Pie plano y pie cavo

Pie plano y pie cavo

El pie plano y el pie cavo son contrarios uno del otro, aunque ambos son deformidades que afectan la biomecánica normal del pie. Las causas de su aparición son variadas y es importante conocer cuál es su tratamiento.
Pie plano y pie cavo

Pie plano y pie cavo

El pie plano y el pie cavo son alteraciones que pueden modificar la marcha y acarrear otra serie de problemas. Los pies se encargan de brindar soporte, amortiguación y estabilización en el cuerpo, es capaz de adaptarse a cualquier condición irregular del suelo y permitir una óptima locomoción. 

¿Qué es el pie plano y pie cavo?

El pie plano es una alteración del arco plantar del pie, donde existe una pérdida o inexistencia de la altura del arco longitudinal del mismo, mientras que en el pie cavo presenta un aumento excesivo del arco longitudinal del pie. Estructuralmente el pie se encuentra formado por la bóveda plantar. Esta es una estructura esencial que tiene como fin el soporte de las fuerzas de presión y de carga; es de forma abovedada, con la concavidad hacia abajo y presenta 3 puntos de apoyo: en apoyo posterior y 2 anteriores.

  • Posterior: se encuentra constituido por el retropié (calcáneo).
  • Anterior: se encuentra conformado por el antepié (cabezas de los 5 metatarsianos)

Tipos de pie plano y del pie cavo

Las formas del pie plano pueden ser variadas, La más frecuente es el pie plano flexible, en un infante es complicado de distinguir de un pie normal, ya que este mejora naturalmente con el desarrollo del niño. Otros tipos de pie plano deben diferenciarse y valorarse apropiadamente, ya que pueden llegar a requerir tratamientos quirúrgicos.

  • Existe el pie plano flexible, este suele ser el tipo más común, se dice que es flexible ya que al apoyarse en el suelo pero este permanece plano, sin embargo al levantarlo, el arco vuelve a formarse. Este tipo de pie plano se en origina en edades tempranas en ambos pies y su gravedad va acrecentando a lo largo del tiempo. A medida que se va agravando la deformidad los tendones y ligamentos del arco pueden estirarse, desgarrarse e inflamarse. 
  • El pie plano rígido difiere del flexible ya que se caracteriza por no presentar ningún cambio en el arco plantar en ningún acontecimiento.

Las formas o los tipos de pie cavo mayormente se encuentran asociados a una alteración neurológica o de forma idiopática. Se encuentra el pie cavo neurológico que se caracteriza por presentar un desequilibrio muscular entre la musculatura intrínseca y extrínseca del pie. El pie cavo esencial o idiopático se caracteriza por presentar un aumento de la bóveda plantar sin una causa  o patología relacionada. 

Causas del pie plano y del pie cavo

En el pie plano se produce un descenso de la bóveda plantar, lo que conlleva a una muy mala distribución de las cargas, donde la carga que se dirige al apoyo posterior aumentan, pudiendo provocar talalgias. Esta alteración puede darse desde el punto de vista mecánico ya que  se puede deber a causa de una debilidad o restricción fascial de la musculatura presente en la bóveda plantar.

En el pie cavo se produce un aumento excesivo del arco plantar, produciendo un aumento de la carga en el apoyo anterior conllevando a una posible metatarsalgia. Esta alteración puede deberse a un desequilibrio muscular, bien sea por acortamiento de la musculatura extensora del pie y de la fascia plantar.
Síntomas del pie plano y del pie cavo

El pie plano algunos casos suelen estar presentes sin presentar algún dolor o molestia, sin embargo hay otros en donde el dolor suele estar presente en el retropié es decir a nivel del calcáneo, esto debido a que cerca de la zona se encuentran la inserción de varios músculos, entre esos el tibial posterior. 
La persona que presenta pie plano puede presentar:

  • Caídas frecuentes
  • Incremento de la sensibilidad.
  • Pie rígido.
  • Molestia o dolor al momento de realizar ejercicio físico, entre otros. 

En el pie cavo suele empezar a manifestarse en forma de molestias y dolor en toda la zona de las cabezas metatarsales, es decir donde se genera el mayor apoyo. El pie cavo en edades tempranas no suele estar presente una sintomatología importante, sin embargo a medida que va pasando el tiempo estas surgen, estas pueden ser:

  • Dolor en la planta del pie.
  • Dolor en talón (esta se exacerba al momento de apoyar).
  • Dedos en garra.
  • Dolor al estar mucho tiempo de pie.
  • Fascitis plantar.
  • Cabe destacar que tanto en pie plano y pie cavo por la deformación y alteraciones mecánicas provocan o conllevan otras alteraciones asociadas como: lumbalgias, tendinitis, hiperqueratosis, entre otros.

Diagnóstico del pie plano y pie cavo

Para diagnosticar el pie plano correctamente, se puede realizar un análisis de la huella, con plataforma de presiones, así se podrá observar con es la huella. Además de estos se pueden realizar varios test biomecánicos y verificar si hay presencia de pie plano. 

  • Test de Jack: consiste en subir el primer dedo del pie (hallux), al realizar esta maniobra debe formarse el arco, si esta no se forma la prueba es positiva.
  • Heel Rise Test: en esta prueba el paciente debe ponerse de puntillas y automáticamente debe formarse el arco del pie, el talón debe dirigirse hacia afuera, si este arco no se forma la prueba es positiva y se está en presencia de pie plano.

El diagnóstico del pie cavo incluye una indagación exhaustiva de los antecedentes del paciente, la observación de la forma y las condiciones del pie y de los dedos, valoración de los músculos plantares y observación del patrón de la marcha.
Al momento de realizar una evaluación exhaustiva, también para estar aún más seguro de que el paciente esté en presencia de pie plano o pie cavo el especialista puede apoyarse de estudios imagen como:

  • Radiografías
  • Tomografía computarizada (TC).
  • Ecografía. 
  • Resonancia magnética (RM).  

Tratamiento del pie plano y pie cavo.

En de los niños que presenten pie plano hay que realizar una buena evaluación ya que el pie pueda que se corrija con ejercicios de fortalecimiento, si este llega a los 4 años y aun persiste la deformación lo recomendable es hacer el uso de plantillas y corregir los ejes de alineación del pie.

En los adultos con pie plano de igual forma hay que indicar plantillas personalizadas que puedan minimizar la alteración presente.

Este tratamiento ortopédico debe ir de la mano con el tratamiento fisioterapéutico en donde serán indicados ejercicios de potenciación progresivos que tendrán como objetivo fortalecer la musculatura implicada y así la formar el arco plantar, estiramientos y reeducación de la marcha si es necesario.

En presencia de pie cavo, el uso de plantillas adecuadas para la corrección de esta alteración, calzado cómodo con una altura de aproximadamente 3 cm, se debe evitar lo más que se pueda el calzado plano ya que este provocaría aumentar la sintomatología. De igual el tratamiento ortopédico va de la mano con la fisioterapia, es por esto que el objetivo de estas es liberar las restricciones o tensiones que pueden estar presente a nivel muscular de pies y pierna, estiramientos y no olvidarnos de la zona lumbar ya que se sobrecarga al haber presencia de pie cavo.

Pie plano y pie cavo 12 elementos