Qué es la fibrólisis diacutánea, para que sirve y como funciona

Publicidad
No hay votos
153
0
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Método de tratamiento que mediante el uso de ganchos especiales se logra tratar el dolor presente en el sistema musculoesquelético, ya que con la aplicación de ganchos curvados movilizados contra la piel sobre la musculatura afectada se logra la destrucción de adherencias y cuerpos irritativos que causan dolor muscular. Continúa leyendo y conoce más acerca de la Fibrólisis Diacutánea también conocida como técnica de Ganchos:

Historia de la Fibrólisis Diacutánea

La técnica de Fibrólisis Diacutánea fue creada en Suecia por Kurt Ekman en 1970, fisioterapeuta sueco que, después de trabajar durante muchos años con James Cyriax (inventor del "Masaje transversal profundo Cyriax), después de la Segunda Guerra Mundial, decidió desarrollar su técnica en el masaje transversal profundo. Kurt Ekman se dio cuenta de que le resultaba difícil alcanzar con precisión ciertas adherencias ubicadas en profundidad manualmente. De allí surgió la idea de utilizar ganchos para alcanzar de manera más específica y más profunda el tejido fibroso. Siendo así inicia las primeras formaciones de la Fibrólisis Diacutánea en Bruselas para el año 1980. Al fallecer deja a cargo la difusión de la técnica de Fibrolisis Diacutánea a los fisioterapeutas Pierre Duby y Jean Burnotte, fisioterapeutas de la Universidad Libre de Bruselas.

Cómo se trabaja con la Fibrólisis Diacutánea

Al iniciar con la técnica de Fibrólisis Diacutánea el fisioterapeuta realiza una palpación digital que consiste en un tipo amasamiento manual que permite definir de manera aproximada las áreas anatómicas a tratar. La herramienta terapéutica que se usa es un gancho terapéutico de forma angulada diseñado con acero inoxidable lo que permite ejecutar la técnica si generar afecciones en la piel. Ahora bien con este gancho se precisa la zona afectada, al mismo tiempo que se empieza a suavizar la localización precisa de las fibras conectivas adheridas o los corpúsculos fibrosos presentes. Gracias a diferentes técnicas específicas, los ganchos actúan sobre las fascias para aflojar las adherencias permitiendo recuperar el rango de movimiento funcional disminuidos y normalizar los planos deslizantes. Los efectos son medibles desde las primeras sesiones, y los efectos a largo plazo se mantienen de acuerdo con la rigidez de los tejidos que se movilizarán.

Cómo funciona y cuáles son los efectos de la Fibrólisis Diacutánea

La Fibrólisis Diacutánea, actúa de forma no invasiva en el tejido conectivo en general, los efectos fisiológicos que produce se pueden agrupar en tres grupos dependiendo de su acción:

  • Acción mecánica: se rompen adherencias, corpúsculos fibrosos y adhesiones entre diferentes planos deslizantes después de un hematoma.
  • Acción circulatoria: aumenta la circulación en los sistemas sanguíneos y linfáticos.
  • Acción reflejo en el sistema musculoesquelético regulando el tono muscular en caso de presencia de puntos gatillo.

Usando maniobras de movimientos cortos con el gancho, se puede romper las fibras conectivas responsables de las adherencias. De hecho, el enganche permite alcanzar estructuras profundas y movilizar estructuras pequeñas no accesibles o difíciles de alcanzar con los dedos. El objetivo de la Fibrólisis Diacutánea es hacer que retorne la movilidad normal de los músculos y la fascia, permitiendo que los tejidos blandos (músculos, fascia, etc.) se deslicen uno sobre el otro con lo que también se consigue alivio del dolor.

Indicaciones y Patologías tratadas con la Fibrólisis Diacutánea

La terapia de Fibrólisis Diacutánea ofrece buenos resultados en algunos trastornos musculoesqueléticos, siendo eficaz en el tratamiento de:

  • Cicatrices postoperatorias o queloides: ya que rompe las adherencias presentes en el tejido cicatricial.
  • Adherencias tras eventos traumáticos (choques, contusiones, esguinces, etc.); fomenta la correcta alineación de las fibras reparadoras.
  • Algias del sistema musculoesquelético: con la instrumentación se genera hiperemia local lo que contribuye la producción y la llegada de endorfinas a la zona afectada.
  • Dolor inflamatorio y no inflamatorio del sistema musculoesquelético: codo de tenista, tendinopatías, Pubalgia, tortícolis, entre otras...): se inhibe y relaja los músculos en contracción sostenida, lo que disminuye eficazmente el dolor muscular.
  • La prevención de trastornos musculoesqueléticos vinculados a la actividad deportiva: se previene la aparición de restricciones en el tejido musculoesquelético posterior a procesos cicatriciales producto de lesiones deportivas. 
¿Te ha gustado el vídeo? ¡Valóralo!
No hay votos

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar