Punto de gatillo o trigger point

Definición

Los puntos de gatillo o PG son una entidad clínica que ha sido descrita a través de los años, como una zona sensible y dolorosa al tacto, que se sitúa en la profundidad de un músculo cuando un grupo de fibras musculares se vuelve tensa y pierde su propiedad elástica.

Los músculos y la fascia son dos componentes importantes y necesarios para la creación del sistema musculoesquelético, entonces cuando estos se afectan encontraremos variedad de síntomas en la persona que lo padece. Una de esas alteraciones musculares son los puntos de gatillo.

"Es una entidad clínica que produce dolor y que necesita de tratamiento para poder aliviarse"

Un dato sobre estas alteraciones musculares, es que pueden ser clasificadas dependiendo de las características que presenten en el músculo:

  • Puntos activos: a diferencia de los otros tipos, estos son zonas musculares que siempre duelen y que se incrementan al tocarlo.
  • Puntos secundarios: son consecuencias de los anteriores, ya que aparecen como una respuesta a la sobrecarga que genera el punto activo.
  • Puntos latentes o satélites: se producen en la misma región que los activos, pero solo producen dolor cuando son tocados.

¿Qué estructuras afecta los puntos de gatillo?

Los puntos de gatillo afectan principalmente al vientre muscular de una zona corporal, pero cuando encontramos que la fascia también se encuentra alterada, nos encontraremos ante la presencia de un síndrome de dolor miofascial.

¿Cuáles son los síntomas de los puntos de gatillo?

Más que síntomas, estas bandas tensas producen ciertos signos clínicos que permiten al profesional identificar si esta frente a un punto doloroso. Esos signos y características clínicas son los siguientes:

  • El proceso doloroso se produce de manera repentina y se relaciona con situaciones de tensión muscular.
  • Generan dolor referido.
  • Hay limitación del movimiento.
  • Son conocidos por ser focos hipersensibles.
  • A la palpación se pueden percibir nudos de tensión y aumento del dolor.
  • Se manifiestan espasmos a la palpación.
  • Se puede presentar debilidad muscular y baja resistencia a la fatiga.
  • Edema y aumento de la temperatura local.

Si presenta alguna de las características mencionadas anteriormente, se recomienda la evaluación por parte del área de fisioterapia, para poder realizar el tratamiento que ayudará a aliviar el dolor local y referido del músculo tenso. 

¿Qué causa los puntos de gatillo?

Además de las posturas inadecuadas, los movimientos repetitivos y factores como el estrés, podemos encontrar que existen otras situaciones que pueden desencadenar la aparición de los puntos dolorosos y del síndrome de dolor miofascial.

Esos factores son los trastornos del sueño, las lesiones articulares repetidas, la fatiga crónica, consumo de sustancias nocivas, gota, alteraciones mecánicas y enfermedades que producen déficit de hierro y ácido fólico.

¿Cómo se tratan los puntos de gatillo?

Los puntos de gatillo, pueden ser tratados por la fisioterapia mediante la aplicación de diversos métodos e intervenciones terapéuticas, de las cuales podemos resaltar como más efectivas las técnicas manuales de amasamiento, ciriax, deslizamientos profundos; ultrasonido; punción seca ; aplicación de hielo local; calor y diferentes estiramientos específicos

"El tratamiento de fisioterapia para aliviar el dolor producido por los PG consisten en técnicas de masaje, punción seca, estiramiento y agentes físicos"

Todas esas técnicas mencionadas son un tratamiento terapéutico, que ayuda a disminuir el dolor, la sensibilidad, lograr un aumento en la amplitud articular y devolver la funcionalidad al músculo afectado.