Tendinitis rotuliana

Tendinitis rotuliana

La tendinitis rotuliana es la inflamación del tendón rotuliano. Es una lesión muy común en atletas, sobre todo en deportes que generen carga en la zona. Su tratamiento de tipo conservador a través de la fisioterapia.
Tendinitis rotuliana

Tendinitis rotuliana

Antes de conocer de qué se trata la tendinitis del tendón rotuliano, es importante que conozcamos la estructura sobre la cual se da esta patología para comprender mejor toda la información.

El tendón rotuliano es la estructura que une el músculo c|uádriceps con la tibia, permitiendo que se produzca a través de la contracción de dicho músculo, el movimiento de flexión y extensión en la rodilla. Cuando hablamos de tendinitis rotuliana, se hace referencia a la inflamación de esta estructura debido a sobrecargas de la zona, como ocurre por ejemplo con ciertos deportes como en el baloncesto, corredores, saltadores, etc.

¿Qué síntomas presenta la tendinitis rotuliana?

El primer síntoma a manifestarse en la tendinitis rotuliana será la molestia y el dolor en la cara anterior de la rodilla que en principio se manifiesta al después de practica de ejercicios o al colocarse de cuclillas. Sin embargo, este puede empeorar y volverse más frecuente, intenso e incluso continuo, manteniéndose hasta en estado de reposo.

Si no se trata a tiempo puede incluso limitar o dificultar actividades sencillas y de la vida cotidiana como caminar, subir escaleras o levantarse al estar sentado. También se puede manifestar debilidad del músculo cuádriceps y rigidez en la articulación.

  • Inflamación.
  • Aumento de la sensibilidad a nivel del tendón.  

¿Cuáles son las causas de la tendinitis rotuliana?

Existen diversas causas por las cuales se puede presentar una tendinitis del tendón rotuliano, sin embargo se considera que su origen realmente es multifactorial. Dentro de las causas podemos destacar:

  • Microtraumatismos repetitivos en el tendón.
  • Debilidad del músculo cuádriceps en comparación con la fuerza de cizallamiento del tendón rotuliano.
  • Choque mecánico que se da en la parte posterior de esta estructura.
  • Traumatismo directo.
  • Calzado inadecuado durante la realización del ejercicio, que no es capaz de amortiguar los impactos.
  • Trotar sobre superficies muy duras.

¿Cómo se diagnostica la tendinitis rotuliana?

El diagnóstico de esta patología se hará inicialmente bajo una exploración física minuciosa para valorar las estructuras comprometidas. En caso de necesidad de confirmación de diagnóstico, se puede indicar una ecografía o la realización de estudios radiográficos para evidenciar alguna calcificación.

Tratamiento de la tendinitis rotuliana

Lo principal en el tratamiento de la tendinitis del tendón rotuliano es parar la actividad deportiva y guardar reposo, para no exacerbar la sintomatología. Además el fisioterapeuta podrá implementar las siguientes técnicas de tratamiento:

  • Estiramientos de la musculatura implicada.
  • Electroterapia.
  • Aplicación de crioterapia.
  • Ejercicios excéntricos para promover la regeneración y remodelación de las fibras de colágeno del tendón rotuliano.
  • Ejercicios de estabilidad y equilibrio.
  • Masaje transverso profundo.
  • Ejercicios de bajo impacto.

A continuación os compartimos un enlace de una infografía de nuestra página en donde les mostramos 4 estiramientos ideales para tratar la tendinitis rotuliana 

Para conocer más acerca de este y otros temas relacionados a la salud y a la fisioterapia, os invitamos a seguir conectados en nuestro portal de fisioterapia online, en donde los profesionales colaboradores de nuestra página, comparten contigo toda la información que necesitas.

Tendinitis rotuliana