Músculo superciliar

Definición

El superciliar es un músculo pequeño y profundo que se localiza en la región de las cejas, por lo que la contracción de sus fibras produce un movimiento en esta región. Siendo necesario para la ejecución de ciertas expresiones faciales que incluyen al músculo corrugador, como también es llamado.

Los músculos de la cara se pueden clasificar en varios grupos de acuerdo a la función que ejercen en las distintas partes de la boca, nariz, ojos y párpados. Por ejemplo encontramos el superciliar, occipitofrontal, buccinador, risorio y el dilatador de la nariz.

"Es denominado en latín como musculus corrugator supercilii"

¿Dónde se encuentra el músculo superciliar?

Forma parte de la anatomía de la cara y se localiza en el plano profundo y más interno de cada ceja. Es decir, que no se observa de manera superficial en la piel de esta parte superior de la cara.

¿Cuál es el origen y la inserción del superciliar?

Es un músculo con un recorrido corto que tiene su origen en la superficie interna del arco superciliar y luego se dirige hacia medial para insertarse en la piel junto a las fibras del músculo frontal y el orbicular de los párpados.

¿Cuál es la inervación del superciliar?

Es inervado al igual que otros músculos de la zona por una rama del nervio facial, el cual constituye uno de los tejidos nerviosos más importantes de la cara. Por eso cuando ocurren lesiones nerviosas y aparece la patología conocida como Parálisis Facial, nos encontraremos con falta de movimiento de este músculo y de muchos otros que realizan expresiones faciales.

"Es inervado por el nervio facial por eso la Parálisis facial perjudica la acción del músculo supercilii"

Más información sobre la Parálisis Facial, aquí.

¿Qué función cumple el músculo superciliar?

Las fibras del músculo corrugador junto al orbicular y el occipitofrontal se encargan de mover los párpados superiores y las cejas, y este en específico tiene la labor de mover la ceja en dirección medial, es decir participa en el movimiento que realizamos cuando fruncimos el entrecejo.

Entonces, es un músculo que se activa cuando experimentamos tristeza, angustia o ira.