Contracturas musculares

Contracturas musculares

Las contracturas musculares son el pan de cada día de cualquier deportista. Bien sean de gemelos, cuadriceps, isquiotibiales o aductores, precisan de un buen tratamiento de fisioterapia.
Contracturas musculares

Las lesiones musculares son comunes en las personas y con especial relevancia en los deportistas, ya que muchos factores pueden influir para que aparezcan. Por eso las contracturas son entidades clínicas que afectan a aquellos individuos que permanecen durante mucho tiempo en una misma posición o por la presencia de otros factores. Ahora bien, debido a que son lesiones frecuentes, la fisioterapia brinda una serie de herramientas terapéuticas, destinadas a disminuir los síntomas y a evitar futuros daños tisulares.

Contracturas musculares

Contracturas musculares

Los músculos son un conjunto de tejidos blandos que se encargan de la protección de distintas estructuras que se ubican más internas y además de producir la contracción necesaria para los movimientos que realizamos diariamente. Por eso son regiones que suelen presentar lesiones, siendo las contracturas musculares, unas de esas patologías frecuentes.

En el día a día realizamos muchas actividades, pero en muchas ocasiones estas se repiten regularmente y con intensidades elevadas, por eso nuestros músculos suelen estar propensos a padecer de roturas, tensiones excesivas y de puntos dolorosos.

"Los músculos son tejidos propensos a sufrir lesiones y con mayor predominio en aquellos individuos que realizan deportes"

¿Qué son los contracturas?

Las contracturas musculares son lesiones que afectan la funcionalidad de los tejidos blandos, debido a un exceso de tensión que se produce y mantiene por un tiempo prolongado. Esta contracción se excede más allá de lo fisiológico y produce como principal síntoma de dolor, asociado con una masa palpable en el vientre muscular

¿Cómo identifico si tengo una contractura?

Principalmente, estas lesiones producen dolor puntual en la región del músculo afectado, además se acompaña de un área prominente que se puede tocar y percibir. Otros factores que ayudan a identificar la presencia de las contracturas incluyen:

  • Limitación para mover la zona.
  • Exceso de tensión.
  • Rigidez articular.
  • Debilidad de los músculos adyacentes, debido a la presencia de dolor en la región.

Causas de las contracturas

Muchos factores pueden influir y producir contracturas, pero entre los más frecuentes destacan la falta de ejercicio físico o por el contrario ejercicio en exceso (como ocurre en el caso de los deportistas), posturas inadecuadas, situaciones estresantes, consumo deficiente de agua o asociado a otras patologías.

¿Cómo se previenen las contracturas?

Si queremos evitar las lesiones musculares, es importante que tengamos en cuenta diversos factores ya que existen ciertas pautas que pueden ayudar a disminuir la frecuencia y la aparición de las tensiones de los músculos. Estas incluyen realizar pautas activas entre actividades que son repetidas y que se mantienen por mucho tiempo (tal como ocurre en deportes y en los que pasan mucho tiempo sentados); mantener una alimentación balanceada así como un nivel adecuado de consumo de agua; evitar el estrés que conllevan ciertas situaciones; realizar actividades físicas y recreativas; y finalmente estar atentos a la postura corporal cuando realizamos las mismas actividades una y otra vez.

Fisioterapia en las contracturas

En su mayoría las lesiones musculoesqueléticas son tratadas por los fisioterapeutas, y estas no escapan de este grupo. Por eso mediante diferentes técnicas e intervenciones terapéuticas, se ayuda a disminuir el dolor, la tensión muscular, y con esto se devuelve la funcionalidad a la región afectada por la lesión.

Entonces, entre las técnicas usadas más frecuentemente, se encuentran las siguientes:

  • Colocación de compresas húmedas calientes.
  • Masajes terapéuticos y circulatorios.
  • Electroanalgesia.
  • Ejercicios progresivos.
  • Estiramientos. 

Además, es importante que la persona realice cambios en las rutinas diarias y en el deporte, para así evitar futuras lesiones que incluso pueden comprometer otros tejidos articulares. Por eso encontramos muchas otras lesiones de los deportistas.