Encuentra tu clínica más cercana

Mapa de provincias de España A CORUÑA PONTEVEDRA OURENSE LUGO ASTURIAS LEÓN ZAMORA SALAMANCA CÁCERES BADAJOZ HUELVA SEVILLA CADIZ CANTABRIA PALENCIA VALLADOLID ÁVILA TOLEDO CIUDAD REAL CÓRDOBA MÁLAGA BURGOS SEGOVIA SORIA VIZCAYA GUIPUZCOA ÁLAVA LA RIOJA MADRID NAVARRA GUADALAJARA CUENCA ALBACETE JAÉN GRANADA ALMERÍA MURCIA HUESCA ZARAGOZA TERUEL CASTELLÓN VALENCIA ALICANTE LLEIDA TARRAGONA BARCELONA GIRONA SANTA CRUZ DE TENERIFE LAS PALMAS BALEARES CEUTA MELILLA

¿Cómo se soluciona una fractura de peroné?

¿Cómo se soluciona una fractura de peroné?
  • Avatar
    (no verificado)
No hay votos
943
0
0

La zona lateral del tobillo resulta ser más inestable que la interna, por lo cual las fracturas del peroné no son infrecuentes cuando se tratan de lesiones de tobillo. Cuando la región distal del peroné se fractura, se hace presente una sensación de crujido lateral al tobillo acompañada de insoportable dolor y notable edema o hinchazón. Desde el momento de la lesión se deben tomar medidas terapéuticas enfocadas en solucionar este tipo de fractura. A continuación, hablaremos un poco acerca de cuáles son las estrategias terapéuticas para solucionar una fractura de peroné:

¿Qué ocasiona una fractura de peroné?

Un simple esguince o torcedura de tobillo puede conllevar a una fractura del peroné, ya que la zona distal de esta estructura está enlazada a los huesos del pie mediante unos fuertes y resistentes ligamentos que, al sufrir una lesión como un esguince, estos tracciona tan fuertemente sus inserciones óseas que rompen al hueso en algún punto. Esta situación puede darse como consecuencia de actividades deportivas como el fútbol o basquetbol, así como también en la realización de actividades recreativas como la danza. Sin embargo, las situaciones traumáticas como un accidente automovilístico o caídas pueden conducir a esta lesión ósea.

¿Qué hago ante una fractura de peroné?

Ante un traumatismo, caída o accidente antes que nada debe alertar a los servicios de emergencia, mientras los profesionales de salud llegan al sitio puede llevar a cabo las siguientes recomendaciones:

  • Primero que nada, ante la sospecha de una lesión de esta magnitud es necesario mantener la calma y no mover la pierna ni el tobillo que sospeche que está lesionado, seguidamente inmovilícela lo mejor posible. 
  • Si se trata de una fractura abierta, es decir, si se ve expuesto el peroné por fuera de la piel, cubra la rotura abierta con un apósito o en su defecto con una tela lo suficientemente limpia para evitar infecciones, esto con la finalidad de evitar hemorragias. No intente por ningún motivo alinear los fragmentos fracturados, ya que puede ocasionar mayores daños, tenga en cuenta que, en las adyacencias del peroné se encuentran vasos y nervios que pueden lesionarse con los bordes filosos del hueso fracturado.
  • Ahora bien, si la piel está conservada envuelva una bolsa de hielo o una compresa fría/criogel en un paño y enfríe cuidadosamente el área lesionada (no ponga hielo directamente sobre la piel) para evitar la hinchazón. Otra alternativa, es enfriar la zona con paños húmedos.

¿Cómo se trata una fractura de peroné?

Una vez el lesionado llegue al servicio de emergencia será atendido por un profesional especialista en traumatología y ortopedia, el cual indicará estudios de imagen para determinar el trazo de la fractura y las estrategias de tratamiento a utilizar. Si la rotura no es grave, el posible que el traumatólogo indique un inmovilizador o bota tipo Walker, para que inmovilice la zona lesionada durante al menos 6 semanas, para ayudar a la curación y prevenir el desplazamiento de los fragmentos. 

Si la fractura es tan grave que la piel se desgarra, el dolor es intenso y existe un sangrado importante, la lesión requiere de un tratamiento quirúrgico para su solución. Durante la operación, el traumatólogo primero alinea los fragmentos fracturados y los fija con una placa de unos 10 cm de largo aproximadamente y con varios tornillos (esto varía en cada caso). Después de la cirugía, la zona operada se inmoviliza con un yeso o férula durante unas seis u ocho semanas. 

El proceso de curación lo comprueba el médico mediante controles radiológicos que son realizados de manera periódica. Si se ha comprobado que el hueso ha podido sanar, se puede llevar a cabo el proceso de rehabilitación mediante fisioterapia para ayudar a fortalecer el hueso y el tejido circundante (músculos, tendones y ligamentos). 

La solución definitiva de esta lesión se logra después de unos 4-6 meses, pero sólo es posible que la misma se logre de manera óptima, si en el proceso de recuperación se lleva a cabo un adecuado proceso de rehabilitación. Para apoyar tu proceso de recuperación, te dejamos a continuación el siguiente vídeo:

Rehabilitación de fracturas de tobillo con ejercicios, automasajes y estiramientos

Diversas estructuras se ven comprometidas en esta lesión de tobillo, para recuperar la fuerza muscular, amplitud y funcionalidad de dicha articulación, te mostramos en este vídeo un protocolo terapéutico constituido por ejercicios, automasajes y estiramientos para el tratamiento de las fracturas del peroné:

Si el curso de recuperación no se complica, el pronóstico suele ser muy bueno en la mayoría de los casos. Los síntomas residuales como la inflamación residual, sensación de entumecimiento o sensibilidad alterada pueden persistir ocasionalmente durante varios meses, pero generalmente desaparecen por completo y sin dejar secuelas. Las consecuencias a largo plazo, como la disfunción permanente de la articulación o el dolor crónico, son de esperar principalmente después de lesiones más traumáticas, como aquellas que involucran una dislocación o cuando se tratan de fracturas abiertas.

Y además:
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!
No hay votos

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar