Síndrome del Músculo Piramidal o Piriforme - Todo lo que necesitas saber

Publicidad

Esta es una magnífica colección de vídeos sobre el síndrome del músculo piramidal o piriformis, con todo tipo de explicaciones sobre sus causas, su tratamiento y su prevención.

Además te ofrecemos muchos ejercicios, masajes y estiramientos para que puedas ayudarte a mejorar este doloroso problema de la nalga o cadera que puede provocar una falsa ciática o ciática piramidal.

Síndrome del Músculo Piramidal o Piriforme - Todo lo que necesitas saber

Síndrome del piramidal síndrome del músculo piramidal o piriforme

¿Qué es el síndrome del piriforme? ¿Qué es el síndrome del piramidal?

El mayor enemigo de los pacientes con el síndrome piriforme es la falta de conocimiento de esta enfermedad. Este síndrome a menudo no se diagnostica o se confunde con lumbociática.

El  músculo piriforme o piramidal es un músculo con forma de triángulo delgado, dividido en 3 lotes, procedentes del sacro en la  S2-S4,  es el único músculo que se origina directamente en el hueso.

Corre en sentido horizontal y oblicuo hacia abajo, inferior al músculo glúteo menor y superior al obturador interno. El tendón del músculo piriforme se inserta en la parte superior del trocánter mayor y pasa por la región posterior de la cuenca. Este pequeño músculo actúa como rotador externo del fémur con la cadera en posición neutra, mientras que hace rotación interna con la cadera flexionada a 90°.

Puede estar sujeto a endurecimiento y fenómenos hipertróficos, fenómenos que pueden desencadenar el llamado  síndrome piriforme  (o, más comúnmente,  el síndrome del piramidal).

Una disfunción del músculo piramidal puede causar una rotación o inclinación anterior de la pelvis.

Este síndrome afecta principalmente a mujeres (6:1 que en los hombres), en los casos más graves pueden ser incapacitantes, a fin de limitar las actividades diarias. En la anatomía, en el 80-90% de los sujetos el nervio ciático no cruza el piriforme, en el 10-15% el nervio ciático pasa a través de todo o parte del músculo piriforme.

Este síndrome se suele llamar falso ciático porque da sintomatología de ciática pero no es por el ciático. El nervio ciático está formado por las raíces nerviosas de la cuarta lumbar hasta la tercera sacra. Este nervio contribuye a suministrar tanto la sensación como el control muscular de la pierna. El músculo piriforme se encuentra justo encima del nervio ciático al salir de la escotadura ciática. El síndrome piriforme, a menudo diagnosticado como ciática, se produce cuando el músculo piriforme se tensa, presionando al nervio ciático y resultando los síntomas relacionados con el nervio irradiados hacia la pierna.

El  nervio ciático puede ser causada por el síndrome del piriforme, es decir, la compresión del nervio ciático cuando pasa al lado del músculo.

El examen generalmente de Lasègue es negativo, pero los movimientos contra la resistencia en abducción o aducción causan dolor severo o terrible.

Si el malestar llega a la rodilla, algunos pacientes tienen una cojera al caminar porque a cada paso experimentan un dolor en ese área, pero en la mayoría de los sujetos mantenerse en movimiento o caminar proporciona alivio.

El  dolor,  en las piernas,  es  insoportable pero también  puede ser causada por una hernia de disco, estenosis lumbar, tumor, un hematoma en los músculos isquiotibiales internos (semimembranoso, semitendinoso y bíceps femoral) o del músculo piramidal de la pelvis, en caso de inflamación aumenta de volumen y comprime el nervio ciático, causando dolor en la nalga y miembros inferiores.

A menudo se confunde lumbociática por  hernia de disco con el síndrome piriforme ya que tanto hacen sufrir a lo largo del trayecto del nervio ciático.

En el caso del síndrome del piriforme, suele ser por la hipertrofia del músculo o la hiperintensidad del nervio ciático.

El dolor por compresión del nervio ciático se puede dar por aplastamiento en la zona exterior del agujero ciático mayor o  por asfixia  entre las fibras del piriforme.

Causas del síndrome del piriforme - Causas del síndrome del piramidal

La causa más común parece ser el trauma directo o trauma repetitivo de las adherencias de la nalga que causan micro cicatrices en la zona.

Las operaciones quirúrgicas en la región abdominal y la cadera a menudo provocan la formación de adherencias que alteran la estructura y dinámica del tronco, esto puede causar la disfunción y la retracción del músculo piriforme.

Un dolor muy intenso puede ser causado también por una menor diferencia de longitud de las piernas, mala postura, que mantiene el músculo en tensión o miofibrosis que aprieta el músculo piriforme.

Rara vez  los atletas sufren de este síndrome, los corredores y los bailarines son los atletas de mayor riesgo, pero sufren en mayor medida una distorsión del tobillo.

Síntomas del síndrome piriforme - Síntomas del falso ciático

Los síntomas relacionados con este síndrome son dolor, entumecimiento u hormigueo en la parte posterior de la pierna. A veces estos síntomas relacionados con el nervio ciático pueden ser sordos y constantes y en otros momentos pueden ser agudos. Una sensación de opresión o un dolor profundo en la región de los glúteos también es común. En los casos más significativos, puede haber debilidad en las piernas. Una disfunción del músculo piriforme puede estar acompañada de dolor en la ingle, abdomen y el muslo en el interior.
Debido a la posición del músculo piriforme o músculo piramidal, los síntomas generalmente se reproducen en las posiciones de sentado cuando la rodilla está más alta que la cadera. Por esta razón, sentado en un coche deportivo puede ser especialmente agravante. 

Además, los síntomas pueden agravarse cuando el músculo piriforme se encuentra en una posición de estiramiento, como al caminar cuesta arriba o subir escaleras.

Diagnóstico del síndrome piriforme - Diagnóstico del síndrome del piramidal

Para diagnosticar el síndrome piriforme es suficiente realizar un examen clínico, hay ciertas pruebas que pueden realizarse son:

  1. La prueba de Freiberg se realiza con el paciente en decúbito prono sobre la camilla y consiste en la rotación interna de la cadera, llevar el pie hacia el exterior.
  2. La prueba de la Paz y Nagle se realiza con el paciente sentado con las piernas en abducción y rotación externa y hacer una contracción isométrica e incluso en contra de la resistencia.
  3. La palpación en la inserción del trocánter mayor y la presión en el centro del vientre muscular, que son los puntos donde normalmente son más dolorosos, el paciente que sufre de este síndrome, "salta", es un dolor muy agudo.
  4. Hay otras pruebas utilizadas para el diagnóstico: la prueba de Saudek y la prueba de Mirkin y Faber.

La prueba más simple para evaluar el estado del músculo piriforme y otros rotadores externos de la cadera suele ser cruzar las piernas, en los pacientes con este síndrome presentan dificultad e incluso puede ser imposible.

El dolor en la parte superior de la nalga puede ser debido a sacroileítis, proceso inflamatorio o los dependientes de la articulación entre el sacro y el hueso ilíaco, una radiografía se puede documentar el estado de la articulación y la resonancia magnética ofrece una visión completa de la zona. La espondilitis anquilosante puede causar este trastorno.

El dolor del nervio por la pierna relacionada con este síndrome se confunde a menudo con otras patologías de la columna vertebral. Debido a que el origen del dolor es a nivel del músculo piramidal de la pelvis, el dolor de la zona baja de la espalda no es un síntoma. Si usted está experimentando dolor de espalda, no es probable que el músculo piriforme sea la causa de los síntomas. Otras patologías que pueden imitar patrones de dolor similares incluyen la estenosis espinal, la enfermedad degenerativa discal o una hernia discal. Debido a que estas patologías de la columna son mucho más comunes, es importante que usted obtenga un minucioso examen y el diagnóstico para determinar la verdadera causa de los síntomas de la pierna.

Tratamiento del síndrome del piriforme o falso ciático - Tratamiento del síndrome piramidal

El tratamiento para el síndrome del piriforme incluye la reducción de la inflamación, mejorar la flexibilidad del piriforme, y la minimización de las posiciones o actividades agravantes.

Un componente clave es minimizar la actividad agravante. Minimizar caminar cuesta arriba y escaleras. Evite las actividades como montar en bicicleta estática reclinada ya que esta posición pone el músculo piriforme en estiramiento. Sentarse con las rodillas más altas que las caderas es un agravante, el uso de una cuña de asiento puede ser útil para evitar esta posición.

La vuelta al deporte debe hacerse gradualmente. Son buenos consejos no meter la cartera en el bolsillo del pantalón, si duerme con bastante frecuencia y varias horas de sueño debe colocar una almohada entre las rodillas en posición lateral para mantener los músculos relajados.

Como en muchas otras patologías, el uso de la terapia del hielo es una herramienta eficaz para reducir la inflamación. El músculo piriforme se puede inflamar, lo que lleva a tensionarse y al aumento de presión del nervio ciático. Aplicar hielo directamente en la región glútea, 10 minutos cada vez, varias veces al día. Por supuesto, el uso de medicamentos anti-inflamatorios también puede ser útil en la reducción de la inflamación local de tejidos blandos (consulte a su médico acerca de los medicamentos).

Los fármacos de elección son los antiinflamatorios no esteroides (AINES) y relajantes musculares, algunos médicos también prescriben anestésicos o corticoides.

Tratamiento fisioterapéutico del síndrome del piramidal o piriforme

La terapia física recomendada son los  láser de CO2 y el ultrasonido, generalmente en menos de 10 sesiones, los síntomas desaparecen, el tratamiento no es doloroso y no tiene los inconvenientes de los medicamentos tradicionales.

Es útil el movimiento de rotación externa durante el tratamiento como ejercicio fundamental para aumentar la temperatura de los músculos y la circulación sanguínea.

Entre la terapia física también  la terapia Tecar ® es eficaz en el tratamiento del síndrome del piriforme en alrededor de 5 - 6 sesiones.

Otro tratamiento muy eficaz es  la manipulación miofascial muy eficaz ya que trabaja la causa del problema, no los síntomas.

El uso de masaje transverso profundo del músculo piriforme es muy eficaz en el aumento de la movilidad de los tejidos blandos. Además, se puede realizar el automasaje con una pelota de tenis para disminuir la tensión del piramidal.

El auto estiramiento para aumentar la flexibilidad del piriforme es también parte de un programa eficaz de tratamiento. Para estirar el músculo piriforme debe colocarse en posición supina, es decir, tumbado boca arriba sobre su espalda, coloque el pie de la pierna que quiera estirar sobre la rodilla de la pierna opuesta. Llévese dicha rodilla hacia el pecho, sujetándose con ambas manos por detrás del muslo. El estiramiento se debe sentir en la nalga. Mantenga esta posición durante 30 segundos y repita 3 veces, un par de veces al día.

El músculo piriforme también se puede estirar sentado. Para ello, cruce la pierna que se estira colocando la cara externa del pie sobre la rodilla opuesta. Manteniendo la parte baja de la espalda recta, ir inclinándose hacia delante hasta sentir un estiramiento en los glúteos. Mantenga esta posición durante 30 segundos y repita 3 veces, un par de veces al día.

No hay estudios sobre la eficacia de los  masajes en el músculo piriforme, pero esta terapia tiene efecto relajante, y puede reducir la presión sobre el nervio ciático y también puede separar las adherencias de cicatrices. El único inconveniente es el dolor durante el tratamiento.