Ligamentos radiocarpianos palmar y dorsal

Definición

Los ligamentos radiocarpianos palmar y dorsal son dos elementos fibrosos que son considerados como medios de unión de la cápsula articular de la articulación radiocarpiana, esta es parte de las articulaciones distales del brazo. 

Las articulaciones distal del miembro superior, incluye a la articulación de la muñeca, el carpo, metacarpo y las falanges.

La articulación de la muñeca o también llamada radiocarpiana es la conexión que se establece entre el hueso del antebrazo, el radio con tres huesos de la hilera superior del carpo. Esta región es la encargada de unir la porción del antebrazo a la mano, mediante diferentes ligamentos. 

"Los radiocarpianos son dos tejidos que forman parte de la anatomía distal de la articulación radiocarpiana"

¿Dónde están ubicados los ligamentos radiocarpianos?

Como ya mencionamos anteriormente estos elementos forman parte de la anatomía de la articulación radiocarpiana, es decir que están localizados en la región palmar o anterior y dorsal o posterior de la muñeca.

¿Dónde se originan e insertan los ligamentos radiocarpianos?

El ligamento radiocarpiano dorsal o posterior, se origina en la parte posterior de la superficie articular del radio y se inserta también en la parte posterior pero del hueso piramidal del carpo.

En cuanto, al ligamento radiocarpiano palmar o anterior, este tiene dos fascículos, el radiocarpiano y el cubitocarpiano. El primer fascículo sale igual del radio pero se inserta en el hueso semilunar y el piramidal, mientras que el cubitocarpiano sale de la apófisis estiloides y el ligamento triangular, y se inserta en el piramidal y el hueso grande.

"Se originan en el radio y se insertan en la primera fila del carpo"

¿Qué función tienen los ligamentos radiocarpianos?

Tanto el ligamento dorsal como el palmar de la mano, tienen la función de establecer una unión duradera y resistente entre los huesos del carpo y la parte inferior del antebrazo. Es gracias a ellos y a los otros tejidos blandos, que la región de la mano puede ejecutar los movimientos fisiológicos.

Pero cuando estos movimientos son excedidos, la persona puede llegar a experimentar distensión de los ligamentos, y por ende dolor e incapacidad para mover la región carpiana.