrarse a los impulsos que causa el caballo cuando corre. Para que estos efectos ocurran, las posiciones instruidas por el fisioterapeuta varían sobre el paciente encima del caballo.

Indicaciones y Patologías tratadas con la Equinoterapia

En la Equinoterapia, el caballo se utiliza como un agente terapéutico, con su movimiento tridimensional hacia atrás, adelante y laterales que ofrece posibilidades terapéuticas increíblemente amplias.
El paciente sentado directamente sobre el cálido caballo y al colocarlo en movimiento el paciente responde constantemente a los movimientos del caballo, lo que le permite practicar movimientos para el entrenamiento de la fuerza, equilibrio y coordinación. Permitiendo que la Equinoterapia sea usada con éxito tanto en niños como en adultos con las siguientes patologías

  • Enfermedades del sistema nervioso central y periférico (p. Ej., Parálisis cerebral, esclerosis múltiple, paraplejia, parálisis cerebral infantil...):
  • Enfermedades del sistema musculoesquelético (por ejemplo: hipotonía, escoliosis, malas posturas...)
  • Trastornos musculoesqueléticos. (por ejemplo: esclerosis múltiple, trastornos de coordinación de movimiento)
¿Te ha gustado el vídeo? ¡Valóralo!
No hay votos

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar