Efectos de los pensamientos negativos en nuestro cuerpo

Efectos de los pensamientos negativos en nuestro cuerpo
Promedio: 5 (1 voto)
2126
0
0

A lo largo de nuestras vidas experimentamos todo tipo de pensamientos y emociones, tanto positivas como negativas. Sin embargo, en determinados momentos podemos quedarnos atrapados en una espiral de pensamientos negativos que repercuten en nuestro bienestar general. Los estudios han revelado que los pensamientos y emociones negativas pueden ejercer una influencia significativa en nuestro sistema inmunológico, cardiovascular y neuroendocrino, entre otros aspectos.

¿Qué sucede realmente cuando permitimos que este tipo de pensamientos se apoderen de nuestra mente? En este artículo te explicamos los efectos de los pensamientos negativos en nuestro cuerpo y cómo eliminarlos. 

Efectos en el sistema muscular

Los pensamientos negativos pueden desencadenar respuestas de tensión muscular en el cuerpo. Esto puede resultar en dolores de cabeza, dolor de espalda, tensión en el cuello y los hombros o aumentar la susceptibilidad a lesiones musculares

Los pensamientos negativos también pueden afectar la flexibilidad muscular del cuerpo. La tensión constante puede acortar los músculos y reducir su rango de movimiento, lo que puede llevar a una mayor rigidez y reducir la flexibilidad general.

Además, la tensión muscular crónica también puede dificultar el flujo sanguíneo adecuado y contribuir a problemas de postura. Aquí encontrarás algunos Ejercicios y tratamientos para aliviar la tensión en el cuello y hombros.

Efectos en el sistema nervioso

Los pensamientos y emociones están estrechamente vinculados al sistema nervioso, por lo que pueden tener un impacto significativo en su funcionamiento. Los principales efectos de los pensamientos negativos en el sistema nervioso son: 

  • Estrés crónico: los pensamientos negativos activan la respuesta de estrés en el cuerpo, una reacción automática del sistema nervioso ante situaciones percibidas como amenazantes. Esta respuesta libera hormonas como el cortisol y la adrenalina, que preparan al cuerpo para lidiar con factores estresantes. 
  • Disfunción cognitiva: los pensamientos negativos pueden afectar procesos como la concentración, la memoria y la toma de decisiones. 
  • Trastornos del sueño: pueden provocar el desarrollo de trastornos de sueño, como el insomnio. La rumiación constante de pensamientos negativos puede dificultar la relajación a la hora de conciliar el sueño. 

Efectos del sistema inmunológico

El sistema inmunológico es responsable de defender el cuerpo contra patógenos y de promover el proceso de curación. Los pensamientos negativos pueden tener los siguientes efectos en el sistema inmunológico:

  • Disminución de la actividad de células inmunes: los pensamientos negativos pueden alterar la actividad de las células inmunes, como los linfocitos T y las células asesinas naturales (NK). Estas células son fundamentales para el reconocimiento y la eliminación de células infectadas o anormales en el cuerpo.
  • Respuesta inflamatoria: este tipo de pensamientos puede desencadenar una inflamación crónica asociada al estrés, lo que debilita el sistema inmunológico y aumenta el riesgo de padecer enfermedades. 
  • Alteración de los anticuerpos: los anticuerpos son proteínas clave en la respuesta inmunológica. Los pensamientos negativos pueden alterar la producción de las mismas y afectar la capacidad del sistema inmunológico para combatir infecciones y enfermedades.

Efectos en el sistema digestivo

La función digestiva es otro de los aspectos que puede verse perjudicado por el estrés emocional asociado a los pensamientos negativos. Cuando estamos estresados, se reduce la producción de enzimas digestivas y la actividad del intestino, provocando síntomas como dolor de estómago, acidez, indigestión, diarrea o estreñimiento.

En algunos casos, el estrés crónico también puede alterar la composición de la microbiota intestinal, lo que puede tener efectos negativos en la salud digestiva y general.

Efectos en el sistema cardiovascular

Los pensamientos negativos pueden afectar el funcionamiento del sistema cardiovascular de la siguiente manera:

  • Aumento de la presión arterial: la liberación de hormonas del estrés, como el cortisol, como consecuencia de los pensamientos negativos puede incrementar el riesgo de hipertensión arterial, enfermedades del corazón y de accidentes cerebrovasculares. 
  • Ritmo cardíaco irregular: los pensamientos negativos pueden influir en el ritmo cardíaco y causar irregularidades como taquicardia o fibrilación auricular.
  • Alteración de lípidos sanguíneos: este tipo de pensamientos pueden alterar los niveles de lípidos en sangre, como el colesterol o los triglicéridos. Esto puede provocar que se acumule placa en las arterias. 

Efectos en la salud mental

Los pensamientos negativos persistentes pueden contribuir al desarrollo o empeoramiento de trastornos de salud mental. Descubre los principales efectos de los pensamientos negativos en la salud mental a continuación: 

  • Estrés y ansiedad: los pensamientos negativos desencadenan respuestas de estrés y ansiedad, aumentando los niveles de cortisol y adrenalina. A su vez, esto puede causar síntomas físicos y debilitar el sistema inmunológico.
  • Depresión: se ve afectada la motivación, energía y capacidad para disfrutar de la vida. También puede manifestarse con síntomas físicos.
  • Autoestima y autoconfianza: inseguridad y dificultades en las relaciones.
  • Ciclo de pensamiento negativo: los pensamientos negativos se retroalimentan, manteniendo un estado de malestar constante para la persona.

Como hemos mencionado anteriormente, estos trastornos pueden desencadenar consecuencias físicas significativas, como fatiga, falta de energía o dolores musculares. Por esta razón, es importante practicar la autocompasión y buscar apoyo para contrarrestar los efectos negativos de los pensamientos negativos.

Cómo dejar de tener pensamientos negativos

Dejar de tener pensamientos negativos por completo puede ser un desafío, pero hay estrategias que puedes utilizar para manejar y reducir su impacto. Aquí te dejamos algunos consejos para dejar de tener pensamientos negativos:

  • Reconoce y acepta tus pensamientos: el primer paso es tomar conciencia de tus pensamientos negativos y aceptar que están presentes, sin juzgarlos ni castigarte por tenerlos.
  • Cuestiona tus pensamientos: examina críticamente tus pensamientos negativos y pregúntate si son racionales y realistas, ya que, a menudo, este tipo de pensamientos pueden estar distorsionados o exagerados.
  • Practica la atención plena: las técnicas de meditación y respiración ayudan a calmar la mente y reducir la influencia de los pensamientos negativos. Estas prácticas te permitirán estar presente en el momento actual y a observar tus pensamientos sin dejarte llevar por ellos.
  • Reemplaza los pensamientos negativos con positivos: por ejemplo, cambia pensamientos como "Soy un fracaso” por "Estoy aprendiendo y creciendo con cada experiencia".
  • Practica el autocuidado: el bienestar físico tiene un impacto directo en tu salud mental, así que asegúrate de dormir lo suficiente, llevar una alimentación equilibrada, hacer ejercicio regularmente y dedicar tiempo a actividades que disfrutes. En este artículo, te hablamos de la relación entre la alimentación y la salud.
  • Busca apoyo social: compartir tus preocupaciones puede aliviar la carga emocional y proporcionarte diferentes perspectivas. Por ello, habla sobre tus pensamientos negativos con personas de confianza, ya sea con amigos, familia o con un terapeuta.
  • Evita la rumiación: trata de distraerte con actividades positivas, establece límites de tiempo para preocuparte y practica técnicas de relajación.

Cambiar los patrones de pensamiento puede llevar tiempo y práctica, así que sé ten paciencia y celebra cada pequeño avance hacia una mentalidad más positiva.

Referencias Bibliográficas

  • Fernández-Marcos, T., & Calero-Elvira, A. (2015). Efectos de la detención del pensamiento y la defusión cognitiva sobre el malestar y el manejo de los pensamientos negativos. Behavioral Psychology/Psicologia Conductual, 23(1).
  • García Pérez, M. D. C. (2016). Emociones positivas, pensamiento positivo y satisfacción con la vida.
  • Morris, D. B. (1993). La cultura del dolor. Andrés Bello.
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!
Promedio: 5 (1 voto)

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar