Osteopatía y disfunción somática

Publicidad
Osteopatía y disfunción somática
No hay votos
11984
252
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Se puede definir la Osteopatía como un método de curación que comprende todo un conjunto de terapias basadas en la acción manual sobre el tejido ligamentoso, muscular y nervioso, así como sobre estructuras óseas y viscerales.

Es una disciplina diagnóstica y terapéutica manual de las disfunciones articulares y tisulares, entendiendo al individuo como un “todo” y tratándolo como tal. Damos información con nuestras manos al cuerpo para que sea el mismo cuerpo el que se reequilibre.

Principios de la osteopatía

La Osteopatía se puede resumir en 4 principios básicos:

La Unidad Del Cuerpo

El principio homeostásico y la búsqueda del equilibrio, es lo que permite al individuo la adaptación ante determinados estímulos del exterior. Se estudian estos fenómenos para conocer el origen de la disfunción y sus repercusiones.

La Autocuración

 El organismo dispone de recursos suficientes para lograr la curación, siempre que la estructura esté en perfecta armonía. Esta integridad estructural es la que la osteopatía trata de restablecer.

La Estructura Gobierna La Función

Todo el conjunto de elementos que constituyen nuestros sistemas debe estar en armonía para que la función que desempeñan no se vea alterada y no aparezca la enfermedad.

La Ley De La Arteria

 Cuando existe una disfunción vascular, los tejidos van a sufrir una deficiencia de aporte sanguíneo, lo que convierte al órgano en un punto débil susceptible de que aparezca una determinada patología.

La osteopatía devolverá al cuerpo los mecanismos necesarios para que, mediante la autocuración resuelva la lesión y busque el equilibrio y la armonía.

Disfunción somática

En el campo de la medicina manual a este concepto se le ha llamado de distintas formas: “lesión osteopática”, “bloqueo articular”, “pérdida del juego articular”, “disfunción articular”... El término aceptable es el de disfunción somática

Se pone énfasis en la alteración de la función de un segmento y no en un estado de enfermedad o síndrome doloroso. Obviamente, si existe una disfunción somática que altera las funciones vascular, linfática y neurológica; pueden aparecer una serie de síntomas incluidos los dolorosos y diversas entidades patológicas. Se caracteriza por una alteración tridimensional respecto a la movilidad de cualquier tejido conjuntivo y se identifica con una restricción de la movilidad de cualquier elemento móvil del organismo. La disfunción somática no supone una alteración estructural, la estructura anatómica va a estar íntegra.

El diagnóstico de la disfunción somática puede acompañar muchos otros diagnósticos o puede existir como entidad independiente y el diagnóstico estructural consiste en definir la existencia de una o varias disfunciones somáticas y determinar su posible responsabilidad en el malestar del paciente o en el proceso patológico en curso.

Si se considera significativa será tratada con las técnicas osteopáticas que se consideren más oportunas para favorecer el equilibrio y la armonía.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!
No hay votos

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar