circulación pulmonar o menor

Definición

La circulación menor o también llamada pulmonar, es un proceso que realiza un recorrido corto en comparación con la sistémica, y en el cual intervienen los pulmones, el corazón, las venas y las arterias pulmonares, con el objetivo de oxigenar la sangre.

La circulación es un proceso en el que interviene el corazón y los vasos sanguíneos, y que se divide en menor y mayor debido a las estructuras involucradas y al recorrido que realiza cada uno de ellos. Por lo que es un sistema importante para la irrigación de todos los tejidos del cuerpo.

"Es el proceso de transporte de la sangre sin oxígeno desde el ventrículo derecho hacia los pulmones a través del tronco pulmonar y luego hasta la aurícula izquierda"

¿Dónde inicia la circulación pulmonar?

Este sistema inicia en el ventrículo izquierdo del corazón, ya que esta es la cámara por donde sale la sangre desoxigenada que ya cumplió su función en todos los tejidos del cuerpo, para posteriormente llegar a los pulmones mediante los vasos sanguíneos de la región.

¿Cómo ocurre la circulación pulmonar?

La sangre entra a la aurícula derecha del corazón, para luego salir por el ventrículo derecho y así comenzar la circulación pulmonar. Después esta sangre es llevada mediante el tronco pulmonar (arterias) hacia los pulmones donde se les administra oxígeno, para finalmente dirigirse a través de las venas pulmonares hacia la aurícula izquierda y que salga por el ventrículo izquierdo hacia la aorta, con el objetivo de iniciar la circulación sistémica.

¿Qué vasos sanguíneos forman la circulación pulmonar?

A diferencia de la circulación mayor que involucra múltiples arterias, venas, capilares y vénulas que se localizan en el resto del organismo, este proceso solo es realizado gracias a las arterias o tronco pulmonar y a las venas pulmonares que reciben la sangre ya oxigenada proveniente de los pulmones para así llevarla de nuevo al corazón para que sea bombeada a la aorta y luego al resto de los tejidos corporales.

"Si aumenta la presión sanguínea por obstrucción o por daños en el corazón, se producirán síntomas como edema, dificultad respiratoria, taquicardia y mareos"

¿Qué pasaría si fallara la circulación pulmonar?

En caso de que las arterias o las venas se encuentren afectadas por un aumento de presión o alguna obstrucción en su recorrido, se convertiría en un problema para todo el organismo debido a que la sangre no sería capaz de llegar a los tejidos y así posteriormente comenzarían a fallar.

Por lo que es necesario la evaluación médica y posteriormente un tratamiento que disminuya la presión y que evite una disfunción mayor.