Diagnóstico de la condromalacia rotuliana o desgaste de rótula. Cómo saber si la padeces.

Publicidad
Promedio: 5 (2 votos)
98
0
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

La articulación de la rodilla puede verse estresada por la actividad sedentaria y estresante de la vida cotidiana, por lo que puede estar en riesgo de sufrir desgaste de las superficies de cartílago que se encuentran posterior a la rótula. Determinar si padeces una condromalacia rotuliana puede ser fácil con nuestros consejos, a continuación, te hablaremos sobre las señales más destacables que debes tener presente para saber si padeces de ésta enfermedad degenerativa:

Conceptos de Base

¿Qué es la Condromalacia Rotuliana?

El cartílago articular rotuliano desempeña un papel importante en el funcionamiento de la articulación de la rodilla, ésta estructura cuenta con una superficie lisa, lo que conduce a una movilidad suave de la rodilla. El daño de éste tejido se denomina Condromalacia Rotuliana que da como resultado un dolor focalizado en el cartílago afectado, el cual puede ser degenerando por la sobrecarga y el aumento de la presión de la rótula contra el cartílago rotuliano, lo que provoca daños en el cartílago en forma de grietas y rugosidades en la superficie cartilaginosa posterior a la rótula. La Condromalacia Rotuliana empeora progresivamente y a menudo ocurre en ambos lados.

¿Cómo se produce la Condromalacia Rotuliana?

Un daño o desgaste del cartílago retropatelar puede aparecer a cualquier edad, la causa del daño del cartílago puede darse por un desajuste entre la carga y la resistencia de la articulación afectada. Esto puede tener diferentes causas: las incongruencias de la rótula con respecto al fémur pueden aumentar la carga; algún deporte especial o el estrés laboral, puede ocasionar que la articulación está más cargada. Si se excede el límite superior de la capacidad de resistencia del cartílago, se ablandara, se romperá y eventualmente se degenerará completamente el cartílago. Además, también puede considerarse factores traumáticos, como contusiones directas al cartílago.

Signos y Síntomas

Dolor en cara anterior de la rodilla

El cartílago articular en sí no tiene nervios, por lo que el daño del cartílago no le causará ningún dolor inicialmente en el caso de una condromalacia rotuliana que progresa lentamente, por lo tanto, las personas afectadas a menudo inicialmente no tienen quejas en la cara anterior de la rodilla. Sin embargo, si el daño del cartílago se extiende hasta el periostio sensible, esto puede resultar muy doloroso.

Dolor quemazón en cara antero lateral de la rodilla

Si un paciente sufre un defecto de cartílago de la articulación patelofemoral, el dolor y las molestias dependerá de la localización y extensión del defecto del cartílago. Si bien los defectos superficiales del cartílago generalmente no causan molestias, los defectos grandes y profundos del cartílago se asocian con dolor cuando usted carga la articulación de la rodilla que dan como resultado, dolor en toda la región anterior de la rodilla incluso con cargas ligeras realizadas al caminar o trotar cortas distancias. Debido a la presencia de hinchazón después del esfuerzo, el dolor puede presentarse antero lateral a la rodilla.

Dolor al estar sentado

Mantener posiciones sedentes por tiempo prolongado pueden ocasionar un aumento significativo del dolor, por la presión ejercida durante la semiflexión de rodilla, de igual manera puede generar dolor al bajar escaleras o pendiente, ya que el cuádriceps a desacelerar el paso presiona la rótula con el cartílago lesionado.

Crujidos al movimiento

La presencia de sonidos durante los movimientos de flexión y extensión es un síntomas de una rodilla con condromalacia rotuliana y se debe a las irregularidades en la superficie cartilaginosa del cartílago rotuliano.

Signo del cepillo

El signo a destacar en la condromalacia rotuliana, es cuando aparece dolor y crepitación retropatelar al movilizar externamente la rótula hacia adentro y hacia afuera, y hacia arriba y abajo.

¿Cómo lo detectamos?

Como fisioterapeutas podemos identificar la presencia de condromalacia rotuliana mediante una valoración exhaustiva, donde se puede verificar si la rodilla está defectuosa o inestable con la movilización de la rótula, también en la valoración se examina los músculos, tendones, así como los ligamentos de la rodilla. Es necesario verificar si al movilizar la rodilla la misma presenta una crepitación retropatelar acompañada de dolor rotuliano. Para ello disponemos de pruebas funcionales de diagnóstico, una de las más destacables en la prueba de Clarke en donde se posiciona al paciente decúbito supino y con la mano colocada sobre la rótula del paciente se aplica una controlada presión y seguidamente se le indica al paciente que contraiga suave y gradualmente el músculo cuádriceps, si presenta dolor con ésta acción da resultado positivo para una condromalacia rotuliana.
La confirmación de este diagnóstico se puede dar con estudios de imagenología como rayos X o tomografía computarizada (TC), pero especialmente la resonancia magnética (RM) proporciona buena información para evaluar el daño del cartílago y las demás estructuras adyacentes. 

 

Y además:
¿Te ha gustado el vídeo? ¡Valóralo!
Promedio: 5 (2 votos)

Añadir nuevo comentario

Log in or register to post comments