Qué es la EPI, para que sirve y como funciona

Publicidad
No hay votos
324
0
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Te exponemos en el siguiente artículo los aspectos más importantes de la técnica de Electrólisis Percutánea Intratisular (EPI), con la cual se consiguen rápidos efectos de regeneración en tejidos tendinosos lesionados; con la técnica se logra una inflamación localizada mediante la ablación electroquímica no térmica a través de un flujo catódico transmitido por una aguja y ecoguiado a través de un equipo de ultrasonido con el cual el fisioterapeuta verifica la zona a tratar. Continúa leyendo y conoce más acerca de ésta innovadora técnica:

Historia de la EPI (Electrólisis Percutánea Intratisular)

La EPI (Electrólisis Percutánea Intratisular) se empieza a aplicar en 2008 y es creada en España por José Manuel Sánchez Fisioterapeuta y Doctor en Ciencias de la Salud, aunque comienza su trabajo de investigación sobre la Electrólisis Percutánea Intratisular en 1997 y en el año 2000  logra obtener todos los parámetros de la técnica bien controlados, no es sino hasta el año 2008 en el que comienza la exposición de la técnica, mediante la formación de EPI a la comunidad de fisioterapeutas en España. En la actualidad los cursos de EPI están acreditados tanto por distintas organizaciones de salud en España y en el mundo que permiten su aplicación.

Cómo se trabaja con la EPI (Electrólisis Percutánea Intratisular)

La técnica Electrólisis Percutánea Intratisular EPI se trabaja con un dispositivo específico certificado médicamente, el cual produce una corriente galvánica ajustable a través de un electrodo de cátodo de flujo negativo. Para la transmisión del flujo al área de tratamiento, se utilizan agujas de 0,30 a 0,32 mm de diámetro y un bisturí eléctrico modificado. La intensidad se puede ajustar cambiando tanto la duración como los miliamperios que se administran.
Se coloca al paciente en posición supina y se realiza una inspección a fondo por equipo especializado de ultrasonido, la preparación de la piel con alcohol isopropílico antes de la punción es necesaria a pesar de la acción bacteriostática que tiene el dispositivo. Posteriormente, se realizan punciones guiadas por eco de 3 miliamperios con el dispositivo para obtener un desbridamiento controlado del tejido dañado en el tendón lesionado, todo esto evaluado con imágenes ecográficas para permitir la identificación de cualquier desarrollo de vasos sanguíneos nuevos existente y cambios en términos de mejoría y disminución de la neovascularización obtenida con el tratamiento con EPI.

Cómo funciona y cuáles son los efectos de la EPI (Electrólisis Percutánea Intratisular)

Los beneficiosos efectos fisiológicos de la Electrólisis Percutánea Intratisular (EPI) se consiguen por la actuación de una corriente galvánica transmitida por una aguja que genera una reacción iónica electroquímica que a su vez produce un proceso inflamatorio dosificado y controlado que permiten activar procesos celulares de fagocitosis y de regeneración del tejido lesionado, bien sea ligamentos, tendones o músculos. Siendo así con la técnica se consigue:

  • Aumento de la proliferación de fagocitos y tenoblastos los cuales componen la estructura celular del tendón.
  • Disminuye los procesos inflamatorios patológicos.
  • Modifica los potenciales eléctricos de curación en el tejido degenerado.
  • Normaliza el movimiento de fluidos dentro la matriz extracelular lo que permite hacerlo compatible con los procesos de remodelación y de homeóstasis en el tejido lesionado.

Indicaciones y Patologías tratadas con la EPI (Electrólisis Percutánea Intratisular)

La aplicación de la EPI (Electrólisis Percutánea Intratisular) se encuentra indicada para la resolución de variedad de patologías y lesiones presentes en sistema neuromusculoesquelético como son:

  • Tendinopatías: en éstos casos se usa ya que con la EPI se obtiene la disminución del dolor, retorno a la actividad normal, reanudación de la actividad deportiva. Contribuyen eficazmente a la recuperación rápida de las funciones básicas como: rango de movimiento, analgesia del dolor y ayuda con la reanudación de una actividad deportiva sin recaídas a largo plazo para la mayoría de los pacientes tratados. Estando entonces indicado para:

  • Tendinopatías crónicas (tendinitis-tendinosis rotuliana, aquilea, isquiotibiales, pubalgias, epicondilitis, supraespinoso-manguito rotador)
  • Fascitis plantares.
  • Esguince de ligamento lateral interno de rodilla.
  • Esguince crónico de tobillo.
  • Lesiones Musculares: en estos casos se usa ya que con la EPI se obtiene la resolución del proceso inflamatorio, reparación del tejido musculoesquelético, retorno a la actividad normal y reanudación del deporte. Logrando recuperar su nivel anterior de movilidad y capacidad deportiva. Estando entonces indicado para afecciones como:

  • Roturas musculares agudas y crónicas.
  • Síndrome del dolor miofascial (puntos gatillo).
  • Pinzamiento femoroacetabular.
  • Síndrome de la pedrada.
  • Contusión muscular.
¿Te ha gustado el vídeo? ¡Valóralo!
No hay votos

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar