Cirugía de Protesis de Rodilla, Cómo se realiza la operación y cómo es su rehabilitación

Publicidad
No hay votos
182
0
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Son diferentes los procesos que puede padecer una persona con Prótesis de Rodilla. Desde hinchazón hasta rigidez, dolor o pérdida de fuerza muscular de la rodilla, estos son algunas de los procesos que pueden presentarse posterior a una artroplastia de rodilla. Conoce en qué consiste este tratamiento quirúrgico, cuáles son las causas que conllevan esta intervención entre otros tópicos importantes a continuación: 

¿Qué es una Prótesis de Rodilla?

Podemos decir que una prótesis de rodilla es un material artificial que se coloca para reemplazar o complementar las funciones de la articulación de la rodilla que se ven perdidas o disminuidas por distintas causas que discutiremos más adelante. El procedimiento implica reemplazar la articulación de la rodilla con material artificial, mediante el reemplazo de los extremos desgastados del fémur y la tibia por piezas de prótesis metálicas que presentan en el medio un disco de plástico que mantiene la tensión entre las partes de la prótesis y reduce la fricción. El objetivo de la operación es una rodilla indolora, que pueda moverse bien nuevamente y una pierna recta funcional. Esto no siempre es factible, pero generalmente la situación es mucho mejor que antes de la operación de Prótesis de Rodilla.

Tipos de prótesis de rodilla

Una de las funciones más importantes de una prótesis de rodilla es copiar y ejecutar la forma y las funciones normales de la rodilla. Como parte de un procedimiento quirúrgico, el cirujano reemplaza los componentes destruidos de la articulación de la rodilla y las superficies desgastadas del cartílago con un implante de metal. Para este propósito, se puede elegir entre tres tipos diferentes de prótesis de rodilla, los cuales son:

  • Prótesis unicondilar (unilateral): con este tipo de prótesis se reemplaza el cartílago lesionado de uno de los cóndilos del fémur. Es más adecuada si el desgaste está restringiendo una parte de la articulación, con ésta prótesis los ligamentos cruzados deben conservarse y las bandas laterales poseen suficiente estabilidad.
  • Prótesis bicondilar (completo): también se conoce como la artroplastia total de superficie, aquí se reemplaza a ambos cóndilos femorales afectados.
  • Prótesis total: este procedimiento requiere la extirpación total de la articulación de la rodilla, incluyendo el ligamento cruzado anterior y a veces el ligamento cruzado posterior y las bandas laterales son ajustadas a la prótesis.

El tipo de prótesis de rodilla también se puede clasificar por el tipo de anclaje ya sean prótesis de rodilla cementadas (requieren un material especial para adherirse), no cementadas (son de metal poroso, lo que permite el tejido óseo lo ancle) e híbridas (combinan ambos métodos de anclaje). La elección del tipo de prótesis a utilizar en la operación depende de la calidad de los huesos, la salud y la edad del paciente, así como de sus actividades físicas cotidianas.

Cuando se realiza la cirugía

La causa más común que conduce a la colocación de una prótesis de rodilla es el dolor por el profundo desgaste en la articulación. Otras causas que conllevan a una Operación de Prótesis de Rodilla son:

  • Rodilla seriamente limitada en amplitud.
  • Descanso nocturno y sueño perturbado por dolor.
  • Rodilla notablemente hinchada.
  • Sensación poco fiable de la rodilla al movilizarla.
  • La pierna puede haber asumido una posición "O" o "X".
  • Disminución de la flexión o extensión de la rodilla.
  • Rigidez de la articulación de la rodilla.

Una prótesis de rodilla tiene una vida útil limitada y tiene limitaciones de uso. Es por eso que la operación se pospone el mayor tiempo posible en las personas más jóvenes. Desafortunadamente, en los adultos mayores, los cambios degenerativos en la articulación son tan avanzados que las medidas terapéuticas conservadoras o cirugías de menor amplitud como la cirugía artroscópica no son capaces de mejorar el dolor y la movilidad, y se requiere una cirugía más eficaz como la Operación de Prótesis de Rodilla.

  • Retrasarlo lo más posible
  • Agotar todos los recursos terapéuticos

En Qué Consiste la Cirugía

La operación de prótesis de rodilla tiene una duración de 60 a 120 minutos, los cuales van a variar dependiendo del tipo de prótesis a insertar, el procedimiento puede ser realizado bajo analgesia general o espinal. Para acceder a la rodilla, el cirujano realiza una incisión en la piel por su parte delantera. Después de abrir articulación de la rodilla, el cirujano empuja la rótula en dirección lateral. Para que las partes blandas puedan llevarse a un lado, se utilizan varias palancas. El cirujano luego elimina el tejido inflamado de las articulaciones, si es necesario. El menisco externo e interno también debe ser removido. Y posteriormente retira una superficie articular de la porción distal del fémur y de cabeza tibial con una sierra, los tejidos retirados van a depender de los tejidos dañados y el tipo de prótesis a utilizar. Según el tipo de prótesis utilizada, el cirujano repara las partes de la articulación de la rodilla con la prótesis de rodilla con o sin cemento óseo. Además, de ser necesario se eliminan también los residuos de cartílago.

Resultados Esperados

El objetivo de la operación de prótesis de rodilla es siempre reducir el dolor del paciente y restablecer la movilidad funcional de la rodilla, que permita al paciente operado realizar sus actividades cotidianas de manera regular.

  • Buen resultado en más del 80% de los casos
  • Depende entre otras cosas de la correcta indicación de la cirugía

Rehabilitación Post Quirúrgica

Inmediata a la intervención

  • Reducir la inflamación y dolor
    Todo procedimiento quirúrgico viene acompañado de dolor e inflamación, reducirlo a una menor magnitud es nuestro objetivo a alcanzar.
  • Comenzar a estimular la contracción
    Para lograr restablecer la movilidad de la articulación reemplazada, es necesario iniciar de manera temprana la descarga de peso y la movilización de la misma.

Posteriormente

  • Asegurar la calidad de la cicatriz
    Un procedimiento de artroplastia de cadera conlleva una amplia cicatriz que debe ser movilizada para incentivar los factores de regeneración de los sistemas sensitivos de manera adecuada, sin que los mismo generen dolor o restricción de movimiento a la nueva articulación implantada.
  • Estiramiento de Flexores
    Posterior a un procedimiento de prótesis de rodilla, la musculatura de los isquiotibiales tiende a acortarse por el reposo y las posturas sedentes, por lo cual para lograr una adecuada biomecánica de la nueva articulación en necesario mejorar y mantener una adecuada flexibilización de la musculatura flexora de la rodilla intervenida.
  • Fortalecer musculatura de la rodilla
    Principalmente es necesario fomentar el fortalecimiento del cuádriceps, grupo muscular altamente potente que puede verse hipotrofiado en poco tiempo. El desarrollo muscular minimiza los factores de riesgo asociado al reemplazo articular y permite reintegrarse en la vida cotidiana.
  • Readaptación funcional
    Aprender a lidiar con las nuevas capacidades de la articulación y las características que presenta, es un proceso progresivo en el cual se le implementaran medidas terapéutico que le brinden la confianza necesaria para sacarle el máximo provecho a la prótesis en sus actividades de ocio, trabajo y deporte sin mayor limitación del movimiento.
¿Te ha gustado el vídeo? ¡Valóralo!
No hay votos

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar