Músculo pterigoideo interno o medial

Definición

El pterigoideo interno o medial es un músculo pequeño pero grueso, que se ubica en los laterales de la cara, por encima de la mandíbula. Por lo que sus acciones van dirigidas al movimiento del maxilar inferior durante la masticación.

En la cara al igual que en otras regiones del cuerpo, se localizan un grupo de músculos que se encargan de la movilidad de la mandíbula y de la ejecución de las expresiones faciales. Entre los cuales se encuentran el pterigoideo externo e interno, masetero y el temporal.

"Es un músculo profundo que se origina en la apófisis del maxilar superior y se inserta en el inferior"

¿Cómo palpar el músculo pterigoideo interno?

Al ser un músculo profundo este no puede ser palpado de manera superficial, por lo que es necesario que la persona realice una apertura de la boca y que se introduzca el dedo hasta la parte posterior de las muelas, luego se percibe una banda tensa que corresponde al músculo. Y es justo allí que se puede tocar las fibras musculares del pterigoideo medial.

¿Dónde se inserta y origina el pterigoideo interno?

Las fibras del músculo se originan en la fosa pterigoidea y de la apófisis del maxilar superior, luego se dirigen en dirección oblicua hacia la mandíbula para insertarse en el ángulo interno de este hueso.

¿Quién realiza la inervación del pterigoideo interno?

Los músculos de la cara son inervados por ramas que pertenecen a los pares craneales, y en el caso de este tejido muscular le corresponde a las ramificaciones del mandibular que provienen del nervio trigémino.

"Es inervado por la rama mandibular del nervio trigémino"

¿Qué función tiene el pterigoideo interno?

Es considerado un músculo del grupo de los masticadores, por lo que participa en el movimiento de la mandíbula hacia superior, es decir elevación del hueso cuando se muerden los alimentos para desintegrarlos y posteriormente ser enviados a las vías digestivas para la absorción de los nutrientes.

Además es un músculo que pertenece a la anatomía de la temporomandibular, por lo que la aparición de dolor se asocia con disfunciones de la articulación.