Fuerza muscular

Definición

La fuerza muscular es una facultad que tienen los músculos para contraerse y para vencer una resistencia, que es usada en fisioterapia para determinar aquellos estados en los que se encuentran los músculos de diferentes partes del cuerpo. Además, en rehabilitación es sumamente importante evaluarla, ya que nos sirve como índice para observar los avances que se van obteniendo con los ejercicios terapéuticos.

Los músculos son estructuras compuestas de tejidos especializados, que al igual que otros elementos del sistema musculoesquelético, necesitan ser fortalecidos constantemente con el fin de mantener la fuerza muscular.

"La fuerza al igual que la resistencia, coordinación, flexibilidad y la velocidad es considerada como una capacidad física que puede ser entrenada mediante diversos ejercicios"

¿Cómo trabajar y desarrollar la fuerza muscular?

Todas las personas pueden trabajar la fuerza muscular de diferentes maneras, existen personas que realizan ejercicios con pesas, ligas o también utilizan su propio cuerpo como instrumento. En general, los ejercicios que logran que la persona tenga fuerza muscular deben ser realizados frecuentemente y con un número de repeticiones que aumente de manera progresiva.

Además en el entrenamiento de esta capacidad física, se pueden realizar ejercicios con resistencia y con peso, en el cual se ejecuten repeticiones y se deba aplicar cada vez más fuerza.

¿Para qué es importante la fuerza muscular?

Los músculos como se mencionó anteriormente son tejidos que deben ser trabajados frecuentemente, ya que con ello se puede evitar sufrir de lesiones y de alteraciones biomecánicas. En el caso de la personas que han sufrido algún tipo de daño, se debe trabajar especialmente esta capacidad ya que es un componente que ayudará a la recuperación y repercutirá de manera positiva en la salud del paciente.

Ahora bien, lo que si se debe tener en cuenta, es que los ejercicios enfocados en recuperar la fuerza muscular deben ser prescritos por profesionales de la salud.

¿Por qué se pierde la fuerza muscular?

La capacidad de los músculos de vencer una resistencia puede verse alterada en infinidades de casos, siendo los mencionados a continuación las más frecuentes:

  • Inactividad física y sedentarismo. 
  • Patologías desmielinizantes y degenerativas. 
  • Afectaciones nerviosas. 
  • Lesiones musculoesqueléticas y traumáticas, como la tendinitis, bursitis, fracturas, esguinces, artrosis y la artritis. 
  • Enfermedades neurológicas, como la ACV, esclerosis múltiple, distrofia muscular, parálisis cerebral. 
  • Compresión de la médula espinal.

¿Cómo evaluar la fuerza muscular?

Para medir si el músculo es capaz o no de vencer una resistencia y de contraerse activamente, existen muchas escalas que pueden utilizarse. Una de las más conocidas es la Escala de Daniels, la cual es usada principalmente por fisioterapeutas.

En la escala de Daniels, dependiendo del músculo que se desea valorar, se le pide a la persona realizar un movimiento específico. Si la persona responde adecuadamente, se le agrega una resistencia pero si por el contrario el músculo no es capaz de contraerse activamente y de terminar el recorrido articular se realiza el movimiento sin vencer la gravedad.

En resumen la escala de Daniels tiene los siguientes niveles:

  1. No hay contracción muscular.
  2. Se produce la contracción pero no se genera movimiento.
  3. El paciente realiza el movimiento pero no logra vencer la gravedad.
  4. Es capaz tanto de mover el área como de vencer la gravedad.
  5. Se ejecuta el movimiento con un peso moderado. 
  6. Es capaz de generar todo el movimiento con peso completo.

Después de determinar en que nivel de la escala se encuentran los músculos de la persona, se puede proceder a realizar el entrenamiento de los músculos.