Célula linfocito

Definición

Los linfocitos son un tipo de célula que entra dentro de la clasificación de los leucocitos o glóbulos blancos, y que se localizan al igual que las otras en el torrente sanguíneo. Además tienen la capacidad de distribuirse hacia otras zonas corporales para combatir a ciertos agentes que puedan causar daños en los tejidos.

En la composición de la sangre podemos encontrar tres tipos básicos de células, los glóbulo blancos, los glóbulos rojos y las plaquetas. De los cuales las primeras se subdividen en neutrófilos, basófilos, eosinófilo, monocitos y linfocitos, ya que cada uno de ellos tiene una forma y función diferente, pero siempre intentando defender al cuerpo de sustancias nocivas.

"Son células que forman parte de las defensas del cuerpo ya que trabajan en el sistema inmunológico"

¿Cómo se clasifican los linfocitos?

Estas células de la sangre se clasifican en dos tipos, los tipo B y T. Los cuales actúan de forma diferente en el cuerpo, ya que mientras uno destruye los elementos de elementos como los tumores, como ocurre en presencia del cáncer; el otro trabaja creando anticuerpos que nos protejan.

¿Cómo se forman los linfocitos?

Los linfocitos aunque son células sanguíneas son creados en el hueco medular de los huesos largos. Es decir, que son generados en la médula ósea, junto a otras células que también nos brindan protección ante virus, bacterias, hongos y parásitos. Luego se envían al torrente sanguíneo para que cumplan con su rol con respecto al sistema inmunológico.

¿Cómo actúan los linfocitos?

Dependiendo del linfocito que se activa cada uno actuará de manera diferente, por lo que son elementos que interactúan unos con otros para poder contribuir activamente en el sistema inmunitario. Siendo estas células las que realizan los siguientes trabajos:

  • Tipo B: están diseñados para crear anticuerpos que logren identificar y unirse a agentes extraños.
  • Tipo T: a diferencia de los otros, estos si pueden destruir a las sustancias peligrosas.

Entonces, lo que hacen es salir del torrente sanguíneo, dirigirse al lugar donde se encuentra la alteración, identificar los elementos dañinos y posteriormente eliminarlos mediante los macrógafos.

¿Qué significa cuando los linfocitos están altos o bajos?

Cuando hay alteraciones en los valores de los linfocitos podemos encontrarnos ante diferentes escenarios médicos, por ejemplo en el caso de los niveles aumentados pueden ser un indicativo de la instauración de procesos infecciosos a causas de bacterias o virus, como la mononucleosis o también por cáncer en alguna parte del organismo.

"Sus alteraciones pueden indicar virus, infecciones, cáncer, VIH, mononucleosis entre otros"

En cambio, cuando los valores se encuentran disminuidos se puede sospechar de la presencia de procesos virales, virus de inmunodeficiencia humana, cáncer (tumores de la médula ósea) e incluso por artritis reumatoide.

Pero para establecer un diagnóstico y posteriormente el tratamiento también se deben evaluar todos los demás valores así como también los síntomas en general.