Prótesis de rodilla

Prótesis de rodilla

Cuando un médico toma la decisión de colocar una prótesis de rodilla, significa que es la mejor opción para el paciente de aliviar el dolor y mejorar la movilidad de su rodilla. Aunque la aplicación de la prótesis no es suficiente, una excelente recuperación va de la mano con sesiones de fisioterapia
Prótesis de rodilla

Prótesis de rodilla

La articulación de la rodilla es una de las articulaciones del cuerpo que soporta mayores cargas y tensiones durante el día y según las diferentes actividades que realicemos durante su desarrollo, lo que la convierte en una de las articulaciones más propensas a sufrir desgaste, patologías, lesiones, molestias, etc. para ello, según el tipo y la gravedad del problema presente en la articulación, en algunas ocasiones es necesario hacer un reemplazo de las superficies articulares para obtener una mejoría.

¿Qué es una prótesis de rodilla?

Las prótesis son implantes que cumplen con la finalidad de reemplazar una o más estructuras del cuerpo que se encuentran dañadas, en este caso, la articulación de la rodilla. Estas prótesis o implantes, tienen como objetivo preservar la movilidad de la zona afectada y además eliminar las molestias, dolores y limitaciones ocasionadas por la patología. Sin embargo, no todas las prótesis son iguales ni cumplen las mismas funciones. Conoceremos más detalle a continuación:

Tipos de prótesis

Los tipos de prótesis variarán dependiendo de las características y objetivos que tengan cada una. 

Prótesis de rodilla según la cantidad de hueso que ha sido eliminado

En este tipo, tenemos de prótesis, tenemos 2 subdivisiones:

  • Prótesis totales de rodilla: como su nombre lo indica, este tipo de prótesis es indicada, cuando se deben reemplazar todas las superficies articulares de la articulación, en este caso: superficie articular del fémur, la tibia y la rótula.
  • Prótesis monocompartimentales: este tipo de prótesis son indicados en ciertos casos bien específicos de lesiones de rodilla. 

Prótesis según la unión (prótesis y hueso)

En este tipo de prótesis encontramos 3 nuevas subdivisiones, que son:

  • Prótesis cementadas.
  • Prótesis no cementadas. 
  • Prótesis osteointegrables. 

¿Cuándo es indicada una prótesis de rodilla?

Las prótesis de rodilla serán indicadas en aquellos casos en donde ningún tratamiento conservador ni de rehabilitación surta efecto y comience a verse afectada en gran medida la independencia y calidad de vida del paciente. A continuación, mencionaremos una serie de casos en donde suele indicarse la implantación de una prótesis de rodilla:

  • Artrosis de rodilla.
  • Gonartrosis.
  • Tumores óseos articulares.
  • Fracturas en donde existe un importante daño de la articulación.

Un aspecto importante a tomar en cuenta, es que las prótesis mayormente son indicadas en la medida de lo posible a pacientes que ya posean una edad avanzada, ya que por su tiempo de duración, son indicadas a pacientes más jóvenes, es posible que en algún momento de su vida deba someterse de nuevo a una intervención quirúrgica para hacer un cambio. 

¿Cuál es la duración de una prótesis de rodilla?

Las prótesis de rodilla como nada en la vida, no son eternas, por lo que su tiempo de duración es limitado y oscila entre unos 25 y 35 años. Sin embargo, las prótesis al ser estructuras no naturales o extrañas al cuerpo, pueden generar diversos síntomas o complicaciones que acorten su tiempo de duración, como por ejemplo: 

  • Infecciones. 
  • Aflojamiento de la prótesis.
  • Enfermedad de las partículas. 

¿Qué cuidados debo tener en cuenta?

Tras la implantación de una prótesis de rodilla, es necesario tomar en cuenta los siguientes cuidados:

  • Alimentación: es de gran importancia que tras una intervención de reemplazo de rodilla, el paciente mantenga buenos hábitos alimenticios que le brinden al paciente la posibilidad de mantenerse en un peso adecuado, sin forzar a la prótesis, mejor cicatrización de la herida y una mejor recuperación post-quirúrgica. 
  • La herida: es gran importancia los cuidados higiénicos de la herida, además, es necesario evitar posibles adherencias de la cicatriz, por lo que se debe movilizar de manera adecuada (por un fisioterapeuta)
  • Actividad física: tras la intervención quirúrgica de implantación de una prótesis de rodilla, es de gran importancia mantener la movilidad de la zona.  para lo cual, es necesario emplear una rutina de ejercicios específicos, diseñados por el fisioterapeuta, en donde: 
  • Se evite la atrofia Patricia Guevara
  • Preservar la movilidad.
  • Trabajar la cicatriz. 
  • Se mantenga la fuerza muscular. 
  • Se reintegre al paciente a sus actividades de la vida cotidiana.

Para conocer más acerca de este tema, os compartimos contigo una infografía de nuestra página, que te ofrecerá mucha más información que necesitas conocer

Prótesis de rodilla