Cirugía de Pinzamiento Femoro acetabular, Cómo se realiza la operación y cómo es su rehabilitación

Publicidad
Promedio: 5 (1 voto)
161
0
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

¿Qué sabes sobre el Pinzamiento Fémoro acetabular en la Cadera? A menudo es confundida con otras afecciones, sin embargo, esta enfermedad tiene características bastante diferentes y específicos. Son variados los tratamientos que en la actualidad se presentan para brindar alivio a los síntomas que se desarrollan por esta enfermedad algunos no son invasivos y otros sí como la Operación de Pinzamiento Fémoro acetabular, de la cual abordaremos a profundidad a continuación: 

¿Qué es un Pinzamiento Fémoro acetabular?

El Pinzamiento Fémoro acetabular es una lesión que consiste en un conflicto mecánico que, altera el movimiento normal en la articulación de la cadera causando que la misma se encuentre bloqueada en ciertos movimientos o posiciones.

Existen distintos tipos de pinzamientos en la cadera, por un lado, la cabeza femoral puede tener depósitos óseos en el borde, de modo que pierde su forma redonda. A este trastorno de la forma también se conoce como pinzamiento tipo Cam. Por otro lado, el acetábulo también se puede estar demasiado bajo o estar su borde demasiado grande. Este trastorno de forma también se conoce como pinzamiento tipo Pincer. El que se presenta más comúnmente es una combinación de ambas causas el cual es llamado pinzamiento tipo Mixto. 

Los cambios en la forma descritos anteriormente pueden causar daños en las cavidades acetabulares y daños en el cartílago articular, lo que puede provocar la aparición de síntomas como:

  • Restricción del movimiento en la articulación de la cadera.
  • Andar cojeando.
  • Dolor en reposo.
  • Dolor inguinal que puede irradiarse a un lateral de la cadera.

Si el pinzamiento Fémoro acetabular ya ha provocado daños en el cartílago, puede desarrollarse posteriormente una artrosis de la cadera (coxartrosis).

Causas del Pinzamiento Fémoro acetabular

El Pinzamiento Fémoro acetabular se produce porque los huesos de la cadera no se forman normalmente durante los años de crecimiento de la infancia, ya sea tipo cam, pincer o mixta ésta deformidad no patológica conduce al daño y a la aparición de dolor en la articulación de la cadera. Las causas exactas están relacionadas con la formación de una forma de cadera desfavorable mecánicamente, pero las mismas no están completamente claras hasta el día de hoy. Una predisposición genética parece jugar un papel esencial y otra causa asociada es el aumento de la tensión en la placa de crecimiento durante una fase de crecimiento acelerado en la edad adolescente. 

Cuando los síntomas se desarrollan, generalmente indica que hay daño en el cartílago o labrum y es probable que la enfermedad progrese. Debido a que las personas atléticas pueden trabajar la articulación de la cadera más vigorosamente, pueden comenzar a experimentar dolor antes que aquellos que son menos activos. Sin embargo, el ejercicio no causa el Pinzamiento Fémoro acetabular.

Cuando se realiza la cirugía

En un primer momento se indica tratar esta lesión con tratamiento conservadores no invasivos que mejores la funcionalidad de la cadera, en algunos casos tratar eficazmente esta lesión es posible por la tonificación de los grupos musculares que convergen en la cadera y que estabilizan la cadera. También se puede hacer uso de métodos fisioterapéuticos como la magnetoterapia, laser, ultrasonido, corriente analgésica entre otros, si ninguno de los anteriores surte efectos notables se toma en cuenta la infiltración intra articular y extraarticular (en la región trocantérea) con anestésicos y esteroides. Ahora bien, en los casos que ninguna de las intervenciones anteriormente mencionadas resulte beneficiosa en el Pinzamiento Fémoro acetabular y los síntomas de la misma persistan se hace necesaria la cirugía para preservar la articulación el mayor tiempo posible y evitar un mayor daño a la articulación de la cadera.

  • Retrasarlo lo más posible
  • Agotar todos los recursos terapéuticos

En Qué Consiste la Cirugía

Básicamente, el Pinzamiento Fémoro acetabular se puede tratar quirúrgicamente de manera abierta con apertura de la articulación de la cadera o artroscopicamente, siendo este último el abordaje más utilizado en la actualidad por el reducido tiempo de recuperación que el mismo ofrece. Cualquiera que sea el abordaje quirúrgico, el enfoque es el mismo, eliminar la anomalía en el hueso mediante un fresado acetabular, femoral o ambas, con lo que se elimina la porción ósea que sobresale, con esto se lograr eliminar la constricción y se evita que el cuello femoral golpee el labio de la articulación. Si el labrum de la cadera ya se ha dañado, esta proporción se eliminará en caso de que no se pueda volver a unir debido a los signos de desgaste. Además, si el daño del cartílago ya existe en la articulación, se puede alisar o tratar mediante unas microfracturas que puede iniciar la formación de cartílago de reemplazo.

La operación de pinzamiento fémoro acetabular puede ser realizada bajo anestesia total o espinal, siendo las técnicas más usadas las siguientes:

  • Cirugía de cadera abierta: aquí la articulación de la cadera es abierta, y el fémur y el acetábulo son separados a través de una incisión realizada anteriormente, lo que permite una vista óptima de ambas partes de la articulación. Seguidamente la musculatura que se une al trocánter mayor se separa sin despegar el tendón del hueso, con una osteotomía de trocánter. Posteriormente se procede a arreglar el daño presente. Al final de la operación, los tendones y sus huesos se vuelven a unir al fémur sin dañar su estructura o función. 
  • Artroscopia de cadera: aquí las incisiones son pequeñas y a través de ellas se inserta los instrumentos en la articulación de la cadera. Estos instrumentos son el llamado artroscopio, un instrumento tubular con una fuente de luz, un dispositivo de suministro y succión de fluidos y canales para la inserción de instrumentos quirúrgicos necesarios para reparar el pinzamiento presente.

Resultados Esperados

Ya sea por técnica quirúrgica abierta o cerrada, se espera brindarle a la articulación de la cadera una forma biomecánicamente estable que permite el movimiento sin el pinzamiento de estructuras intra-articulares. Además, de conseguir corregir el pinzamiento fémoro acetabular también se espera retrasar la progresión del desgaste articular y la aparición de artrosis. Además, de la progresiva restauración de la movilidad de la cadera sin presencia de restricciones, molestias o dolor.

  • Buen resultado en más del 80% de los casos
  • Depende entre otras cosas de la correcta indicación de la cirugía

Rehabilitación Post Quirúrgica

Inmediata a la intervención

  • Reducir la inflamación y dolor
    En el caso de una intervención abierta de cadera, es mayor la inflamación por la cantidad de tejido separado y reparado como ligamentos, tendones, labrum, cartílago y por supuesto el tejido óseo. Por ello es necesario inmediatamente posterior a la cirugía iniciar tratamiento enfocados en la reducción del dolor y la inflamación.
  • Comenzar a estimular la contracción
    La contracción muscular reduce el dolor, estimula el drenaje de la hinchazón y permite una recuperación más rápida. En el caso de una cirugía artroscópica de cadera la estimulación de la contracción de la zona intervenida puede darse en poco tiempo a diferencia de la cirugía abierta.

Posteriormente

  • Asegurar la calidad de la cicatriz
    Movilizar los tejidos blandos separados inmediatamente posterior al retiro de las suturas o grapas quirúrgicas en la cadera, permite estimular la flexibilidad de la cicatriz y disminuir el riesgo de formación de adherencias cicatriciales que reduzcan la adecuada movilidad de la cadera.
  • Estiramiento de Flexores y aductores de cadera
    Una de las causas de aparición de esta lesión en la tensión y contracción sostenida de estos grupos musculares, así que para evitar molestias posteriores al procedimiento quirúrgico es necesario brindarles la flexibilidad y el estiramiento necesario a estos grupos musculares.
  • Fortalecer musculatura 
    Es necesario fortalecer la musculatura rotadora de la cadera y fortalecer el Core, lo que proporciona una mayor estabilidad a la cadera intervenida.
  • Readaptación funcional
    Regresar a su funcionamiento óptimo es posible en poco tiempo si cumple con las medidas terapéuticas necesarias. Las actividades serán enfocadas en aprender a descargar peso en la cadera operada sin miedo a sentir dolor o molestia con lo cual se logra recuperar el equilibrio y el control neuromuscular de la región de la cadera que le permite retornar a sus actividades laborales, recreativas o de ocio sin complicaciones.
¿Te ha gustado el vídeo? ¡Valóralo!
Promedio: 5 (1 voto)

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar