Articulación tibioperoneoastragalina

Definición

La articulación tibioperoneoastragalina también conocida como talocrural, es la zona de las extremidades inferiores en la cual se establece una conexión funcional entre 3 huesos. Esos huesos presentes en la articulación son la tibia, peroné y el astrágalo que pertenece a la primera fila del tarso.

Las articulaciones son uniones que se establecen entre varios huesos, con el objetivo final de recibir las fuerzas que provienen de la contracción muscular y así generan un movimiento. Entre las cuales podemos destacar las tipo móviles y las semi-móviles.

En el caso de las manos y los pies, estas son regiones en las que se localizan gran cantidad de articulaciones.

"La articulación del tobillo es la que se encarga de conectar el pie con la parte inferior de las piernas"

¿Dónde se encuentra la articulación tibioperoneoastragalina?

Se localiza en la parte más distal de cada miembro inferior, es decir se encuentra en la región del tobillo. Por lo cual, es considerada la articulación más importante de esta región.

¿Qué tipo de articulación es la tibioperoneoastragalina?

Las superficies articulares de los dos huesos de la pierna al juntarse forman una especie de cavidad, que posteriormente pasan a unirse con la parte superior del astrágalo, gracias a la presencia del ligamento lateral externo y el ligamento lateral interno. Este tipo de unión, es denominada articulación en bisagra

Estos dos ligamentos a su vez se dividen en los siguientes partes:

  1. Ligamento lateral externo: está formado por peroneoastragalino anterior, peroneocalcáneo y peroneoastragalino posterior.
  2. Ligamento lateral interno: se divide en deltoideo y en otro que es más profundo.

¿Qué movimientos realiza la articulación tibioperoneoastragalina?

Gracias a la presencia de la cápsula articular, al líquido sinovial y al tipo de articulación (bisagra), el tobillo es capaz de producir dos movimientos básicos, los cuales son la flexión plantar y la flexión dorsal (extensión).

"Los huesos se mantienen gracias a la presencia de los ligamentos que se ubican anterior y posterior"

Ahora bien, cuando cualquiera de estos movimientos se realizan de manera excesiva, los ligamentos que unen al astrágalo con la tibia y el peroné, se distienden produciendo así un esguince.