Síndrome costo vertebral doloroso

Definición

El síndrome de dolor costovertebral es una afección originada en la articulación que se encuentra en la cabeza de las costillas y se une al cuerpo vertebral. 

La articulación costovertebral son las articulaciones que conectan las costillas a la columna vertebral, son articulaciones sinoviales que permiten los movimientos de la costillas durante la respiración.

"Es una afección originada en la articulación que se encuentra en la cabeza de las costillas y se une al cuerpo vertebral."

¿Por qué se produce el síndrome costovertebral doloroso? 

Puede originarse por traumatismos cerrados a nivel del tórax o la columna vertebral, tales como luxaciones o subluxaciones. Asimismo este síndrome está asociado a la espondilitis anquilosante, por lo que este puede ser un signo del mismo. 

También puede producirse a consecuencia de una compresión orgánica o funcional del paquete vasculonervioso o por anomalías en las estructuras anatómicas cercanas al hombro o cuello, así como a la presencia de un tumor en dicha zona.

¿Cuáles son los signos y síntomas del síndrome costovertebral doloroso?

El síndrome costovertebral en ocasiones se asemeja a al dolor de origen cardiopulmonar, el dolor se suele localizar a nivel de la región supraclavicular, este dolor puede irradiarse hacia el borde interno de miembro superior hasta la mano afectando los dedos anular y meñique. 

El dolor suele ser de tipo neuropático y desencadenado con los movimientos o las posiciones del cuello o la extremidad superior, además se presentan parestesias, atrofia muscular e impotencia funcional. 

"El síndrome costovertebral en ocasiones se asemeja a al dolor de origen cardiopulmonar."

¿Cuál es el tratamiento para el síndrome costovertebral doloroso?

Para su tratamiento suelen utilizarse medicamentos analgésicos y anestésicos, así como la fisioterapia y rehabilitación.

El abordaje de la fisioterapia se enfoca en disminuir el dolor que genera dicho síndrome, así como recuperar la funcionalidad y movilidad afectada en el paciente, para ello se utilizan técnicas como la electroestimulación, la crioterapia o termoterapia, ejercicios de estiramientos muscular, movilizaciones activas y pasivas, ejercicios de neurodinamia entre otros métodos.