¿Como tratar una fascitis plantar?

¿Como tratar una fascitis plantar?
Promedio: 3 (5 votos)
26225
270
1
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Seguramente habréis sufrido alguna vez de dolor de talón, o habéis escuchado a alguien quejarse de dolor en esta zona del pie, pues bien, posiblemente se trate de lo que conocemos como fascitis plantar.

La fascia plantar es una banda de tejido elástico de forma triangular que va desde el calcáneo hasta la zona metatarsal de los 5 dedos del pie. La función de dicha estructura es la de mantener el arco plantar, proteger los metatarsianos y absorber la energía cuando el pie impacta con el suelo.  

La inflamación de esta, principalmente en la zona del calcáneo es lo que conocemos como fascitis plantar.

Causas

Es un problema bastante común, que afecta tanto a hombres como a mujeres. En la población no deportista destaca la incidencia en las mujeres por el uso de tacones que conlleva al acortamiento de la musculatura posterior de la pierna y por consiguiente aumenta la probabilidad de sufrir fascitis. Sin embargo en la población deportista está bastante igualada la aparición de dicha lesión.

No obstante existen múltiples causas aisladas o en conjunto que producen su aparición, como puede ser;

  • Una alteración biomecánica (exceso de pronación, pies cavos, asimetrías de miembros inferiores...)
  • Envejecimiento, con adelgazamiento de la capa de grasa y pérdida de la elasticidad de la fascia.
  • Traumatismos o microtraumastismos en el talón.
  • Obesidad.
  • Aumento de la exigencia física (el caso de quienes empiezan a caminar o a correr).
  • Calzado inadecuado, con tacón muy alto o bajo y estrecho. Esta lesión aumenta debido a esta causa en el verano por el uso de chancletas y sandalias.

Síntomas

El síntoma principal de la fascitis es un dolor agudo en la zona interna del talón (es la zona de inserción de la fascia plantar), y aunque no es una condición que ponga en riesgo la vida, puede afectar la calidad de ella haciendo dolorosas incluso las actividades diarias más sencillas.

Ese dolor suele ser más intenso al levantarse, debido a que la fascia con el reposo de la noche se hace “más corta” y al dar los primeros pasos tracciona con más fuerza. Por ello una vez que hemos caminado un poco, la fascia se estira y suele disminuir la molestia a lo largo del dia. (1)

También suele ser más doloroso al palpar la planta o la cara interna del talón.

Hay que tener en cuenta que cuando aparecen los primeros síntomas, se debe empezar a tomar medidas porque tenemos muchas posibilidades de que la fascitis se vaya agudizando y llegue un momento en el que sea muy limitante para la vida deportiva e incluso para la vida normal de una persona, pudiendo llegar la tirantez de la fascia a provocar la aparición de un espolón.

Tratamiento de la fascitis plantar

Para solucionar la fascitis plantar primeramente se debe estudiar la causa que lo provocó, ya que en muchas ocasiones nos centramos más en los síntomas que en la propia causa del problema. Si el aumento de la tensión en la fascia plantar se debe a la forma del pie o bien a la forma de pisar (o a las dos cosas juntas) pero solamente tratamos el dolor de la fase aguda de la fascitis, disminuiremos la inflamación y el paciente mejorará pero posiblemente volverá a empeorar cuando lleve un tiempo con su actividad física habitual.

A continuación explico algunos pasos para saber cómo abordar este tipo de lesión.

Primeramente observamos si el zapato que utilizamos tanto para la vida cotidiana como para realizar una actividad física es correcto, si estiramos correctamente tras un ejercicio…

Se recomienda tomar un periodo de reposo de 7 a 10 días. Hacer ejercicio que no tenga impacto del talón con el suelo como natación, elíptica, combinando con medicación antiinflamatoria como ibuprofeno durante una semana.

La aplicación de hielo disminuirá la inflamación de la fascia, por ello congelar una botella de agua pequeña, ponerla bajo la planta y presionar la botella bajo el talón, haciendo movimientos hacia delante y atrás será bastante efectivo.

Automasaje y ejercicios en casa. También podemos hacernos un automasaje y estirar toda la musculatura posterior de la pierna (isquiotibiales, gemelos), y de la planta del pie. Andando de puntillas y de talón, colocar una cinta o toalla  en el antepié para tirar de él, realizar una extensión forzada del pie hacia arriba, coger un bolígrafo con los dedos o arrugar una toalla son ejercicios que aliviarán el dolor.

La aplicación de un vendaje neuromuscular y ultrasonidos irá encaminada a disminuir la inflamación en la fase aguda.

En una segunda fase, que conviene iniciar lo antes posible, habría que realizar un correcto estudio de la marcha y valorar si la causa de la fascitis tiene relación con la forma de pisar del paciente. En caso positivo, es necesario diseñar y fabricar una plantilla personalizada para fascitis plantar que permita “destensar” la fascia de modo que cuando la fase aguda esté superada, podamos reiniciar la actividad con muchas menos posibilidades de recaída. (1)

Si lo anterior no ha funcionado podrán aplicarse infiltraciones o terapias por ondas de choque  y en último lugar cirugía si hubiese que eliminar el espolón, aunque si sigue habiendo tensión en la fascia estos volverán a salir.

http://www.podoactiva.com/es/blog/conoce-como-prevenir-y-tratar-la-fascitis-plantar (1)

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!
Promedio: 3 (5 votos)

comentarios (1)

Comentario

Avatar

fascitis plantar

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar