Bursitis

Definición

La bursitis es una lesión articular, que afecta a una de las estructuras internas que se encuentran amortiguando los golpes y movimientos repetitivos. Por eso, cuando la persona realiza movilizaciones en la región afectada, puede experimentar dolor, edema y limitaciones articulares.

Las articulaciones son partes del sistema musculoesquelético, que están formadas por huesos, músculos, tendones, bursa, cápsula sinovial, cartílago y ligamentos. Entonces cuando esas estructuras se afectan podemos encontrar lesiones como la tendinitis, sinovitis, capsulitis, artritis, esguinces y bursitis.

"Es una lesión articular que produce inflamación en la bursa"

¿Qué estructura afecta la bursitis?

La bursa es una estructura anatómica que se localiza en las articulaciones móviles del cuerpo humano, y que tiene la función de evitar roces entre los otros elementos articulares, es decir entre músculos, huesos y tendones. Entonces, cuando la bursa se ve afectada por algún factor interno o externo, encontraremos la presencia de inflamación como manifestación clínica de la bursitis.

¿Cuáles son los síntomas de la bursitis?

Al ser una lesión que afecta a las articulaciones, podemos encontrar que el principal síntoma es el dolor acompañado de edema y enrojecimiento, más incapacidad o dificultad para mover de manera adecuada la zona. Pero, lo que se debe tener en cuenta es que dependiendo de la articulación afectada, el cuadro puede ser manifestado de manera diferente.

Esas lesiones además son conocidas dependiendo el lugar del cuerpo donde se ubican, y son las siguientes:

  1. Bursitis subacromial en la articulación del hombro.
  2. Bursitis trocantérica en la articulación coxofemoral.
  3. Bursitis prerotuliana.
  4. Bursitis olecraniana en el codo.
  5. Bursitis retrocalcánea en el tobillo.

¿Por qué aparece la bursitis?

Generalmente, las lesiones que afectan a una articulación son causadas por traumatismos, movimientos repetitivos o por otras enfermedades relacionadas. Por lo tanto, podemos encontrar que la bursitis puede ser producto de lo mencionado anteriormente o también puede estar relacionada con patologías como la artritis, la gota o más bien por entidades clínicas infecciosas que producen inflamación generalizada.

¿Cómo se trata la bursitis?

El mejor tratamiento para aliviar el dolor e inflamación que se produce como uno de los síntomas de la bursitis, consiste en una serie de intervenciones fisioterapéuticas, en las cuales se implementan actividades y técnicas manuales destinadas a disminuir todos los síntomas.

"En casa puede ser usado el hielo como método de tratamiento para aliviar el dolor"

Posterior, a la fase aguda que usualmente es dolorosa, se tendrán que realizar ejercicios de fortalecimiento muscular y se enseñan cuales son las actividades que deben ser controladas para evitar futuras lesiones.

Además, como complemento al tratamiento terapéutico, el médico puede administrar medicamentos destinados a aliviar el dolor.

Pulse aquí para información sobre el tratamiento de la tendinitis.