Tendinitis del bíceps femoral

Tendinitis del bíceps femoral

La tendinitis del bíceps femoral es muy común, por eso es de gran importancia conocer cuáles son sus causas, su tratamiento y cómo prevenirla. Existen técnicas de automasajes y estiramientos que son de gran ayuda para la recuperación de esta lesión.
Tendinitis del bíceps femoral

Tendinitis del bíceps femoral

La tendinitis del bíceps femoral es muy común, especialmente ahora que el running está muy difundido y cada vez más personas lo practican. A continuación, te presentamos un pequeño resumen sobre: qué es la tendinitis del bíceps femoral, cuáles son sus causas, cómo se diagnostica y el tratamiento médico y fisioterapéutico para esta lesión.

Qué es la tendinitis del bíceps femoral

Para hablar de la tendinitis del bíceps femoral debemos conocer qué es el bíceps femoral.

El bíceps femoral se encuentra en la parte posterior del muslo y es un músculo que forma parte de los músculos isquiotibiales. Esta musculatura está conformada por el bíceps femoral, el semitendinoso y el semimembranoso. Todos ellos se originan a nivel de la tuberosidad isquiática y se insertan en la cabeza del peroné. La función del músculo bíceps femoral es la extensión de la cadera y flexión de la rodilla. Se encuentra inervado por el nervio fibular común y el nervio tibial.

La tendinitis del bíceps femoral es la inflamación de este músculo, específicamente a nivel de la inserción. Viene siendo irritación, micro lesiones y degeneración del tendón muscular a este nivel.

Causas de la tendinitis del bíceps femoral

La tendinitis del bíceps femoral es una patología muy común en deportistas que corren (runners, futbolistas, atletas, entre otros) ocurre por un exceso de tensión o tracción sobre la inserción del músculo en la cabeza del peroné. Afecta sobre todo a personas que:

  • Tienen tendencia a la rotación externa de la pierna.
  • Tienen tendencia a la apertura ilíaca con una rotación externa de la pierna.
  • Tienen un acortamiento del músculo bíceps femoral.

Otros factores predisponentes para la aparición de la tendinitis del bíceps femoral, si se mantienen en el tiempo, son:

  • Una mala técnica deportiva, especialmente deportistas que corren (fútbol, atletismo, entre otros).
  • Uso de calzado inadecuado, especialmente durante la actividad deportiva.
  • Entrenamientos demasiado exigentes sin un acondicionamiento previo.
  • Recurvatum de la rodilla (extensión de la rodilla va más allá de los límites normales).
  • Flexo de la rodilla (imposibilidad de extender la rodilla por completo).

Síntomas de la tendinitis del bíceps femoral

Los síntomas de una tendinitis del bíceps femoral son dolor e inflamación (coloración, dolor, tumor y calor) en la zona donde se inserta el bíceps femoral (cabeza del peroné). El dolor se percibe al inicio y al final del movimiento en la zona lateral de la rodilla y empeora con la actividad física.

Diagnóstico de la tendinitis del bíceps femoral

El diagnóstico de la tendinitis del bíceps femoral se puede realizar a través de la evaluación clínica. Los síntomas, los signos y la evaluación física son suficientes para identificar cuál es el diagnóstico. De igual forma, el médico o fisioterapeuta puede solicitar o realizar una evaluación ecografía, la cual permitirá detallar cuál es la condición real de los tejidos lesionados y si hay otra lesión que no se pudo detectar con la evaluación física.

Tratamiento médico de la tendinitis del bíceps femoral

El tratamiento médico de la tendinitis del bíceps femoral está basado en la reducción de los síntomas. Para lograr este objetivo el médico recomendará la disminución de la práctica deportiva, remitirá al paciente a un fisioterapeuta y recetará antiinflamatorios y analgésicos.

Este tipo de lesión no requiere de una operación o tratamiento quirúrgico, en la mayoría de los casos el tratamiento conservador es suficiente.

Tratamiento de fisioterapia de la tendinitis del bíceps femoral

El tratamiento de la tendinitis del bíceps femoral se basa en disminuir la inflamación y el dolor, disminuir la carga sobre el músculo, potenciar la musculatura y reorientar las fibras para una correcta cicatrización de las mismas. A continuación, te hablaremos un poco de cada uno:  

  • La disminución de la inflamación y el dolor se puede lograr a través del uso de agente físicos como: el frío, laser, TENS.
  • Disminuir la carga sobre el músculo es de gran importancia para la recuperación de la tendinitis del bíceps femoral. Para lograr este objetivo se realizan diferentes estiramientos de los músculos isquiotibiales y de toda la cadena posterior. Además de masajes descontracturantes para el bíceps femoral.
  • Potenciar la musculatura a través de ejercicios excéntricos. Las contracciones excéntricas son aquella donde el músculo se contrae, pero las inserciones se alejan en vez de acercarse, este tipo de ejercicios mejoran la resistencia del músculo, el riego sanguíneo y el estado de la cicatriz luego de una rotura de fibras.
  • La orientación de fibras la haremos a través de un masaje transverso profundo, o un masaje de Cyriax.

Muchos de los ejercicios para la recuperación de una tendinitis del bíceps femoral los puedes realizar en tu casa si sigues los consejos de tu fisioterapeuta. De igual forma, en Fisioterapia Online contamos con varios vídeos y artículos donde encontrarás automasajes y estiramientos que puedes realizar para tratar esta lesión tu mismo. Uno de esos artículos es el siguiente: ¿Cómo tratar la tendinopatía del bíceps femoral con ejercicios, auto-masajes y estiramientos?

Tendinitis del bíceps femoral