Fracturas pie y tobillo

Fracturas pie y tobillo

La fracturas de pie y tobillo son bastante comunes. Una mala caída, un mal movimiento o algún traumatismo puede generar una fractura. La recuperación es mucho mejor cuando el paciente conoce qué debe hacer y qué no, mientras sigue su tratamiento fisioterapéutico.
Fracturas pie y tobillo

Fracturas pie y tobillo

Las fractura de pie y tobillo son lesiones que no pasan desapercibida ya que el pie y tobillo se encuentran expuestos a innumerables traumatismos, el ritmo de vida de cada persona, las actividades que se realizan a diario pueden conllevar a accidentes y provocarnos un mal rato.

¿Qué es una Fractura de Pie y Tobillo?

El pie y tobillo se encuentra conformado de múltiples huesos, estos se encuentran compuestos por un tipo de tejido conectivo reforzado con calcio y células óseas. Los huesos en su interior presentan un centro más blando, lo que se conoce como médula y en ella se producen las células sanguíneas. Una fractura de pie y tobillo no es más que la pérdida de continuidad ósea, la causa más común es por traumatismo directo, bien sea una caída, un mal golpe, lesiones deportivas, condiciones de salud como la osteoporosis, entre otros.

Tipos de Fracturas de pie y de tobillo

Existen varios tipos de fracturas de pie y tobillo, hay algunos que suelen ser más complejos que otros, esto dependiendo de cómo haya sido la potencia, fuerza y dirección ejercida del traumatismo en el hueso que se encuentra implicado, hay factores como la edad y la salud en general que predisponen a estar expuesto a lesiones como las fracturas.

Las fracturas de pie y tobillo más comunes son:

  • Fracturas en pronación-abducción.
  • Fracturas en supinación-aducción.
  • Fracturas por pronación-rotación externa. L
  • Fracturas por supinación-rotación interna.
  • Fracturas del hueso sesamoideo
  • Fracturas de la parte media del pie (metatarsiano)
  • Fracturas en los dedos (falanges)
  • Fracturas del hueso Cuneiforme
  • Fracturas del hueso Escafoides
  • Fracturas del hueso Cuboides
  • Fracturas del hueso Astrágalo
  • Fracturas del hueso Calcáneo

Síntomas al presentar una Fractura de Pie y Tobillo

Cada fractura tiene particularidades específicas, que dependiendo del mecanismo de producción de la fractura, la localización y el estado general previo del paciente, existe un conjunto de síntomas que es común en las fracturas.

En las de fracturas de pie y tobillo la sintomatología es la siguiente:

  • Dolor
  • Limitación funcional
  • Deformidad
  • Hematoma
  • En algunas ocasiones luego de producirse la fractura suelen presentar fiebre sin que exista una infección.
  • Entumecimiento y cosquilleo

Diagnóstico de una Fractura de Pie y Tobillo

El traumatólogo para descartar una fracturas de pie y tobillo realiza un examen físico y exámenes complementarios como lo son los estudios por imagen.

  • Radiografías ya que con esta se observa a primera instancia la integridad del hueso.
  • Resonancia Magnética, con este estudio se puede observar la integridad de los órganos y así verificar que la fractura no haya causado daño más profundos.

Tratamiento Médico de una fractura de Pie y Tobillo

El tratamiento de una fractura de pie y tobillo va a depender del grado de complejidad y localización de la misma. En la mayoría de los casos el tratamiento es quirúrgico y así recolocar el hueso en su posición original. Muchas veces en estas intervenciones para unir el hueso que está fracturado hacen uso de clavos, tornillos o planchas, en caso de que sea introducido un clavo este será retirado luego de que la fractura de pie y tobillo consolide. Si no hay necesidad de insertar un clavo, el hueso se restaurará de forma natural. Los huesos comenzarán a producir células y vasos sanguíneos que irán cerrando las partes fracturadas del hueso hasta recobrar su forma original. También se pueden utilizar injertos óseos para acelerar la cicatrización que producen estas células.

Cuando la fractura de pie y tobillo se ha desplazado más de lo normal, es decir de su posición original se lleva a cabo una osteosíntesis, que consiste en una cirugía para recolocar los huesos en su lugar, en esta intervención hacen uso de placas, tornillos, agujas o cerclajes con alambres.

Tratamiento Fisioterapéutico de una fractura de Pie y Tobillo

La rehabilitación física de una fractura de pie y tobillo inicia desde el momento que le es retirado el yeso o la inmovilización que tenga en el momento, esto generalmente ocurre después de los 21 días.

El tratamiento en una fractura de pie y tobillo en primera instancia va enfocada en las siguientes fases.

Fase I – Fase de Protección

En postoperatorio de fractura de pie y tobillo lo primero que vamos a encontrar es la zona inflamada y dolor, el objetivo primordial en esta fase es disminuir el dolor y la inflamación, con el uso respectivamente de crioterapia, drenaje linfático manual y electroanalgesia, con sumo cuidado ya que aún los puntos no se encuentran cicatrizados.

Fase II – Fase de Movimiento Controlado

Luego de haber superado la etapa anterior se debe realizar movimientos activos asistidos para así mejorar la rigidez articular o capsulo ligamentoso presente, se empieza el trabajo propioceptivo, estiramientos y ejercicios de fortalecimiento muscular de forma isométrica, estos ejercicios a medida que transcurre el tiempo serán con mayor intensidad, los ejercicios dejarán de ser isométricos y pasarán a ser isotónicos, la modalidad del ejercicio dependerá del fisioterapeuta encargado de la recuperación de la fractura de pie y tobillo. No nos olvidemos de la cicatriz, esta debe trabajarse y liberar esa adherencia presente.

En esta fase también es adecuado el uso de otros agentes que permiten acelerar un poco el proceso de consolidación ósea, como lo es la magnetoterapia.

Fase III – Fase de vuelta a la Función

En este nivel de tratamiento para las fracturas de pie y tobillo la limitación funcional es menos, ya no debería existir ninguna de las sintomatologías ya descritas. Una vez exista movimiento y capacidad en el paciente, se debe hacer un trabajo de readaptación funcional al paciente. En el caso de que sea un deportista hay que tener en cuenta que existe una cuarta fase este caso sería de una readaptación deportiva, teniendo en cuenta que una fractura de muñeca en un tenista nunca será igual que la de un futbolista, esta no tendrá la misma repercusión e importancia. La readaptación funcional del deportista debe llevarse junto con el gesto deportivo según la disciplina que este practique.

Fracturas pie y tobillo 6 elementos