Análisis de la postura corporal a través de las cadenas GDS y su uso en fisioterapia

Análisis de la postura corporal a través de las cadenas GDS y su uso en fisioterapia
arriba
Me gusta
2234
59
1
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

¿Te has fijado en la postura de una persona egocéntrica y o de una persona introvertida? Te invito a que analices sus posturas, si las miras detenidamente notarás que son completamente diferentes. Desde cómo se ven cuando solo están de pie a cómo se ven al caminar de un lugar a otro, podrás ver que todo es diferente y esto es debido a las cadenas musculares que rigen cada postura.

Muchas veces hemos escuchado que la postura refleja nuestro estado de ánimo y que la modificamos según como nos sentimos en ese momento, pero pocas personas saben que la postura también puede modificar nuestra personalidad y nuestra capacidad de adaptabilidad en diferentes situaciones, además que nos predisponen a padecer de diferentes patologías.

¿Qué son las cadenas musculares?

Si miramos a nuestro alrededor y nos fijamos en la postura de las personas o en nuestra propia postura podemos darnos cuenta que se repiten ciertos patrones posturales: Personas con los hombros hacia adelante y la cabeza baja, personas que caminan sacando el pecho y con la mirada siempre en alto, etc. Estos patrones posturales son regidos por las cadenas musculares.

Las cadenas musculares son grupos de músculos que se agrupan entre sí a través de los cuales se propagan las fuerzas del cuerpo. Las funciones de las cadenas musculares son:

  • El equilibrio de fuerzas
  • La economía del movimiento

Existen muchos estudios acerca de las cadenas musculares y cada uno tiene su propio enfoque. El día de hoy te traigo un breve resumen del enfoque desarrollado por  Godelieve Denys-Struyf.

¿Qué es el  método GDS?

El método GDS fue desarrollado por Godelieve Denys-Struyf entre los años 60-70, es un método que ve a la persona como un todo, usando un enfoque cinestésico y comportamental. El método GDS tiene un enfoque para la prevención, tratamiento y mantenimiento de diferentes patologías basándose en una compresión del “terreno predispuesto”. En GDS este término se refiere a las características genéticas que presenta cada persona y como estas características (tanto corporales como comportamentales) van a afectar nuestra conducta gestual.

El terreno predispuesto en cada persona puede condicionar a la aparición de cierto tipo de dolencias y patologías características de una postura y de un  comportamiento específico.

Godelieve Denys-Struyf dice que: “En la postura corporal podemos leer parte de la historia de una persona. No lo que es, sino parte de su historia”. Todo lo que la persona ha vivido le influye en su corporalidad, condicionándole su gestualidad y movimiento.

Cadenas GDS: Tipologías corporales 

Godelieve Denys-Struyf agrupó seis cadenas musculares gracias a la observación de miles de pacientes a lo largo de los años, las cadenas GDS son las siguientes.

  • La cadena anteromedial (AM): Está ubicada en la zona anterior y medial del cuerpo.

  • La cadena posteromedial (PM): Se encuentra ubicada en el área posterior y central del cuerpo

  • Cadena antero-lateral (AL): Está ubicada en el área anterolateral del cuerpo.

  • La cadena postero-lateral (PL): Está ubicada en el área posterolateral del cuerpo

  • La cadena postero-anterior (PA): Se encuentra ubicada en la parte central del tronco muy cerca de la columna. Esta cadena aunque se encuentra en la zona anterior y posterior del tronco, es más predominante en la zona posterior.

  • Cadena antero-posterior (AP): Se encuentra ubicada en la parte central del tronco muy cerca de la columna. Esta cadena aunque se encuentra en la zona anterior y posterior del tronco, es más predominante en la zona anterior.

Cada persona está en la capacidad de cambiar de cadena según lo requiera el cuerpo o la situación, pero todos lo hacemos de forma distinta, esto ocurre porque los cambios están asociados a la experiencias personales de cada persona. Siempre existirán cadenas más fuertes que otras pero es necesario buscar el equilibrio.

Un buen equilibrio de las cadenas nos permite ser personas que se pueden adaptar con facilidad (personas polifacéticas en función de las circunstancias), ya que podemos cambiar de actitud corporal y pasar de una cadena a otra.

El problema llega cuando una cadena muscular toma poder sobre las demás y se convierten en una cadena que genera fuertes tensiones musculares. Estas tensiones van a encerrar al cuerpo en una tipología y nos hace perder la capacidad de adaptación, es decir, disminuyen la habilidad que tenemos de pasar de una actitud a otra. Esta rigidez corporal también se vuelve una rigidez psicología, limitando la capacidad de responder a diferentes estímulos o situaciones. Además, nos predisponen a molestias y dolencias que vienen asociadas a esas posturas corporales rígidas.

Plano de personalidad y plano de relaciones

El método GD divide las cadenas musculares en dos planos diferentes: el plano de la personalidad y el plano de la relación. A continuación te describo que cadenas pertenecen a cada plano y las tipologías y personalidades predispuestas según cada una, además de qué puede ocurrir cuando hay un exceso de esa cadena.

En el “plano de la personalidad” tenemos las siguientes tipologías por cadenas:

  1. Cadena AM: Cuando la cadena AM es predisponente el cuerpo se enrolla hacia atrás.  Esta cadena está asociada con la afectividad y la necesidad de amar y ser amado. El exceso de tensiones en esta cadena desequilibra el cuerpo hacia atrás y lo predispone a padecer: Hernias de hiato, dolor cervical, hallux valgus, hernias discales, hemorroides, entre otras.

  1. Cadena PM: Esta cadena impulsa el cuerpo hacia adelante y está asociada a la necesidad de sentirse útil, a la necesidad de acción y de competición. Esta cadena nos ayuda a ponernos de pie, evitando que nos vayamos hacia adelante. El exceso de ella nos predispone a molestias en la zona lumbar, cefaleas, vértigos, nauseas, condromalacia rotuliana, neuralgia de Arnold, entre otros.

  1. Cadenas PA y AP: Estas cadenas trabajan en conjunto para la respiración. Las personas que tienen las cadenas PA y AP predisponentes son más espirituales, buscan la necesidad del ser y el yo ideal en todos los niveles. El exceso en estas cadenas puede dar lugar a tres tipologías diferentes.
  • Enderezamiento vertebral permanente: Ocurre por la hiperactividad de la cadena PA. Esta cadena produce en las personas tensiones a nivel cervical, generando fuertes dolores cervicales que el paciente siempre va a tener

  • Actitud aplastada: Ocurre debido a la falta de actividad de las otras cadenas, produciendo una disminución en la conciencia corporal. Las personas con esta actitud son consideradas muy emotivas. Esta postura predispone a la persona a padecer de molestias vertebrales.

  • Actitud erguida o hiperlordotica: Este es el resultado de una lucha constante entre PA (que endereza al cuello; haciéndolo rígido) y AP (que exagera la lordosis lumbar). Ambas cadenas dejan de trabajar de forma armónica en la respiración. Este tipo de actitud de las cadenas es asociada a una personalidad impulsiva. La actitud hiperlordotica predispone al cuerpo de padecer: Lumbalgias, problemas genitourinarios y bloqueos osteopáticos. 

En el “plano de las relaciones” tenemos las siguientes tipologías por cadenas:

1. Cadena PL: Como se ve en la imagen son personas que tienen una postura “abierta” (la cadera y la extremidades se encuentran en rotación externa). Cuando esta cadena genera demasiada tensión puede haber presencia de: Lumbalgias, coxioartrosis expulsiva, patologías meniscales, entre otras.

2. Cadena AL: Como se ve en la imagen son personas que tienen una postura “cerrada” (la cadera y la extremidades se encuentran en rotación interna). Cuando esta cadena genera demasiada tensión puede haber presencia de: capsulitis de hombro, condromalacia rotuliana, esguinces de tobillo, entre otros.

Tratamiento Fisioterapéutico desde la visión Cadenas GDS

Como ya vimos, el método GDS nos indica que nosotros podemos movernos entre las seis cadenas musculares diferentes; gracias a esto podemos tener un equilibrio corporal y emocional, además de la capacidad de adaptarnos a diferentes situaciones.

El problema viene cuando una cadena muscular genera más tensión que otra y esto genera que el cuerpo pierda su capacidad de adaptabilidad. Además, una tensión en exceso nos predispone a padecer de diferentes patologías. Por eso el tratamiento fisioterapéutico bajo un análisis en GDS es modificar ese exceso de tensiones musculares y regresar el equilibro al cuerpo.

El método GDS tiene sus propias técnicas especiales pero igualmente permite el uso de otras técnicas fisioterapéuticas.  Esto se debe a que para GDS “todas las técnicas son buenas siempre que se adapten al terreno” es decir que, mientras la técnica elegida sea adecuada para la cadena muscular a tratar y la tipología de la persona, puede ser utilizada sin problemas.

Las técnicas de tipo GDS están indicadas para una gran diversidad de dolores o alteraciones posturales como: Problemas a nivel vertebral (Cervicalgias, dorsalgias, lumbalgias, hernias…), problemas en los miembros superiores (Hombro congelado, Tendinitis de hombro, síndrome del túnel carpiano…) y problemas a nivel pélvico y en miembros inferiores (pubalgias, artrosis, condropatia rotulina, pie plano…).

Las terapias bajo el método GDS se hacen en tres modalidades: Se comienzan con terapias individuales, luego pasamos a terapias grupales y siempre tenemos sesiones de mantenimiento.

Estas sesiones buscan crear nuevos hábitos posturales en los pacientes para devolverle la capacidad de relajación de esa cadena muscular en tensión, y para activar las cadenas que se encuentren inhibidas.

En la fase individual buscamos hacer técnicas manuales para la normalización de las tensiones y se instruye al paciente en cuáles son las posturas más estables para él. Esta fase del tratamiento es diferente para cada paciente, ya que, está basada en la tipología personal de cada uno.

En la fase grupal se busca alcanzar el equilibrio entre todas las cadenas musculares (o más de tres al mismo tiempo) realizando diferentes actividades posturales y ejercicios que logren ese objetivo. Cuando el paciente pasa a esta etapa ya debe presentar unas tensiones y movimientos más estables.

La fase de mantenimiento es a lo largo de todas las terapias. En esta fase el fisioterapeuta le propondrá diferentes métodos de autocuidado y otras actividades que ayuden a mantener la mejoría alcanzada.

Imágenes extraídas de: http://www.cadenasmuscularesgds.com/

comentarios (1)

Comentario

Avatar

Excelente información, muy valiosa. Me declaro uno de sus fans

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar