Articulación femorotibial o articulación de la rodilla

Definición

La articulación femorotibial es la unión funcional que se establece entre las superficies articulares del hueso fémur y la tibia, la cual es clasificada como tipo móvil, porque es capaz de generar movimientos. A nivel biomecánico es considerada la unión principal de la rodilla.

La rodilla es una articulación que se forma gracias a la presencia de 3 elementos óseos. Esos huesos son el fémur que pertenece a la parte superior de la pierna, la rótula que se encuentra en el medio, y la tibia que se localiza inferiormente.

"Es la unión articular que se forma entre el fémur y la tibia"

¿Dónde se encuentra la articulación femorotibial?

Se localiza en la parte media de cada extremidad inferior, por lo cual es parte principal de la rodilla. Esta unión además puede darse debido a la presencia de los ligamentos que unen los huesos.

Esos ligamentos presentes en la rodilla son los siguientes:

¿Qué tipo de articulación es la femorotibial?

Es una articulación que se crea debido a la presencia de la superficie articular inferior del fémur y la superior de la tibia. Por lo cual es clasificada tipo condílea, es decir, es biaxial y posee como prominencia ósea los cóndilos de ambos huesos.

¿Qué movimientos realiza la articulación femorotibial?

Como ya sabemos, la femorotibial es un tipo de articulación condílea, lo cual le confiere a esta región la capacidad de producir el movimiento de flexión y de extensión.

En el caso del movimiento de flexión, este se produce cuando se aproxima la parte posterior del muslo con la parte inferior de la pierna, al contrario la extensión es producto del alejamiento de las partes mencionadas, pero se produce un acercamiento de las superficies articulares, con lo cual también se genera un deslizamiento de la rótula.

"Es capaz de producir los movimientos de flexión y extensión de rodilla"

¿Qué lesiones afectan a la articulación femorotibial?

Cuando se producen lesiones en la rodilla, resulta complejo diferenciar las partes lesionadas, ya que es un conjunto articular que se mantiene gracias a la presencia de todas sus partes. Entonces para nombrar las lesiones, se procede a describirlas en conjunto y no de forma separada.

Ahora bien, la articulación está compuesta de varios ligamentos, la cápsula y los meniscos, los cuales pueden resultar lesionados en diferentes situaciones. Usualmente, las lesiones articulares suelen ser consecuencias de movimientos excesivos, caídas, traumatismos o por movimientos repetitivos constantes.

Entre las lesiones más comunes, podemos destacar la artrosis, esguince, rotura de meniscos, fracturas y la condromalacia rotuliana

Ahora bien, estas lesiones mencionadas suelen producir molestias, dolor y dificultades para caminar. Por lo que se necesita de diversos tratamientos, para restaurar la funcionalidad.