Estudio ecografía

Definición

La ecografía es un estudio de partes blandas, en el cual se utiliza un equipo especializado que posee un transductor. Ese cabezal a su vez se encarga de producir ondas con el fin de penetrar en los tejidos más profundos y poder detectar alteraciones tisulares. Este estudio se puede realizar en diversas zonas del cuerpo, siendo las más comunes el abdomen, la zona pélvica y los senos.

En medicina además de existir evaluaciones manuales y diversas técnicas, también encontramos exámenes destinados a comprobar una hipótesis, con el fin de establecer un diagnóstico médico. Es debido, a la gran variedad de lesiones, que podemos encontrar procedimientos como el electroencefalograma, electrocardiograma, ecografía, electromiografía, rayos x, resonancia entre muchos más.

"Es un método de estudio, en el cual se generan ondas con el objetivo de obtener imágenes del interior del abdomen, pelvis, colón, mamas o vagina"

¿Para qué sirve la ecografía?

Los médicos utilizan la ecografía como un complemento de la evaluación, en el cual se buscan afecciones en las distintas partes del organismo. Es por eso, que puede servir para detectar tumores, infecciones, cáncer, quistes, presencia de líquido y daños en los tejidos de mamas, el recto, abdomen, y los órganos reproductores femeninos.

Por ejemplo el cáncer de útero y el cáncer de colón pueden ser detectados mediante este método diagnóstico. Pero posteriormente, se necesitará de otros exámenes médicos que produzcan otras imágenes de alta calidad. 

¿Qué se detecta en una ecografía?

Mediante el transductor que es el principal componente de este estudio médico, se logra la transmisión de ondas que llegan a regiones que no pueden visualizarse gracias a la presencia de la piel y músculos. Y es justo en esas zonas que se logran obtener imágenes que posteriormente serán analizadas por los médicos. Cada imagen obtenida, es de un área en específico, es por eso que pueden detectarse las alteraciones en los tejidos.

    ¿Cuánto tiempo dura una ecografía?

    Ya que la ecografía consiste en una técnica de obtención de imágenes, el tiempo de duración puede variar, porque no todas las zonas del cuerpo son iguales. Por ejemplo, el eco abdominal puede durar más tiempo que los otros, ya que en esta zona se localizan más órganos y estructuras.

    "En general la ecografía dura aproximadamente media hora"

    Entonces de forma resumida, la ecografía funciona de la siguiente manera:

    1. Se localiza el área a examinar.
    2. Se coloca el gel transductor.
    3. Encima se pone el cabezal, y se comienza a analizar la zona corporal.
    4. Posteriormente, el médico va obteniendo imágenes.
    5. Esas imágenes de los órganos son impresas.
    6. Finalmente, el médico tratante procede a evaluar cada imagen obtenida. 

    ¿Para qué casos está indicada la ecografía?

    En medicina es utilizado este tipo de estudio, cuando el paciente presenta síntomas y además cuando se sospecha de que puede haber alguna alteración interna. Es decir, que puede ser indicada en casos de dolor abdominal, en presencia de masas en los senos, cuando hay alteraciones en el ciclo menstrual, o cuando se sospeche que la persona puede tener un tumor.

    Es decir, que si presentas síntomas constantes en las zonas blandas del cuerpo, una manera rápida y más económica de determinar el daño, es a través de los ecos.

    Además, se debe tener en cuenta que las mujeres embarazadas también deben realizarse este tipo de estudio ya que se debe ir evaluando el desarrollo del feto.