Huesos largos

Definición

Los huesos largos se refieren a todas aquellas partes del esqueleto, que tienen formar alargada, lo cual permite identificar un cuerpo y dos extremos llamados epífisis, entonces gracias a esos rasgos son fáciles de identificar.

El esqueleto del cuerpo humano está compuesto de numerosos huesos, los cuales están clasificados de acuerdo a las características que presenta cada uno. Es por esa razón, que encontramos huesos planos, largos y cortos.

"Son estructuras largas que presentan una diáfisis y dos epífisis"

¿Qué significa huesos largos?

Estos dos términos son utilizados en anatomía para identificar a todas aquellas estructuras óseas del cuerpo humano que son alargadas, y que además presentan un cuerpo y dos extremos o puntas.

¿En qué parte del cuerpo tenemos huesos largos?

Los huesos largos se encuentran distribuidos en diversas zonas del esqueleto, esas estructuras son las siguientes:

  1. En el brazo están el hueso húmero, el cubito y el radio.
  2. En piernas se encuentran el fémur, peroné y la tibia.
  3. En manos y pies se ubican las falanges, metacarpianos y metatarsianos.
  4. Y en el tórax está la clavícula.

¿Qué función cumplen los huesos largos?

Para que nuestro esqueleto se prolongue y se desarrolle adecuadamente durante la niñez, necesita de una parte característica de estos huesos, que es conocido como el cartílago del crecimiento. Entonces, gracias a estos cartílagos es que nuestro sistema óseo puede ser más alargado que cuando nacemos.

Además, estas estructuras de gran longitud son aquellas que utilizamos para caminar, desplazarnos, mover los brazos y para la mayoría de las actividades que realizamos diariamente.

Así mismo, estos huesos poseen en su interior una zona compuesta de médula ósea amarilla, la cual es la encargada de producir células adiposas.

"Una de sus funciones es contener a la médula ósea amarilla, que se encarga de producir hematíes y adipocitos"

Lesiones que afectan a los huesos largos

Como los huesos largos son estructuras que utilizamos en la mayoría de las actividades de la vida diaria, estos pueden verse afectadas por lesiones internas o externas. En el caso de las internas, podemos encontrar patologías como lo son los tumores, y en cuanto a las externas, sabemos que los traumatismos fuertes suelen generar fracturas en cualquiera de ellos.

Pero aunque todos pueden resultar lesionados, el fémur, cubito, radio y las falanges, suelen ser más afectadas, lo cual produce alteraciones en las funciones del hueso.

Información sobre los otros tipos de huesos: cortos y planos.