Inflamación

Definición

La inflamación es un síntoma y un signo clínico que se manifiesta en las personas, como consecuencia de una lesión que se puede generar en cualquier tejido. Así mismo, esta respuesta tiene funciones protectoras, ya que sirve como barrera para agentes dañinos.

El organismo es un complejo sistema de estructuras musculares, nerviosas, tendinosas, linfáticas, óseas, vasculares, y muchas otras más, que tienen funciones específicas para mantener al cuerpo trabajando adecuadamente. Es por eso, que cuando se presentan lesiones, las mismas estructuras se comportan de una manera diferente, con el fin de volver el cuerpo a una homeostasis.

¿Qué causa la inflamación?

Esta respuesta fisiológica del cuerpo produce en la zona afectada 5 características clínicas:

  • Se produce un enrojecimiento local (rubor). 
  • Se aumenta la temperatura de la región (calor). 
  • Se acumulan sustancias, las cuales generan hinchazón (edema). 
  • Lo anterior, comprime los nervios, manifestando dolor.

Finalmente, la persona presenta incapacidad para mover el área lesionada.

"El rubor, calor, dolor, edema y la incapacidad  son los 5 aspectos que caracterizan a los procesos inflamatorios"

¿Por qué hay inflamación?

Los procesos inflamatorios se generan al momento de presentarse una lesión tisular, ya que tienen la finalidad de crear una barrera protectora y diversos mecanismos celulares y vasculares, que se encarguen tanto de destruir a las sustancia nocivas, como de lograr la cicatrización adecuada de los tejidos involucrados.

¿Cuánto tiempo dura la inflamación?

La inflamación puede variar el tiempo de permanencia, ya que todo depende de la extensión del daño y de los tejidos afectados. Es por eso, que la inflamación puede clasificarse en aguda o crónica, dependiendo del tiempo de duración. En general, se considera aguda cuando solo han pasado días, mientras que la crónica es cuando dura más de 3 semanas. En ambos casos, deben destruirse todos los agentes nocivos, para que se considere que ya ceso la respuesta inflamatoria.

¿En qué lesiones aparece la inflamación?

Como ya sabemos estos procesos que ocasionan dolor, se producen como una respuesta fisiológica ante algún daño tisular, es por eso que podemos encontrar gran variedad de enfermedades, en las cuales se generan inflamación, siendo las más comunes las siguientes:

  • Tendinitis, tenosinovitis y tendinosis. 
  • Bursitis, esguinces y fracturas. 
  • Artritis, artrosis y artritis reumatoide
  • Contusiones, traumatismos y golpes. 
  • Otras enfermedades como la pleuritis, faringitis, gingivitis, neuritis y laberintitis. (Estas se manifiestan internamente).
  • Inflamación del colón, pélvica y abdominal. 
  • Fascitis plantar.

Todas esas enfermedades y patologías presentan procesos inflamatorios y dolor, pero también generan otros síntomas que las identifican.

"La inflamación busca aislar y destruir a las sustancias que están dañando a los tejidos"

¿Cómo se produce la inflamación?

Una vez que se ha generado el daño, y aparecen los agentes nocivos, se comienza con la vasodiltación, la cual se encarga de incrementar el riego sanguíneo.

Luego de los procesos vasculares, se comienzan a generar consecuencias en las estructuras más pequeñas, produciendo así un proceso llamado exudado inflamatorio.

Después de todo lo mencionado, los leucocitos se comienzan a dirigir y se mantienen en el lugar donde inició la lesión, este proceso es conocido como quimiotaxis y fagocitosis.

Ahora bien, cuando ya se han establecido todos esos procesos, se recomienda como tratamiento rápido en casos de traumatismos del sistema músculo-esquelético, la colocación de hielo y el reposo moderado de la zona afectada.