Masaje relajante

Definición

El masaje relajante es una técnica compuesta de diferentes métodos manuales suaves y rítmicos con la finalidad de relajar y descontracturar la musculatura afectada. Es un masaje enfocado en las zonas corporales donde generalmente se acumula tensión muscular como lo es la espalda y cuello, además de buscar el estado de relajación y salud mental en la persona que se le es aplicado.

En nuestro día a día estamos sometidos a un estrés habitual que genera de una u otra forma la acumulación de tensiones en los músculos que involucran la espalda y cuello, lo que produce fatigas musculares, dolores y sobre todo agotamiento mental. Una de las técnicas utilizadas y que genera beneficios en el cuerpo es el masaje relajante.

"El masaje relajante es una técnica compuesta de diferentes métodos manuales suaves y rítmicos con la finalidad de relajar y descontracturar la musculatura."

¿Cuáles son los beneficios de un masaje relajante?

El objetivo principal de un masaje relajante está orientado en mejorar el bienestar de la persona, esto involucra eliminar las tensiones musculares producto del estrés diario, disminuir el dolor, mejorar la circulación aumentando el aporte de oxígeno en los tejidos, conseguir un estado de relajación mental, a disminuir los síntomas de ansiedad, restaura la armonía interna que se ha perdido aumentando el autoestima y la energía indispensable para el cuerpo.

También se ha demostrado que el masaje relajante mejora el desempeño del sistema inmunológico y aumenta la producción de endorfinas y melatonina.

"El masaje relajante además de un medio eficaz para mejorar la sensación de bienestar, también es un medio potente para mantener un buen estado de salud en general." 

¿Cuáles son las contraindicaciones del masaje relajante?

Aunque este tipo de masaje tiene un amplio esquema de indicaciones por su forma de aplicación también posee contraindicaciones que puedan afectar en lugar de favorecer al paciente.

Dentro de las consideraciones para no aplicar técnicas de masaje de forma general se encuentran: zonas corporales con heridas abiertas, enfermedades vasculares como la tromboflebitis, cirugías de columna vertebral delicadas, fracturas no consolidadas, hemorragias y lesiones en la piel como lo es la dermatitis.