Elegir entre cama dura o cama blanda

Publicidad
Promedio: 4.2 (5 votos)
3171
0
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

¿Cama dura o cama blanda? ¿Cuál elegir? ¡Tema digno de análisis! Si estás viendo este vídeo es porque quizás estás pensando cambiar de cama y tiene serias dudas de cuál es mejor para ti. Hay muchas opciones en el mercado, pero en relación a la firmeza trataremos de arrojar un poco de luz sobre este tema.

Cosas que debes saber antes de comprar un colchón

Queremos comenzar explicando algunos principios básicos sobre el colchón, para luego explicar directamente cuáles son las diferencias entre uno y otro y los beneficios que puede tener cada uno de ellos.
Antes de nada hay que aclarar algo muy importante: el colchón nunca es la causa o la solución del dolor de espalda. Esta suele ser una estrategia de marketing muy común para vender colchones: “el dolor de espalda se alivia con un colchón; un colchón va a solucionar para siempre tus problemas lumbares o cervicodorsales, despertarás todas las mañanas fresco como lechuga y sano”. Esto NO es así. 

Los problemas y las soluciones al dolor de espalda y los dolores articulares en general no se buscan por la noche, sino por el día con el estilo de vida, la actividad física, la alimentación, entre otras variables. Haz click aquí para ver otro de nuestros vídeos con 15 consejos para descansar para más información sobre este tema.

El colchón sí ayuda a descansar mejor, pero solo es una ayuda. Dejemos en claro que nunca será la clave o la solución a una alteración musculoesquelética. Mucha gente se confunde sobre este tema, y es un tremendo error pensar que la importancia está en el colchón para luego abandonar o desatender otras cosas más importantes.

El mejor colchón es aquel en el que tú duermes bien, y por lo general somos seres tan adaptables que seguramente podamos dormir bien en colchones blandos o duros. No existe un consenso o una premisa que se cumpla siempre con relación a la firmeza. La capacidad de adaptación la tenemos, la cuestión está en si tú duermes bien. Lo ideal es poder probar durante unas semanas el colchón candidato, antes de decidir que quedártelo. Debes sabe que algunas marcas permiten un período de prueba con el colchón, y se llevan el colchón de vuelta si no te convence o si no sientes que es el colchón más adecuado para ti.

Conceptos básicos del objetivo de un colchón

En un colchón siempre se busca la alineación en cualquier posición. Sea que estés acostado boca arriba, boca abajo o de costado, la finalidad del colchón es que haya una correcta alineación de la columna. La alineación va a estar determinada por un lado por la firmeza del colchón (firmeza que se contabiliza de 1 a 10, aunque en líneas generales solemos hablar de colchón blando colchón intermedio o colchón duro; aunque en la actualidad hay un modelo de colchón adaptable) y por el otro lado hablamos de la postura al dormir (que va a determinar qué zonas o de qué maneras puede sufrir nuestra espalda por la noche y por lo tanto cuál va a ser el colchón más adecuado para hacernos menos daño a nuestra columna).

Características, ventajas y desventajas de un colchón blando, duro y adaptable

En principio, el colchón blando es más adecuado para personas delgadas. ¿Por qué? Pues porque van a hacer menos presión sobre el colchón y por tanto menos curvatura. Una persona con más peso hundiría el centro del colchón como una colchoneta vieja, una postura bastante mala para descansar. El colchón blando también se indica en personas que duermen boca arriba o de costado, ya que en estas posiciones el arco de la zona lumbar un debe rellenarse con el colchón al hundirse la pelvis, las nalgas y la zona dorsal el arco lumbar debe quedar apoyado en el colchón para un buen soporte a las lumbares.

El colchón blando será especialmente desaconsejado para las personas que duermen boca abajo.  Cuando estamos boca abajo la zona lumbar se tiende a arquear, y si el colchón es demasiado blando esta zona del abdomen va a hundirse y vamos a tener un arco mucho más pronunciado, haciendo que la zona lumbar baja sufra porque estará más rígida.

Hay un tipo de colchón más inteligente, y es a lo que llamamos el colchón adaptable. Este es un colchón que nos permite cambiar el grado de firmeza para adaptar el colchón a las diferentes épocas en las que podemos ir variando la postura en que dormimos o adaptarnos a las necesidades (es posible que tengamos una época en que necesitamos y sentimos que nos va mejor dormir con el colchón algo más firme o decidamos cambiar para probar qué nos viene mejor).

Obviamente no es una decisión fácil, pero creo que lo será mucho más si eliges un colchón en el que puedas analizar las diferentes opciones. No olvides que tenemos otros vídeos relacionados a las almohadas y otros aspectos del colchón. Puedes verlos en nuestro portal Fisioterapia Online.

¿Te ha gustado el vídeo? ¡Valóralo!
Promedio: 4.2 (5 votos)

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar