Silla turca o fosa hipofisaria

Definición

La silla turca es una cavidad que pertenece a la anatomía de uno de los huesos del cráneo, y que tiene la función importante de contener a la glándula pituitaria. Por lo que es una región necesaria para proteger a la hipófisis y para permitir la producción de hormonas.

En su mayoría los huesos presentan prominencias o cavidades con el objetivo de que se inserten o alojen diferentes tejidos y órganos del cuerpo. Por eso encontramos huesos como los del cráneo que forman depresiones en su estructura para contener a las distintas partes del sistema nervioso central.

"También es conocida como fosa hipofisaria por su forma y por tener entre su contenido a la hipófisis"

¿En qué hueso está la silla turca?

La silla turca se localiza en el hueso esfenoides, que pertenece a la composición de la cavidad craneal. Y según la anatomía del esfenoides, esta estructura se sitúa en la cara endocraneal y se encuentra cercano al canal óptico, por el cual pasa el nervio óptico.

Por eso cuando hay tumores hipofisarios la salud de los ojos se afecta, así como también la producción de alguna hormona.

¿Para qué nos sirve la silla turca?

Es una estructura ósea que sirve como protección para la glándula pituitaria, por lo que es necesaria para que la hipófisis pueda producir la hormona prolactina, la de crecimiento y para la liberación de la oxitocina que se produce en el hipotálamo.

Pulse más más información sobre la hipófisis y sus hormonas.

¿Qué se encuentra en la silla turca?

Como ya sabemos en la silla turca se localiza la hipófisis que forma parte de la anatomía del cerebro. Pero a la vez también se encarga de contener a las meninges cuando transitan por esta región del esfenoides.

¿Qué es el síndrome de la silla turca vacía?

En medicina el término del síndrome de la silla turca vacía, se refiere a la condición neurológica en la cual el individuo presenta una hipófisis de un tamaño no habitual, por lo que el líquido que contienen la meninges aumenta y ocupa el espacio de la glándula. Generando en algunas ocasiones síntomas como bajo deseo sexual, apatía, cefalea, alteraciones en la menstruación y liberación de secreciones por los pezones.

"Cuando se presenta el síndrome se afecta la producción de todas las hormonas que produce la hipófisis"

Todos esos síntomas se deben a que la hipófisis no genera las hormonas que debería, ocasionando descontrol en el individuo que lo padece, así como también alteraciones en la salud.