Mi forma de leer la espalda

Mi forma de leer la espalda
arriba
Me gusta
9188
166
1
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

A menudo, las personas que encuentro en mi trabajo tienen problemas relativos a la  columna vertebral, dolor a nivel cervical, dorsal o lumbar. Hay quien viene por un dolor sordo y constante, o por un dolor punzante repentino e insoportable, o quien sólo viene porque su columna no está alineada.

“Yo tengo una hernia” o “tengo un dolor cervical espantoso”: Estas son típicas frases que escucho con frecuencia. La primera cosa que digo, después de haber escuchado atentamente la historia de cada uno, es que muchas veces el dolor que sienten y las asimetrías que pueden percibir (excluyendo dimorfismos graves) se manifiestan como  campanillas de alarma de algo que se origina a partir de diferentes problemas, relacionados con la postura pero no sólo con esta.

Queda muy limitado pensar en tratar exclusivamente una vértebra o una zona dolorida sin preguntarse ¿ qué nos quiere decir más profundamente este dolor?, ¿porqué se ha presentado  en este punto y de esa forma?.

Es simplista pensar o clasificar como genérico “dolor de espalda” todo lo que se refiere esta zona; no correspondería al enfoque osteopatico y no conduciría a comprender el estado de salud de la persona;  partimos del síntoma para “LLEGAR” a la persona.

Así que me encuentro con frecuencia dando consejos y tratando partes del cuerpo que aparentemente no parecen tener una relación evidente con la columna, causando asombro entre los pacientes.

“He ido al osteópata para resolver el problema de la cervical y en cambio ha trabajado sobre….”.

Entonces ¿qué lectura  significativa podemos hacer pensando en la relación entre la columna vertebral  y  el conjunto del organismo?

¿Cómo es que tantas personas sufren de problemas relacionados con la columna vertebral?

Es ciertamente conocido  que la columna tiene la función de sustento y de movimiento del cuerpo, pero en las medicinas energéticas como la osteopatía y la medicina oriental es fundamental considerar su función  dentro de una más compleja relación entre la estructura, los órganos y psique juntos.

La espalda nos habla también de la personalidad del sujeto: una persona con características morfológicas de un cierto tipo, tendrá un carácter y una gestualidad, por ello una mímica facial, relacionadas a la postura.

Las varias partes de la columna están en estrecha relación con órganos y vísceras, por ello valorar la funcionalidad de estos y tratarlos como partes interesadas, ayuda a la cura de la persona en su globalidad. Considerar y tratar separadamente no haría otra cosa que consolidar aquellas barreras energéticas que impiden que nuestro organismo ejercite su capacidad de auto-curación.

Se tiene que considerar a la persona en su conjunto con su estructura muscular y fascial, visceral, ósea y después crear un “dialogo” con los tejidos que estarán en contacto con las manos del osteópata.

No pueden existir pues, estrictos protocolos de tratamiento, desde el momento que cada persona tiene  su propia vivencia que conserva pequeños o grandes traumas, sean de tipo físico o emotivo.

Queda más interesante hacerse preguntas sobre la correlación sea anatómica o energética entre la espalda y todo el resto del cuerpo.

Cada problemática a nivel dorsal está atada a la fisiología de los órganos más cercanos y como veremos también a la vida emocional.

Así que una espalda que presenta asimetrías no estructuradas y con dolores a menudo punzantes que inciden  sobre la calidad de la vida diaria, hay que ponerlo en conexión con la funcionalidad de los órganos, en particular debemos pensar en algunos órganos de la espalda: corazón, pulmón, hígado, bazo, etc.

Mas relacionado con la lordosis cervical y lumbar en cambio hay otras vísceras: intestino, útero, vejiga, vesícula biliar etc.

Los segmentos  de la columna cervical y lumbar se adaptan  entonces o a la disfunción de las vísceras o a la tensión que viene de las partes más rígidas del cuerpo. Son siempre cambios adaptativos, más aún cuando no han sufrido un trauma directo.

Además la medicina oriental nos dice que cada órgano encierra en si mismo una energía más sutil, una emoción.  Por eso cuando hablamos de una o más vértebras correlacionadas a un órgano este se entiende en su globalidad de funcionalidad física y emocional.

Quizá con un ejemplo, podemos simplificar el argumento.

Una persona con un dolor o simplemente un bloqueo a nivel de la novena o decima vertebra dorsal, puede hacernos pensar que haya tenido un trauma en aquella zona (un golpe); o que su hígado este sobrecargado por una equivocada alimentación y esto influenciaría en esa área de la columna, o que el temperamento colérico de esa persona en el tiempo y  con esta emoción, ha llegado a modificar la estructura de la columna hasta a crear un bloqueo en ese punto.

El hombre, como nos enseña la medicina oriental, se considera conectado con el universo, dado que sigue sus propias leyes. Lo que ocurre en la naturaleza, también se puede encontrar en el ser humano. Como una rama (columna vertebral) constantemente solicitada por el viento (ira), termina por romperse modificando su estructura inicial, así el hombre sometido  a constante estrés emocional, termina modificando la propia estructura hasta el bloqueo de ciertas zonas de la columna.

Siempre siguiendo el razonamiento análogo se puede decir que no sólo el hombre es un micro-universo, también nuestra columna es a su vez un microcosmos. Cada vértebra representa una diferente parte del cuerpo y por esto tratándola oportunamente se influye, aparentemente a distancia, sobre lo correlacionado a ella.

Se procede también para el proceso inverso: trabajando sobre la estructura correlacionada(víscera) tendremos un reflejo también sobre la columna. Está en el terapeuta entender la prioridad y la modalidad más idóneas en cada específica situación.

La columna con sus curvas y asimetrías es un espejo de la personalidad del individuo.

Así una espalda curvada refleja a menudo la actitud introvertida de la persona, replegada en su propio yo.

Nuestro carácter, nuestros conflictos se reflejan perfectamente, como un libro abierto, a nivel de la columna vertebral. Saber leer este libro no es tan simple, pero la palpación de los tejidos nos echa una mano. Un dicho que oía durante mi formación como osteópata era, “una mano suave y un cerebro inteligente son lo que dan los resultados”.

Me gustaría hacer hincapié en la importancia de darnos cuenta de que  cada uno de nosotros debe involucrarse para mejorar el propio estado de salud, tomar conciencia de nuestra propia situación a todos los niveles,también en relación a un simple problema vertebral y poner en práctica  comportamientos no exclusivamente pasivos.

En este sentido los problemas de la columna vertebral ofrecen un ejemplo verdaderamente eficaz para recordar que la colaboración activa del paciente con el terapeuta experto es fundamental para mejorar el propio estado de salud.

(Osteopata por la Michigan State University en el College of Osteopathic Medicine, inscrita en la (AACOM))

comentarios (1)

Comentario

Avatar

Leve artrosis sacroilica bilateral leve discopatia regresiva L5 L4 avanzadas discopatia regresiva lumbro sacra asociada tipo mod || inflamación a nivel lumbar sugerentes a fenómeno bastrup cambios inflamatorios Inéspecificos del tejido celular subcutáneo a nivel lumbar etc etc porfa voy ayuda

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar