Músculo esquelético

Definición

El músculo esquelético es un tejido abundante que se sitúa en múltiples partes del cuerpo humano, ya que es el encargado de producir las contracciones que necesitamos día a día. Además, este tipo de músculo es el que en su mayoría se realiza de manera voluntaria cuando necesitamos movernos.

Los músculos son tejidos que de acuerdo a su localización y a la disposición de sus fibras, se clasifican en estriado y liso, a su vez el primero se divide en esquelético y cardíaco.

"Los músculos esqueléticos son los tejidos más abundantes y presentes en todo el cuerpo"

¿Dónde hay músculo esquelético?

Estos tejidos musculares se sitúan en las extremidades superiores e inferiores, en el tronco, cabeza, cuello y cara. Es decir, que son los que en su mayoría se sitúan más superficial.

¿Qué función tiene el músculo esquelético?

Además de ser el encargado de la contracción muscular, gracias a la presencia de la actina, miosina y de sus otros componentes, también tiene funciones relacionadas con la postura, movimientos articulares, las diversas posiciones que adquirimos durante las actividades cotidianas y para proteger a otras estructuras que se localizan más profundamente.

¿Cómo está formado el músculo esquelético?

Principalmente los músculos esqueléticos se encuentran formados de fibras musculares con sus respectivos filamentos de actina y miosina. Estas fibras también son llamadas células, por lo tanto en su interior poseen retículo, membrana celular y sarcoplasma.

¿Qué es trastorno músculoesquelético?

Cuando hablamos de trastornos del músculo esquelético nos referimos a aquellas patologías de diversos orígenes, que producen alteraciones en la capacidad de contracción muscular del tejido afectado lo cual conlleva a alteraciones en el movimiento.

"Las lesiones de los músculos pueden ser causados por trastornos que solo afectan al músculo o por aquellos que dañan la parte del sistema nervioso central que controla el movimiento"

Estos trastornos pueden ser clasificados como motores o neuromotores, los cuales se clasifican en leves, moderados y severos de acuerdo a las limitaciones y restricciones de las patologías para la persona.

Un ejemplo, de los trastornos es la Parálisis Cerebral Infantil y la Distrofia de Duchenne