Rotura de fibras

Definición

La rotura de fibras es una lesión que se puede producir en cualquier músculo, que sea trabajado constantemente y que además suele ser frecuente en aquellas personas que realizan alguna práctica deportiva. También es conocida con el nombre de rotura fibrilar o desgarro muscular.

Las lesiones de los músculos son comunes en la población debido a la frecuencia de traumatismos, caídas y movimientos bruscos. Por esa razón, podemos encontrar diversos daños en los tejidos musculares, de los cuales los más conocidos son los desgarros o rotura de fibras y la distensión muscular.

"La rotura de fibra es una lesión frecuente que puede ser producto de movimientos o estiramientos bruscos"

¿Qué estructuras afecta la rotura de fibras?

Los músculos son estructuras blandas del sistema musculoesquelético que tienen como función activar sus miofibrillas para lograr una contracción muscular, pero resulta que cuando se ejecutan ciertos movimientos no fisiológicos, estas zonas pueden verse afectadas teniendo como consecuencia rotura fibrilar.

¿Qué se siente en una rotura de fibras?

Cuando se generan movimientos traumáticos o algún tipo de ejercicio no adecuado a la carga que soporta el músculo, podremos encontrar discontinuidad de la fibra muscular, con lo cual se producen los siguiente síntomas:

  • Incapacidad para continuar con el movimiento debido a la presencia de dolor agudo.
  • Suelen presentarse lesiones en los capilares, lo que conlleva a cambios en la coloración de la piel por presencia de hematomas.
  • Dificultad para mover la zona de la lesión.

    ¿Por qué se producen las roturas de fibras?

    Como ya hemos mencionado anteriormente, este tipo de lesiones suele ser causado durante la práctica deportiva o al momento de realizar ejercicios en los cuales el cuerpo no es capaz de soportar la carga, y se terminan rompiendo las fibras de un músculo en particular.

    Pero además, de esas causas también existen otras circunstancias en las que se producir rotura fibrilar, entre ellas están los traumatismos directos, los estiramientos excesivos y los movimientos repentinos como consecuencia de algún factor externo, como ocurre cuando se presentan caídas y se genera un esfuerzo por parte de la persona para no caerse.

    ¿Cómo se tratan las roturas de fibras?

    Aunque este tipo de traumatismo no es considerado una lesión grave, existen casos en los que dependiendo del grado de la lesión se va a necesitar más tiempo para lograr la recuperación y para volver a realizar deporte.

    Sin embargo, en cualquiera de los casos es recomendable realizar un tratamiento de fisioterapia enfocado en la reparación tisular, alivio del dolor, fortalecimiento muscular, aumento de la amplitud articular en caso de haber estado comprometida y en devolver la funcionalidad al músculo afectado.

    "La recuperación de la rotura fibrilar va a depender del grado de la lesión y de la zona afectada, en cualquier caso se necesita tratamiento de fisioterapia para aliviar los síntomas"

    En cuanto a las técnicas usadas en fisioterapia como tratamiento para la rotura de fibra muscular, tenemos la aplicación de hielo para aliviar el dolor, masaje, movilizaciones pasivas con aumento progresivo de repeticiones, calor en fases más avanzadas, ejercicios de fortalecimiento con incremento de la carga progresivamente.

    En cuanto, a las personas que realizan deporte, es importante que sigan las instrucciones del fisioterapeuta con respecto al tratamiento a seguir, ya que si una lesión no es tratada adecuadamente se pueden producir recidivas y se tendrá un peor pronóstico.