Anatomía del músculo diafragma. Conoce su origen, función y biomecánica, puntos gatillo y patrones de dolor.

Publicidad
No hay votos
284
0
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

A continuación, hablaremos sobre las características anatómicas del músculo Diafragma, cuál es su área de distribución, sus funciones y la importancia que tiene para el organismo. Además, hablaremos sobre los ejercicios de Diafragma, que influyen positivamente en la ejecución de sus funciones:

Anatomía y funciones

El Diafragma es el principal músculo respiratorio haciendo un trabajo eficiente en cada inspiración, también crea una separación entre el tórax y el abdomen y contribuye en otras funciones porque se inserta en varias zonas. Es un músculo que frecuentemente se deja de lado, pero es muy importante para llevar a cabo diversas funciones viscerales y motoras en el organismo y si el mismo se ve afectado puede causar una variedad de dolor e incomodidad por la presencia de tensión o puntos gatillo. El diafragma tiene su origen en el centro frénico y sus inserciones se encuentran en los pilares del diafragma (L1 a L3/L4) en la apéndice Xifoides, en los rebordes costales y en los extremos de 11º y 12º costillas.

Importancia de éste Músculo

El Diafragma representa el motor central de la respiración y promueve más de dos tercios de la actividad respiratoria total. A través de las contracciones de éste músculo en forma de cúpula, el diafragma se contrae y se hunde generando el proceso de inhalación. También el Diafragma tiene gran influencia en diversos procesos, las influencias destacables son:

  • Gran influencia Postural
  • Gran influencia emocional
  • Gran influencia visceral
  • Gran influencia ventilatoria y energética

Ejercicios para el Diafragma

  1. Corrección postural: fomentar trata de fomentar los músculos que intervienen en la corrección postura, desde una postura decúbito supino se procede a llevar los brazos en extensión sobre la cabeza mientras se realiza inspiraciones profundas y manteniendo la postura adquirida durante el movimiento de espiración.
  2. Automasaje de rebordes costales: desde una postura bípeda se procede a colocar las manos de manera frontal sobre el borde de las últimas costillas y mientras se da inicio a un movimiento de espiración e inspiración, se procede a presionar las manos por debajo de estos bordes durante el momento espiratorio, realizando un masaje de manera pausada y calmada abarcando los bordes costales.
  3. Automasaje visceral con pelota: con la ayuda de una pelota más o menos grande y blandita, se procede a colocarla sobre la región abdominal para iniciar la estimulación de las vísceras que contribuye al mejoramiento de las funciones del diafragma. El automasaje da inicio adoptando una postura decúbito prono y colocando la pelota debajo de la boca del estómago, posterior a esto se da inicio a una inspiración en donde se realiza un empuje de la pelota hacia abajo y al expulsar el aire se permite que la pelota continúe avanzando dentro la región abdominal, este gesto permite que la pelota fomenta la relajación visceral.
  4. Respiración abdominal o diafragmática no forzada: se inicia la estimulación de una respiración en donde se usa más músculo diafragma desde una postura sedente se realiza una inhalación acompañada de la expansión del abdomen y posteriormente se realiza una espiración comprimiendo el abdomen, éstas acciones se realizan de manera relajada y controlada, estimulando la correcta movilización del diafragma.
  5. Ejercicios respiratorios (jugar a la depresión): se empieza a movilizar el diafragma desde una postura decúbito supino en donde se empieza a controlar el movimiento depresivo que realiza el diafragma en el momento de la espiración y durante esa depresión obtenida, se contrae el abdomen metiendo la barriga y manteniendo esa posición depresiva del diafragma.
¿Te ha gustado el vídeo? ¡Valóralo!
No hay votos

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar