Consejos prácticos para Auto-ejercitarse después de un accidente cerebro vascular o ACV.

Consejos prácticos para Auto-ejercitarse después de un accidente cerebro vascular o ACV.
arriba
Me gusta
15323
44
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

El accidente cerebro vascular (ACV) o ictus (término latino que significa golpe o ataque súbito), ahora llamado Enfermedad cerebro vascular (ECV), representa la tercera causa de mortalidad en los países industrializados y constituye el principal motivo de incapacidad neurológica en los países occidentales. Después de un accidente cerebro vascular o ECV nos encontramos en una situación desfavorable en el cual parte de nuestro cuerpo no responde a las órdenes que enviamos, entonces ¿qué hacer para que recuperemos ese control? Principalmente luego de acudir a los especialistas correspondientes y comenzar fisioterapia, aquí les dejamos una serie de consejos prácticos que dependiendo de su caso puede realizarlos en su casa, complementando su terapia y logrando avanzar con mayor inclusión de su parte en la evolución de la recuperación.

¿Qué es un Accidente Cerebro Vascular (ACV) o ictus?

El término ACV sinónimo de ICTUS es una definición puramente clínica que, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, designa "signos clínicos de desarrollo rápido de una perturbación focal de la función cerebral de origen presumiblemente vascular  y de más de 24 horas de duración" Quedan excluidos aquellos casos en los que la recuperación se produce dentro de esas 24 horas, siendo denominados entonces ataques isquémicos transitorios (AIT).

El CEREBRO es un órgano único por el hecho de que las neuronas dependen de un aporte sanguíneo continuo ya que su metabolismo es aerobio en forma prácticamente exclusiva. Esto significa que la producción de energía necesita un aporte continuo de oxígeno y glucosa provisto a las neuronas por la sangre arterial. Si el cerebro es privado de sangre, se pierde la conciencia en segundos y se produce daño permanente en minutos.

Entonces la principal causa de un ACV o ictus es la obstrucción de estas vías sanguíneas que a su vez pueden desencadenar una hemorragia interna o externa por ruptura de los vasos sanguíneos, que ejercerá presión en algunas zonas del cerebro y ocasionará la falta de oxígeno en la misma, disminuyendo considerablemente la función que esa zona desempeña en el cuerpo. De aquí las manifestaciones clínicas de cada tipo de ACV, ECV o ictus. Para mas información los invito a leer el artículo ¿Que es un ICTUS o ACV? factores de riesgo.

Consejos prácticos de acuerdo a la manifestación clínica o sintomatología.

Usted puede presentar todos o algunos de las siguientes manifestaciones clínicas de acuerdo al tipo de ECV que sufrió. En las lesiones a nivel cerebral el punto principal es reeducar al cerebro en las acciones que perdió después del accidente por lo que los ejercicios debe practicarlos diariamente.

Parálisis de un lado del cuerpo o hemicuerpo (hemiplejía)

A veces acompañada de una hemiparesia que es cuando existe movimiento pero con mucha debilidad. Se producen contrarios a donde se produjo la lesión. Usted no puede mover con facilidad un brazo, la pierna o un lado de su cara, también puede ser todo un lado del cuerpo. Debe de realizarlos diariamente, sin llegar a la fatiga, lo importante es la repetición constante del movimiento para llegar al punto que se aprende de nuevo. En cuanto a la sensibilidad alterada, puede sentir el frío o el calor muy fuerte e incluso no sentirlo en comparación con el otro lado de su cuerpo, las texturas rígida, liso, duro o blando también están alterado. Si presenta hemiplejia, el lado afecto es el que debe comenzar a utilizar más para realizar todas las actividades de la vida diaria, con ayuda de el lado sano en ocasiones de mucha dificultad. Puede practicar las siguientes acciones.

  • Al levantarse movilice todo el cuerpo comenzando desde la posición acostado en la cama, rote su cuerpo hacia el lado sano primero y luego hacia el afecto imitando al sano.
  • Estando acostado sobre el lado afecto, apóyese con el brazo del lado sano para levantarse, sentándose al borde de la cama. Primero baje las piernas, luego empuje el tronco con la mano y brazo apoyada de la cama e incorpórese.
  • Sentado con las manos agarradas entrelazadas y los codos estirados, levante los brazos hasta donde su cuerpo lo permita manteniendo los codos estirados y manos entrelazadas.
  • Ahora, todavía sentado con manos entrelazadas y codos estirados, coloque las manos a la altura de sus hombros al frente de su cuerpo, rote el tronco hacia la izquierda y derecha hasta donde su cuerpo lo permita y no pierda la posición de los brazos.
  • Apoye los pies en el piso, lleve el tronco un poco hacia adelante y levántese de la cama lentamente. Vuelva a sentarse y repítalo, esto le permitirá ejercitar las piernas preparándolo para mantenerse de pie o caminar.

Las acciones arriba descritas son ejercicios que, realizándolos diariamente con 10 repeticiones aproximadamente y dependiendo del grado de hemiplejía que tenga, podrá ayudarle a controlar más el lado afecto. Son sencillos y le recuerdo que son complemento de la rehabilitación que le está aplicando su fisioterapeuta. Siempre consulte con el especialista para saber si está en la etapa de realizar los ejercicios sin supervisión.

Alteración de la sensibilidad y propiocepción.

La sensibilidad puede ser superficial como se explicó arriba que no se distinguen temperaturas y texturas en el lado afecto, tampoco presiones sobre la piel o bien realizar una aproximación de la densidad, peso forma o tamaño de un objeto. Así como también profunda que se refiere a la propiocepción, cuando no se determina la posición articular, de la tensión y/o longitud muscular, afectando entonces los movimientos normales funcionales, el equilibrio y coordinación.

Con la sensibilidad superficial mi consejo es que pruebe en su lado sano todo lo que no reconoce su lado afecto, para luego probarlo en el lado afecto. En cuanto a la sensibilidad profunda o propiocepción colóquese frente a un espejo, realice los movimientos y diga en voz alta en que posición está mirando la zona en movimiento. Puede estar sentado o de pie dependiendo de lo que la evolución de su recuperación le permita.

Alteración del tono muscular postural.

Las hipertonías que se muestran como un aumento del tono, rigidez o su máxima expresión que sería la espasticidad, significa que esa zona de su cuerpo está fija en una posición específica y le cuesta realizar algún movimiento contrario. Las hipotonías es lo contrario existe debilidad, flacidez y disminución del tono, la zona del cuerpo está aguada, para realizar cualquier movimiento cuesta mucho sintiéndose muy pesada para moverla bien. A veces se presentan ambas en distintos periodos.

Si se tiene hipertonía, los movimientos a realizar con esa zona deben ser lentos y controlados, no permitir que gane la hipertonía. Concéntrese en relajar antes de realizar el movimiento. Si se tiene hipotonía, estimule la rapidez del movimiento de forma progresiva, si levanta el brazo hasta cierto punto repítalo varias veces hasta ese punto y luego páselo un poco sucesivamente. No hay un ejercicio específico para este tipo de manifestación clínica, y debe ser supervisado por su especialista.

Movimientos involuntarios (Sincinesias)

Son movimientos involuntarios o inconscientes que se producen de modo sincrónico o asociado con otros movimientos generales que si son voluntarios y conscientes. Al igual que el punto 3 no tiene ejercicio especifico y solo será tratado por su fisioterapeuta sin embargo usted puede determinar en qué momento aparecen estos movimientos e intentar voluntariamente de no realizarlos o bloquearlos.

Trastorno del Lenguaje (afasia/disfasia)

Directamente relacionado con la lesión del hemisferio cerebral dominante. Hay una pérdida de capacidad para poder producir y/o comprender el lenguaje verbal, se asocia con la incapacidad para la escritura (agrafia). Puede ser de expresión, comprensión, conducción o mixta. Esto produce dificultad para seguir los comandos u órdenes para realizar los ejercicios así como desorientación. Comience desde lo más básico en el lenguaje como cuando se está en preescolar y continúe avanzando. Recuerde que el tratamiento de las lesiones cerebrales consiste en reeducar lo perdido. Ayúdese con un especialista en terapia de lenguaje.

Alteración de la marcha

Presenta una dificultad para caminar por falta de equilibrio, distonías, temblores y coordinación. Si usted tiene la capacidad de cambiar de posición en la cama sin mucho problema, de pasar de la posición sentado a de pie y permanecer un tiempo prolongado de pie, entonces puede comenzar a practicar su caminar (marcha).

  • Agarrado de una ventana, reja, o verja por encima de su cintura, se colocara de frente a esta y levantara alternativamente una pierna, luego la otra, esto permitirá que todo el peso de su cuerpo se concentre en un lado del cuerpo y luego en el otro, entrenando a las caderas y piernas en intercambio de peso, similar al que se realiza al caminar. La pierna la levantara con la rodilla doblada y solo la despegara del suelo un poco, a medida que lo vaya superando puede subir cada vez más la pierna.
  • De espaldas a una reja, con un paso de separación de ella, recuéstese de la reja y agárrela de ser necesario, levante una pierna alternativamente con la otra despegando el pie del piso un poco, doblando las rodillas. Este ejercicio, muy parecido al anterior, permite mantener el tronco recto mientras se trabaja las piernas.
  • De lado a una baranda, verja o muro al nivel de su cadera, apóyese con la mano y dibuje círculos en el piso con un pie, luego de la vuelta apóyese del otro lado y dibuje círculos en el piso con el otro pie. Esto pondrá a trabajar su equilibrio.

Otra sintomatología que se puede encontrar. 

Existe sintomatología que  no esta ligada directamente con la función musculoesquelética en el que la fisioterapia no es el tratamiento primordial, sin embargo es importante saberlo ya que de igual forma interviene en la recuperación y puede dificultar la realización de los ejercicios. Síntomas y complicaciones de los ACV

  1. Alteraciones de la vista
  2. Déficit cognoscitivo como incapacidad de realizar movimientos suaves (apraxia), incapacidad de reconocer estímulos previamente aprendidos (agnosia), incapacidad de reconocer el hemiespacio del lado afecto (heminegligencia).
  3. Síndrome talámico, cuando la lesión afecta el tálamo. Origina un dolor central donde existe una mezcla de sensaciones dolorosas o molestas que aumentan con el movimiento y frío sin disminuir fácilmente con medicamentos.
  4. Alteraciones vasomotoras, son las que quedan reflejadas por la cianosis (piel azulada), frialdad, piel lisa y brillante, así como el edema de pies y manos.
  5. Trastornos de las funciones excretoras.
  6. Cambios de la personalidad, déficit emocional.
  7. Dolores de cabeza

Consideraciones Generales

Ahora bien, después que sufrió el ECV o Ictus usted no debe descuidar su lado afecto. Aunque a veces se recupera la funcionalidad por lo menos del brazo afectado, siempre termina usando solo el lado sano y esto hay que evitarlo tomando en cuenta:

  • Importancia de la terapia ocupacional,
  • Trabajar siempre en posición adecuada y facilitando el lado afecto,
  • Evitar al máximo la fatiga, el cansancio extremo,
  • Favorecer la independencia y la movilidad,
  • Planificar las actividades adaptando el entorno para facilitar la autonomía, en la casa principalmente la posición de la cama debe permitirle mirar a través de su lado afecto hacia la actividad general o elementos de interés (televisión, visitas),
  • La cama, silla y sillones no deben ser demasiado bajos, para facilitarle el acostarse, sentarse o levantarse cómodamente,
  • El cuarto de baño ha de ser amplio y con ayudas que le permitan manejarse mejor.

Cómo sospechar en 30 segundos de un ictus o accidente vascular cerebral ACV

Primeramente aquí les dejo un video para poder detectar la posibilidad de que esté pasando por un ECV o ictus de forma que pueda acudir rápidamente a ser atendido, mientras más pronto sea su atención menor será la consecuencia.

Video ​

Conclusión

El ictus o Enfermedad cerebro vascular puede suceder en cualquier área del cerebro, hay áreas más predominantes que otras, sin embargo no todos cursan con la misma sintomatología por lo que deben ser tratados por un equipo multidisciplinario que evaluará y determinará la mejor rehabilitación adaptada a usted. Igualmente su recuperación llegará a un punto en el que va a demandar cada vez más de su colaboración y compromiso para realizar los ejercicios indicados por el especialista. El proceso de recuperación es lento y por fases, debe superar cada nivel para avanzar al siguiente, mantenga la paciencia y nunca deje de realizar los ejercicios.

Añadir nuevo comentario

Suscríbete a nuestro canal

Suscríbete a nuestro canal de Youtube

¡Ya somos 1.045.000!