Principios del tratamiento de Guillain-Barré

Publicidad
Principios del tratamiento de Guillain-Barré
Promedio: 3.2 (51 votos)
30812
360
2
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

El Síndrome De Guillain-Barré consiste en una polirradiculopatía o alteración múltiple de raíces nerviosas, inflamatoria aguda, producido por una desmielinización (pérdida de la mielina de los nervios) aguda de origen autoinmune.

Objetivos del tratamiento en el síndrome de Guillain-Barré

 Debemos saber que en la actualidad no existe ningún tratamiento eficaz para el Síndrome De Guillain-Barré.

 Principios De Rehabilitación De Las Lesiones Del Sistema Nervioso Periférico

 Las lesiones del sistema nervioso periférico producen deficiencias motoras, sensitivas y vegetativas, causantes de discapacidades de locomoción, y de prensión asociadas en muchos casos a complicaciones secundarias cutáneas y articulares.

 Objetivos

  • Prevención de las complicaciones secundarias de la enfermedad.

  • Favorecer la recuperación funcional y de la autonomía personal.

  • Compensación de las discapacidades.

Prevención de los riesgos secundarios

 Tanto su incidencia como su gravedad están relacionadas con la intensidad del déficit motor. Estos riesgos secundarios son los de la patología de la inmovilidad..

  • Riesgos Cutáneos: Son más graves en las zonas de apoyo debido a la hipoestesia. La prevención se basa en un programa de instalación y de mantenimiento trófico para cada paciente con vigilancia muy estricta ya que las complicaciones cutáneas aparecen rápidamente. Los cuidados curativos son de larga duración.  El tratamiento va a estar fundamentado en:
    • Cambios posturales.
    • Fricciones suaves para fortalecer la zona.
    • Buena higiene corporal y evitar la humedad.
  • Riesgos ortopédicos:La prevención está garantizada por:
    • Mantenimiento de las articulaciones en posición funcional con bloques de goma espuma u ortesis termoplásticas;
    • Colocación de arcos para aliviar los miembros inferiores del peso de las mantas.
    • Movilización pasiva 2 a 3 veces al día de las articulaciones expuestas, en toda su amplitud, suaves y sin forzar para no desencadenar exacerbación de los dolores. 
  • Riesgo respiratorio
  • Riesgo tromboembólico: Riesgo habitual de cualquier permanencia en cama, la prevención del tromboembolismo asocia el tratamiento anticoagulante, movilización pasiva, masajes, movimientos activos del paciente y contención elástica. 

Regresión de los trastornos

  • Déficit motor: La denervación provoca flaccidez con atrofia muscular consecutiva a una disminución del diámetro de las fibras musculares con pérdida de los mioflamentos y aumento de la trama colágena. La reversibilidad de las lesiones se debe a un proceso de regeneración lenta o un proceso de rebrote colateral. La rehabilitación conlleva el mantenimiento del trofismo muscular.
  • Atrofia muscular: Se puede reducir mediante masajes profundos con fines circulatorio y antiesclerosante, y por electromioestimulación (aunque se trata de una técnica controvertida que cuenta tanto con detractores como defensores).
  • Fortalecimiento muscular: El fortalecimiento de los músculos reinervados se hace primero de forma analítica. Se utilizan técnicas de fortalecimiento muscular por facilitación propioceptiva, sensitivomotriz o el método Kabat. Una vez que es posible el movimiento contra resistencia, se utiliza el método clásico de fortalecimiento dinámico isotónico, concéntrico, excéntrico o resistente o basado en el fortalecimiento isocinético. La ejecución a gran velocidad tiene un efecto positivo sobre la elasticidad muscular.
  • Trabajo funcional. 
  • Déficit sensitivo: Hay que luchar previamente contra los trastornos tróficos cutáneos y contra los dolores neuropáticos. La rehabilitación de las sensibilidades tiene como objetivo permitir al paciente un mejor aprovechamiento de las informaciones sensitivas. En ningún caso, las técnicas de rehabilitación pueden influir en la regeneración nerviosa.
  • Déficit vegetativo o deficiencia vegetativa:
    • Trastornos tróficos cutáneos.
    • Trastornos cardiovasculares: Verticalización progresiva para luchar contra la hipotensión ortostática.
    • Trastornos del tránsito intestinal.
    • Trastornos vesicoesfinterianos. 

Compensación de las discapacidades

La repercusión de los distintos déficits secundarios varía sobre todo en función de su intensidad, de su topografía, de su carácter evolutivo y regresión. Su interferencia puede ocasionar discapacidades importantes que dificultan la autonomía en los actos de la vida cotidiana.

  • Equilibrio en carga y deambulación.
  • Actividades manuales.
  • Recuperación del esquema corporal.
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!
Promedio: 3.2 (51 votos)

comentarios (2)

Comentario

Avatar

Excelente informacion

Comentario

Avatar

El año que viene, cuando reciba mi titulo de licenciatura; le voy a agradecer a Dios y a ustedes.

Añadir nuevo comentario

Log in or register to post comments