Tracción lumbar

Definición

La tracción lumbar es un procedimiento de tratamiento realizado por un medio de acción mecánica o manual (por el fisioterapeuta) en el que es aplicada una fuerza con el objetivo de separar las superficies y elongar las partes blandas que componen la columna. 

La Fisioterapia contempla una serie de técnicas y métodos enfocados en mejorar las condiciones de salud del paciente, entre ellas la mecanoterapia que mediante aparatos mecánicos se pueden llegar a mejorar problemas que afecten los movimientos corporales. 

"La tracción lumbar es un procedimiento de tratamiento en la que es aplicada una fuerza con el objetivo de separar las superficies y elongar las partes blandas que componen la columna."

¿Qué efectos produce la tracción lumbar?

La tracción lumbar produce una separación de las superficies articulares generando una reducción de la presión en las raíces nerviosas, logrando aliviar el dolor asociado a la disfunción de esta zona de la columna.

Aunque los estudios apoyan que la tracción enérgica reduce las protrusiones discales, otros artículos señalan que una tracción ligera no consigue este efecto de tratamiento. Aun cuando la evidencia de las tracciones lumbares en las protrusiones discales no son concluyentes, es posible que una tracción suficiente de al menos 27 kg pueda reducir algunas protrusiones discales debido a la tracción vertebral, disminuyendo de esta forma los síntomas de dolor de espalda o ciática en el paciente. 

Este procedimiento también produce una relajación muscular especialmente de la musculatura paravertebral, producto del estiramiento que la tracción genera, además logra aumentar la movilidad articular y disminuir el dolor de este origen. 

¿Cuáles son las indicaciones para la tracción lumbar?

Las tracciones vertebrales a nivel lumbar están indicadas en lumbalgias, radiculopatías por protrusión discal o una hernia de disco, que produzcan un pinzamiento nervioso, una hipomovilidad de la zona lumbar, inflamación en las estructuras articulares o espasmos musculares.

¿Cuáles son las contraindicaciones de la tracción lumbar?

La tracción lumbar como tratamiento está contraindicada en algunas situaciones y en otras debe tenerse mucha precaución para no generar consecuencias adversas, ya que en algunos caso suele aumentar, empeorar o despertar el dolor que no estaba presente antes de aplicar esta técnica.

"La tracción lumbar como tratamiento está contraindicada en algunas situaciones y en otras debe tenerse mucha precaución para no generar consecuencias adversas."

Además está contraindicada en pacientes con alteraciones de la presión arterial, tromboembolismo, fracturas de vértebras, osteoporosis, compresión de la médula espinal, rotura del disco vertebral, durante el embarazo, procesos infecciosos, tumoraciones malignas, y fragmentación del disco intervertebral.