Capacidad del músculo excitabilidad

Definición

La excitabilidad es una propiedad que poseen los músculos, en la cual son capaces de recibir una señal eléctrica mediante la unión neuromuscular y posteriormente responder adecuadamente a ella, logrando así la contracción del músculo.

Los músculos para poder ejercer su función principal que es la contracción, necesitan de cinco capacidades importantes para el desarrollo de esa y de todas sus demás funciones. Esas capacidades mencionadas son la extensibilidad, contractibilidad, excitabilidad, elasticidad y finalmente la plasticidad.

"Es definida como la capacidad que tiene el sistema muscular para responder ante una señal eléctrica"

¿Cómo se produce la excitabilidad muscular?

Para que el músculo pueda lograr la contracción y posteriormente ejercer la fuerza necesaria para vencer una resistencia, necesita de las propiedades mencionadas al principio.

Entonces, en el caso de la excitación muscular, esta se da de la siguiente manera:

  1. Los nervios que viajan por las vías descendentes, reciben la señal del tronco encéfalo o de la corteza motora. 
  2. Esas fibras nerviosas después de pasar por la médula espinal, se dirigen a los músculos. 
  3. Luego se forma la unión neuromuscular, es decir se conecta el sistema nervioso con la parte externa del músculo que se va a excitar. 
  4. Se produce el potencial de acción
  5. Se libera la acetilcolina del botón de la neurona al espacio sináptico. 
  6. Los receptores motores se activan y permiten la entrada del estímulo nervioso. 
  7. Posterior, se deslizan la actina y la miosina ante la presencia de ATP. 
  8. Finalmente se produce la contracción.

¿Qué pasa cuando el músculo pierde la excitabilidad?

Cuando las células o también llamadas fibras musculares pierden la capacidad de excitarse, podemos encontrar que la acción se encuentra alterada, ya que el tejido muscular no es capaz de responder ante la señal eléctrica.

"Cuando el tejido y la fibra muscular no se excita, es porque no hay actividad eléctrica entre el músculo y el sistema nervioso"

Entonces, debido a la interrupción en la acción de las células musculares, encontramos que la persona no es capaz de contraer los tejidos, lo que conlleva a que las proteínas actina y miosina no se activen ni generen la contracción.

Esto puede generar, que la persona no sea capaz de producir un movimiento, con lo cual se comienza a sentir pérdida de fuerza y limitaciones en las actividades de la vida diaria.