Cirugía de Ligamento Cruzado, Cómo se realiza la operación y cómo es su rehabilitación

Publicidad
No hay votos
251
0
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Los ligamentos cruzados guían y controlan la articulación de la rodilla en el deslizamiento durante la flexión y extensión. Cuando los mismos se ven rasgados o desgarrados a causa de eventos traumáticos o por movimientos violentos en la articulación, es necesario actuar de manera temprana con medidas terapéuticas conservadoras, en el caso de que los resultados no sean fructuosos la Operación de Ligamentos Cruzados es una medida ideal para recobrar las funciones que brindan estos ligamentos a la rodilla. Si deseas conocer más acerca de éste cirugía en la rodilla, lee más abajo:

¿Qué es el ligamento cruzado?

Los ligamentos cruzados están ubicados centralmente en la rodilla y, junto con los ligamentos laterales y los meniscos, son los estabilizadores más importantes de la articulación de la rodilla. Si el ligamento cruzado se rompe, la cinemática normal de la articulación se altera severamente y la articulación tiene un mayor grado de desgaste, que puede conllevar a la aparición de osteoartritis, dependiendo de la carga. Entre los haces que componen los ligamentos cruzados está el ligamento cruzado anterior y el ligamento cruzado posterior que resulta muy pocas veces lesionado a comparación de su hermano el ligamento cruzado anterior, el cual cuenta con altos índices de lesión.

Cómo se rompe el ligamento cruzado

El ligamento cruzado se encarga de brindarle la estabilidad anteroposterior que requiere la rodilla para ejecutar eficientemente sus movimientos, por un lado, el ligamento cruzado anterior le brinda estabilidad anterior y lateral a la tibia con respecto al fémur, cuando se realiza un movimiento de hiperextensión de alta velocidad acompañado de un valgo de rodilla, el mismo pierde su continuidad y se ve desgarrado. En el caso del ligamento cruzado posterior encargado de mantener una estabilidad posterior de la tibia con respecto al fémur, se puede romper cuando existe una impactación anterior que desvía la tibia a posterior o cuando existe una hiperflexión a alta velocidad. En ambos casos ocurre producto de un mecanismo de palanca desfavorable que los músculos no pueden sostener por lo que los ligamentos cruzados se rompen, siendo también causante de ésta lesión en la rodilla una caída grave o una colisión abrupta.

Cuando se realiza la cirugía

Si por el curso de un accidente o un movimiento desafortunado ocurre un importante daño en los ligamentos cruzados que no ha podido ser resuelto con tratamiento conservador y sigue el dolor en la rodilla, hinchazón crónica, restricción de movimiento, inestabilidad, bloqueo articular en la rodilla es el momento de aplicar soluciones quirúrgicas con el objetivo de reparar las estructuras internas lesionadas y asegurar de esta manera la presencia de estabilidad en la rodilla.

  • Retrasarlo lo más posible
  • Agotar todos los recursos terapéuticos

En Qué Consiste la Cirugía

El procedimiento de Operación de Ligamento cruzado se lleva a cabo con anestesia parcial o general, el procedimiento utilizado con mayor frecuencia es la técnica endoscópica la cual consiste inicialmente en realizar dos pequeñas incisiones en la piel para introducir una cámara e instrumentos especiales y para transferir las imágenes recabadas a un monitor. Dependiendo de los hallazgos, el procedimiento se lleva a cabo la reparación del ligamento cruzado afectado con el uso de injertos ubicados en una perforación femoral y otra tibial, éste injerto es estabilizado mediante el uso de tornillos reabsorbibles o no. Básicamente, hay tres tipos diferentes de injerto disponibles para el reemplazo del ligamento cruzado: 

  • Autoinjerto: otro tendón del cuerpo del paciente se usa como reemplazo del ligamento cruzado desgarrado. Por ejemplo, se pueden utilizar los tendones de la pata de ganso (Gracilis y Semitendinoso) o el tercio medio del tendón rotuliano.
  • Aloinjerto: el injerto proviene de un tendón donado o de un cadáver.
  • Sintético: el injerto del ligamento cruzado está hecho de material sintético.

Resultados Esperados

Los resultados esperados con la operación de ligamento cruzado es la restauración de la movilidad y la estabilidad del ligamento de la rodilla debilitado por la rotura del ligamento cruzado. En una operación artroscópica de rodilla se esperan resultados rápidos por lo mínimamente invasiva que es la misma. 

  • Buen resultado en más del 80% de los casos
  • Depende entre otras cosas de la correcta indicación de la cirugía

Rehabilitación Post Quirúrgica

Inmediata a la intervención

  • Reducir la inflamación y dolor
    Posterior a la intervención es común observa un proceso inflamatorio activo bastante visible en la rodilla, estimular su drenaje da como resultado el retorno de la sensibilidad y se fomenta los procesos de reparación de los tejidos reparados durante la cirugía.
  • Comenzar a estimular la contracción
    La activación isométrica del cuádriceps y de los isquiotibiales es un primer momento es fundamental para recuperar las funciones del sistema muscular que brinda movimiento y estabilidad a la articulación de la rodilla.

Posteriormente

  • Asegurar la calidad de la cicatriz
    Los portales quirúrgicos tienden a presentar trastornos sensitivos por el corte de pequeños nervios que inervan la región de la rodilla, por lo que es importante garantizar una movilidad de la misma posterior al retiro de suturas o grapas quirúrgicas.
  • Estiramiento de Flexores
    En el caso de la rodilla la musculatura isquiotibial es la encargada de realizar el movimiento de flexión en la rodilla y posterior a la inmovilización este grupo muscular puede verse acortado, por lo que es importante estirarlo apropiadamente posterior al proceso de reparación tisular, más aún si el procedimiento llevado a cabo ha utilizado uno de los ligamentos de estos músculos para reparar los ligamentos cruzados. Esto también contribuye a recuperar los grados de amplitud articular en la rodilla. 
  • Fortalecer musculatura extensora
    En el caso de una operación de ligamento cruzado, el músculo cuádriceps se ve importantemente afectado por lo que desde el inicio del postoperatorio se indican actividades enfocadas en mantener su contractibilidad y en recuperar su fuerza y tono muscular.
  • Entrenamiento de la marcha y readaptación funcional
    Restaurar la capacidad de controlar la pierna mientras se desplaza y se descarga peso sobre la rodilla operada.
¿Te ha gustado el vídeo? ¡Valóralo!
No hay votos

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar