Diagnóstico de la ciática o dolor del nervio ciático. Cómo saber si la padeces.

Publicidad
Promedio: 4 (1 voto)
284
0
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

El dolor que ocasiona una Ciática suele ser confundido con otras afecciones, es por ello que queremos explicarte las señales clave que te ayudarán a identificar si estás padeciendo de una Ciática, acá abordaremos los temas más destacables de la ciática lo que te ayudarán a tratarla lo más temprano posible:

Conceptos de Base

Recorrido del nervio ciático

Para entender ésta enfermedad es necesario comprender las características de la estructura anatómica afectada ósea, el nervio ciático el cual es el nervio más largo y con una sección transversal bastante gruesa.

Éste nervio surge de ambos lados de la red lumbar-sacra llamada plexo lumbosacro, esta red se encuentra entre la cuarta vértebra lumbar y la segunda vértebra sacra y suministra la región de los glúteos y las piernas, siendo específicos se extiende debajo del músculo glúteo mayor, y a través de la gran fosa isquiática, en este punto hay una abertura creada por un músculo en forma de pera, el músculo piriforme o piramidal. El nervio ciático pasa a través de esta abertura y sigue por la parte posterior del muslo, entre los flexores del muslo; al llegar a la fosa poplítea, se divide en los nervios peroneo y tibial que se distribuyen hasta llegar al pie.

diagnóstico de la ciática

Qué es y que causa la ciática

La ciática es el dolor del nervio ciático que a menudo se muestra como sordo, punzante, quemante o como una sensación de descarga eléctrica que aparece desde la zona lumbar y que se irradia a lo largo de la parte posterior de pierna y el pie. Este dolor puede aparecer por la irritación, restricción o daño del nervio ciático que se puede generar a causa de:

- Estrechamiento o atrapamiento del nervio por:

  • El desgaste de los discos intervertebrales de la columna lumbar y sacra conducen a un estrechamiento de los espacios intervertebrales y, por lo tanto, a un atrapamiento del nervio.
  • Deformidades de la columna vertebral lumbar.
  • Tensión muscular en la zona lumbar.
  • Presión en la pelvis causada por tumores o durante el embarazo por la posición adoptada con el feto.

- Irritación nerviosa por cambios de temperatura.
- Neuritis debido a infecciones.
- Daño nervioso en el contexto de enfermedades crónicas (Diabetes, reumatismo) o lesiones traumáticas (Fractura de huesos de la cadera o luxaciones).

Signos y Síntomas

  • Dolor en la nalga y/o muslo y pierna, profundo, intenso
    La distribución del dolor se va a dar en las zonas que inerva el nervio ciático y también puede verse presente en la zona lumbar desde donde se origina.
  • Parestesias u hormigueos
    La compresión del nervio puede desmejoran sus funciones de transporte de información hacia el cerebro, por lo que según el grado de compresión se pueden presentar sensaciones de hormigueo y entumecimiento sobre alguna parte posterior de la pierna en donde se encuentra irrigando el nervio ciático.
  • Paresia o pérdida de fuerza
    Como consecuencia de la afectación crónica del transporte axonal de nervio ciático, se puede presentar la pérdida de contractibilidad de los músculos inervados por el nervio ciático, por los que acciones como subir y bajar escaleras pueden resultar difíciles de realizar.
  • Aumenta al toser o al evacuar
    Estas acciones generan un claro signo de ciática, debido a que se induce una fuerte contracción indirecta de los músculos de la región lumbar que aumentan la presión intra abdominal y disminuye el espacio del nervio ciático en la zona lumbar.
  • Aumenta con el signo de Lasègue
    Este signo consiste en la aparición de dolor ciático por la elongación del nervio ciático, el cual puede ser detectado mediante un movimiento de flexión de cadera con la pierna extendida consiguiendo la aparición de éste signo en el trayecto del nervio ciático.

¿Cómo lo detectamos?

Aunque el diagnostico ya se puede establecer con la aparición de los signos y síntomas típicos anteriormente mencionados, la ejecución de otras pruebas pueden confirmarlo. Una de las pruebas más usadas para evaluar el estado del nervio ciático es la prueba de Lasègue en la cual se eleva una pierna unos 60° desde una posición supina, estirando así el nervio ciático.

"Una de las pruebas más usadas para evaluar el estado del nervio ciático es la prueba de Lasègue."

Si hay una irritación nerviosa, se produce un dolor repentino y severo en la pierna lo cual se denomina como el signo Lasègue. Un aumento adicional en el ángulo de la cadera no es posible debido al dolor intenso en la pierna, glúteo y espalda baja.

Otra prueba funcional utilizada para valorar al nervio ciático es la maniobra de Bragard, la cual se puede realizar posterior a la de Lasègue, la misma consiste en descender la pierna extendida hasta que no haya dolor y proceder a realizar una flexión dorsal del tobillo de la pierna elevada, en el caso de aparecer o aumentar el dolor, podemos afirmar la presencia de una irritación nerviosa del nervio ciático o del disco intervertebral.

Si es necesario, se necesitan más pruebas para aclarar las causas o el origen de la ciática, como por ejemplo pruebas imagenológicas tales como los estudios de electromiografía, rayos X, tomografía computarizada o tomografía por resonancia magnética con las cuales se sabrá qué tan irritado está el nervio desde un área específica de la columna vertebral lumbar.

 

¿Te ha gustado el vídeo? ¡Valóralo!
Promedio: 4 (1 voto)

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar