Articulación interfalángica proximal

Definición

La interfalángica proximal es el término que se utiliza para definir a aquellas articulaciones que se establecen en los dedos específicamente entre la falange proximal con la falange que le sigue en el dedo. Entonces, es una unión necesaria para la funcionalidad de cada mano y así mismo para las actividades cotidianas que las involucran.

La región de la mano así como está formada de muchos huesos, tendones y ligamentos, también posee distintas articulaciones que se forman gracias a las estructuras mencionadas. Por lo que unas dependen de las otras y cuando alguna se lesiona se producirá como consecuencia una alteración en la biomecánica del miembro superior.

"Son articulaciones de los dedos que tienen forma de polea"

¿Dónde se encuentra la interfalángica proximal?

Son articulaciones que se localizan en cada dedo de la mano, entre las dos primeras falanges, es decir entre la superficie articular de la cabeza de la primera y la base de la segunda.

¿Qué tipo de articulación es la interfalángica proximal?

Debido a la superficie articular que se involucra en la formación de la articulación es clasificada como tipo diartrosis por ser móvil y entre esta clasificación es denominada troclear por ser capaz de movilizarse en un solo plano anatómico.

¿Qué movimientos realiza la articulación interfalángica proximal?

Siendo una articulación tipo troclear solo está diseñada para moverse en el plano sagital, es decir que únicamente realiza sus funciones al flexionar o extender el dedo. Los cuales son movimientos necesarios para actividades de la vida diaria en las que se necesita de agarrar y soltar, tal como ocurre cuando comemos, nos peinamos, escribimos, cocinamos, nos vestimos y en muchas otras situaciones cotidianas.

¿Qué lesiones afectan a la articulación interfalángica proximal?

Los dedos de las manos son estructuras delgadas que tienen múltiples funciones para el ser humano y por tal razón son unas de las áreas que más se lesionan en la realización de deportes, en cualquier situación recreativa o de trabajo.

"Los pacientes que presentan este tipo lesiones requieren de tratamiento para disminuir el dolor y en algunos casos cirugía"

Por ende son zonas sensibles a lesiones como las fracturas, artrosis, artritis reumatoide y luxaciones. Siendo en ocasiones necesaria la cirugía para reparar el daño y posteriormente un tratamiento específico que se enfoque en disminuir el dolor, inflamación, limitación articular y la restricción en ciertas actividades producto de la lesión.