“Sino me cruzo de piernas al toser… pierdo”. Qué es y cómo puedo solucionarlo

“Sino me cruzo de piernas al toser… pierdo”. Qué es y cómo puedo solucionarlo
arriba
Me gusta
11706
221
5
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Son muchas las pacientes que acuden a consulta y me sueltan cosas como “si no me cruzo de piernas al toser, pierdo”, “si corro y no llevo salvaslip me tengo que cambiar de bragas”, “como cuenten un chiste y me pille con la vejiga llena…”. En este artículo voy a explicar qué es la incontinencia urinaria de esfuerzo y qué herramientas tenemos para solucionarla.

Incontinencia urinaria de esfuerzo

La incontinencia urinaria de esfuerzo es la pérdida involuntaria de orina al realizar un esfuerzo. Esto no significa que se escape todo el contenido de la vejiga, simplemente con notar humedad ya se considera incontinencia de orina. 

En la actualidad, la estadística asusta y los porcentajes de gente con este problema son elevadísimos. Esto es un problema, sí, lo sé, es común, todos conocemos a alguien que le pasa, si es que no nos pasa a nosotros, pero NO es estar sano, es PATOLÓGICO.

¿Cómo se contiene la orina​?

Para que la orina no se escape necesitamos que el sistema vesical y el sistema nervioso (los nervios que comunican el sistema urinario y el cerebro) se encuentren en óptimo estado, hasta aquí lógico. 

El sistema vesical está formado por la vejiga, el esfínter y la uretra. La vejiga es el “contenedor” de orina y está formado por un músculo llamado detrusor que en situación normal está relajado, para que la vejiga se vaya llenando como si fuese un globo.

Para que la vejiga no pierda orina tenemos el esfínter que es una especie de llave de paso. Cuando el detrusor se estira en exceso, a través del sistema nervioso, el cerebro es informado que la vejiga está llena. Entonces si tenemos un baño cerca y la posibilidad de orinar, el cerebro da permiso para que el detrusor se contraiga y se relaje el esfínter, de este modo, sale la orina a través de la uretra al exterior.

estructura del suelo pélvico

Muchas personas tienen un debilitamiento del suelo pélvico causado: por un parto, una lesión en la zona, por estreñimiento, medicament

os o cirugías entre otras muchas cosas… Tienen dañadas algunas de estas estructuras que realizan la contención de la orina y, cuando se produce un esfuerzo, el esfínter no puede mantenerse cerrado y se pro

duce la incontinencia.

Ahora ya sabemos cómo podemos mantener en la vejiga la orina, así que os voy a explicar cómo se puede es

capar. 

presiones en el vientre y suelo pelvicoEl diafragma es un músculo que va de las lumbares (las vértebras que están a la altura de la cintura) hasta el esternón (el hueso que está entre las mamas, al que se le unen las costillas).

Ese músculo durante los esfuerzos desciende empujando todo el contenido de la cavidad abdominal (estómago e intestinos) contra la pared abdominal (transverso profundo del abdomen) y es entonces, si no tenemos un buen tono abdominal y hacemos un esfuerzo, cuando ese empuje del diafragma sobre las vísceras no es amortiguado, rebotando en un ángulo de 90º y comprimiendo las estructuras viscerales que están en el interior de la pelvis (útero, vejiga y recto).

De esa manera, la presión sobre la vejiga aumenta y si no tenemos la musculatura del suelo pélvico bien, esta no es capaz de aguantar la presión y se abre, dejando pasar la orina de la vejiga a la uretra a través del cuello vesical.

presión y vejiga en incontinencia

¿Qué se considera esfuerzo?

Correr, toser, cantar, saltar, gritar… es por eso que colectivos como músicos, profesores, atletas, bronquíticos… son personas que deberían tener especial cuidado con su suelo pélvico para que esto no ocurra.

¿Qué soluciones tenemos?

La solución pasa por un entrenamiento del suelo pélvico. La musculatura del suelo pélvico está formada por dos tipos de fibras musculares: las tónicas, cuya función es el soporte de las vísceras de la cavidad pélvica y son aproximadamente el 80% de las fibras; y las fásicas que aportan fuerza al músculo y son el 20%. Cuando queremos entrenar un músculo debemos activar el 100% de las fibras y esto se realiza mediante dos tipos de ejercicios:

  •  La Gimnasia Abdominal Hipopresiva: trabaja la parte tónica de estos músculos. Es un tipo de ejercicio abdominal que fue pensado por M. Caufriez cuando descubrió que las mujeres que querían recuperar su abdomen tras el parto, realizaban abdominales clásicos y presentaban una disminución del tono de suelo pélvico, incluso un problema de incontinencia, vamos lo que os hemos explicado de la hiperpresión sobre la vejiga. Con la Gimnasia Abdominal Hipopresiva, se consigue trabajar el abdomen sin tener efectos negativos en el suelo pélvico, recuperando la amortiguación abdominal y restando trabajo de amortiguación de esfuerzos al suelo pélvico.
  •  Los ejercicios de contracción-relajación: trabajan las fibras voluntarias del suelo pélvico que ayudan al control de esfínteres y también a mejorar la calidad de las relaciones sexuales.

Además existen bolas chinas y otras cosas que pueden ayudar a mantener el tono ganado con los ejercicios, prometo hablaros de esto en próximos artículos.

Si tenéis  este problema o dudas de como tenéis el suelo pélvico, no dudéis en realizaros una valoración con un fisioterapeuta experto en uroginecología que os mostrará cómo solucionar vuestro problema.

 

Ver comentarios (5)

Avatar

Hola!! me gusta el reportaje, pero... añadiría... que el método pilates trabaja la recuperación del suelo pélvico, así como le da fuerza y tono muscular, pues toda la respiración parte desde la subida del SP hasta el cierre de las costillas, mantenemos elevado, mientras volvemos a inhalar abriendo la caja torácica, y al exhalar volvemos a elevar más el SP.
A diferencia con el hipopresivo (el cual respeto, pero no comparto) en pilates siempre respiramos, no dejamos a nadie en apnea... es más .... no consentimos que se trabaje sin respiración. Si nacemos con una inhalación y morimos con una exhalación,.... pq fomentar el no respirar cuando es un gran beneficio enseñar a trabajar estas musculaturas con respiraciones?

Imagen de Administrador Fisioterapia
Administrador Fisioterapia

Hola, hay una gran diferentcia y es que con el pilates trabajas la musculatura superficial y activa y con los hipopresivos trabajas más una musculatura más profunda y más encargada de la potura, no de contracciones puntuales.

Imagen de Hazia Fisioterapia
Hazia Fisioterapia

el pilates va genial para muchas cosas, pero precisamente para el suelo pélvico no, porque no trabajas las fibras reflejas que son las que realmente presentan problemas en 1 de cada 3 mujeres. No considero el pilates efectivo para paliar los problemas de suelo pélvico ya que no se trabaja el tono de la musculatura y mucho menos como te han comentado ya, la musculatura profunda. Cerrar las costillas descendiendo el diafragma produce hiperpresión y eso en sí ya es un problema para el suelo pélvico, de modo que yo, como profesiona experta en suelo pélvico no recomiendo pilates para trabajar el suelo pélvico, de hecho, lo desaconsejo al menos toda la parte donde se realiza hiperpresión. En cuanto al tema de las apneas se realiza para reactivar el sistema ortosimpático y de esa manera acelerar procesos ciertos procesos en el cuerpo y la vascularización y contracción de ciertas vísceras como por ejemplo el útero. Las personas que no pueden realizar apneas, no las realizan, la "magia" de los hipopresivos no es la apnea es la postura!

Avatar

Gran contestación Hazia Fisioterapia. Me ha encantado la frase con la que acabas y es que es una realidad que mucha gente que dice conocer hipopresivos no sabe ni aplica cuando los enseña: "la `magia´ de los hipopresivos no es la apnea es la postura".
Te felicito por el post, me ha gustado mucho y espero poder leer más tuyos sobre este tema.
Un saludo

Avatar

ME ENCANTA ESTE LUGAR, ESTOY APRENDIENDO MUCHO .AHORA QUE YA SOY UNA ABUELA DE 64 AÑOS TENGO MÁS TIEMPO Y PUEDO MEJORAR MÍ CUERPO MEDIANTE ESTOS CONSEJOS. ¡¡¡GRACIAS A TODOS!!!

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar