Célula monocito

Definición

Los monocitos son un tipo célula sanguínea que pertenece a la clasificación de los glóbulos blancos y que se localizan junto a los neutrófilos, basófilos, linfocitos y los eosinófilos en el torrente sanguíneo, por lo que tienen funciones protectoras del organismo.

En la sangre se localizan diversas células que provienen de su lugar de creación en la médula ósea y que tienen la labor de defendernos de agentes dañinos. Por lo que sus valores alterados nos sirven como un indicativo de patologías como las inflamaciones, infecciones, cáncer, parásitos, virus y hongos.

"Son células que forman parte del sistema inmunológico"

¿Cómo se forman los monocitos?

Primero las células madres de la médula ósea se comienzan a diferenciar para dar origen a los diversos tipos de leucocitos. Posterior a su creación, son enviados a la sangre para activarse cuando se presentan las sustancias nocivas que provienen del exterior.

¿Qué función cumplen los monocitos?

Este tipo de leucocitos tienen la labor de identificar a los agentes externos y posteriormente eliminarlos mediante un proceso celular, llamado fagocitosis. Además, se encargan de desechar a los tejidos muertos para poder devolver la funcionalidad al tejido afectado.

¿Qué ocasiona que los monocitos se alteren?

Los valores de los monocitos en sangre pueden resultar alterados por múltiples enfermedades, siendo las mencionadas a continuación las más frecuentes:

  • Mononucleosis.
  • Procesos infecciosos.
  • Virus del papiloma humano.
  • Tumores de la médula espinal.
  • Cáncer del sistema linfático.
  •  Artritis reumatoide.
  • Lupus.

¿Qué significa tener los monocitos altos o bajos?

Cuando se realizan exámenes de sangre, como el perfil 20, y se consiguen los valores de los glóbulos blancos alterados, estos nos pueden indicar enfermedades autoinmunitarias, presencia de procesos infecciosos, cáncer, virus o bacterias. Pero en específico cada uno de los valores junto a los síntomas nos ayudarán a determinar cual es la causa.

"Sus rangos normales se deben mantener en un porcentaje bajo, entonces cuando se alteran aparecen ciertos síntomas y enfermedades"

Por eso se debe tener en cuenta que los valores normales oscilan entre 100 y 800 microlitro.