Cirugía de Neuralgia de Arnold, Cómo se realiza la operación y cómo es su rehabilitación

Publicidad
No hay votos
333
0
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

En ocasiones este causante de dolor de cabeza no disminuye, por lo que es necesario usar tratamientos más invasivos como los quirúrgicos. La Operación de Neuralgia de Arnold conlleva varios requisitos para ser realizada, a continuación, hablaremos sobre ello y de que trata la rehabilitación posoperatoria que conlleva a la eliminación total del dolor en la parte posterior de la cabeza y la base del cráneo:

¿Qué es una Neuralgia de Arnold?

En la Neuralgia de Arnold, el dolor ocurre en el área de suministro del nervio occipital mayor y el nervio occipital menor que provienen del nivel C2-C3. Estos nervios se extienden a lo largo de la parte posterior de la cabeza hasta la frente, las sienes y el costado del cráneo y a veces pasan a través de capas musculares muy profundas. Si los nervios occipitales se irritan, se pueden desarrollar dolores de cabeza en el área de inervación de estos nervios. El dolor puede durar desde unos minutos hasta varios días.
La Neuralgia de Arnold es una forma rara de trastorno de cefalea crónica que, a diferencia de los dolores de cabeza o las migrañas, la neuralgia de Arnold se puede desencadenar rápidamente, incluso con un simple toque en la zona occipital otros síntomas que lo acompañan son:

  • Dolor agudo, ardiente y punzante que generalmente comienza en la base de la cabeza y conduce al cuero cabelludo.
  • Dolor en uno o ambos lados de la cabeza.
  • Dolor detrás del ojo.
  • Fotosensibilidad.
  • Cuero cabelludo altamente sensible.
  • Dolor cuando mueves tu cuello.

Causas de la Neuralgia de Arnold

La Neuralgia de Arnold ocurre cuando hay presión sobre el nervio occipital o irritación, posiblemente debido a una lesión, músculos tensos que comprimen o inflamación los nervios. Algunos factores causales están asociados con ésta neuralgia, de los cuales podemos destacar: 

  • Trauma en la parte posterior de la cabeza.
  • Posicionamiento anterior de la cabeza por tiempo prolongado.
  • Estrés en el cuello.
  • Tensión emocional.
  • Tensión en los músculos del cuello.
  • Osteoartritis
  • Tumores en el cuello
  • Discopatía en la columna cervical.
  • Procesos infecciosos.
  • Artrosis cervical.
  • Diabetes.
  • Inflamación de los vasos sanguíneos occipitales.

Cuando se realiza la cirugía

En un primer momento se implementan medidas terapéuticas conservadoras como el uso de termoterapia para la relajación muscular de los músculos contraídos, si las medidas de relajación muscular como el masaje terapéutico no son fructíferas se inicia el tratamiento con medicamentos antiinflamatorios y relajantes musculares. En caso de no surtir analgesia del dolor se hace uso bloqueos nerviosos el cual consiste en la inyección de esteroirdes y analgésicos de la rama nerviosa comprimida. Si la sintomatología regresa constantemente durante un largo periodo de tiempo y la misma se incrementa a pesar de las medidas terapéuticas realizadas, será necesario realizar una cirugía para solventar el dolor generado por la neuralgia.

  • Retrasarlo lo más posible
  • Agotar todos los recursos terapéuticos

En Qué Consiste la Cirugía

Una operación de Neuralgia de Arnold es raramente utilizada y es el último recurso terapéutico para eliminar el dolor generado por esta enfermedad. La misma es realizada bajo anestesia total o local, los métodos actuales son variados y la escogencia de los mismos va a depender de la gravedad y lo avanzado de la enfermedad, siendo así las opciones más destacables son:

  • Descompresión microvascular: aquí se trata de un procedimiento quirúrgico en donde se expone mediante una pequeña incisión los nervios occipitales, pueden ser dos incisiones bilateralmente en la parte posterior de la cabeza y posteriormente se ajusta los vasos sanguíneos que pueden estar comprimiendo los nervios occipitales, tratando de eliminar quirúrgicamente la presión ejercida sobre estos nervios. 
  • Estimulación occipital: aquí se realiza un procedimiento quirúrgico en donde se implanta un neuroestimulador que administra impulsos eléctricos a los nervios occipitales, lo que puede ayudar a bloquear los mensajes de dolor enviados desde la zona cervical al cerebro.
  • Ablación del nervio occipital por radiofrecuencia térmica: aquí el procedimiento consiste en identificar el nervio occipital menor y mayor afectado y proceder a la inserción de agujas por donde se aplica calor de 80° al nervio occipital afectado durante 180 segundos, lo que conduce a detener los mensajes de dolor que transmite dicho nervio.

Resultados Esperados

Principalmente lo que se quiere lograr es el alivio del dolor y evitar que los nervios occipitales continúen enviando constantemente señales de dolor al cerebro. Si se realiza un procedimiento de ablación del nervio, es probable que el nervio vuelva a crecer por lo que el procedimiento puede repartirse de ser necesario. También se espera mejorar la calidad de vida del paciente al restaurar el movimiento de la zona sin generar dolor.

  • Buen resultado en más del 80% de los casos
  • Depende entre otras cosas de la correcta indicación de la cirugía

Rehabilitación Post Quirúrgica

Inmediata a la intervención

  • Reducir la inflamación y dolor
    Este procedimiento puede generar aumento del dolor que disminuirá en poco tiempo, si se tomas las medidas terapéuticas necesarias para ello. Por lo que desde un primer momento se inician medidas terapéuticas para mejorar el drenaje linfático y venoso y mejorar la llegada de endorfinas y componentes analgésicos a la zona.
  • Comenzar a estimular la contracción
    Normalmente se realizan intervenciones poco invasivas para lograr restablecer la funcionalidad y el movimiento de la región cervical en poco tiempo. Si el caso es una intervención mínimamente invasiva, las movilizaciones cervicales se realizarán lo más pronto posible.

Posteriormente

  • Asegurar la calidad de la cicatriz
    Con ello se asegura que la cicatrices no traiga consigo problemas de sensibilidad en la zona occipital por la acumulación de tejido cicatricial.
  • Estiramiento de la musculatura suboccipital
    Mejora la flexibilidad cervical y contribuye a mantener la descompresión realizada en los nervios suboccipitales.
  • Fortalecer musculatura 
    Mantener un buen tono muscular en la región cervical garantiza su estabilidad y reduce el riesgo de sobrecargar la musculatura posterior del cuello.
  • Readaptación funcional
    Es necesario implementar en el día a día, medidas de higiene postural que contribuyan a disminuir el estrés y la tensión en la zona cervical. Para que posterior a la intervención pueda realizar sus actividades cotidianas y deportivas sin riesgo de sufrir compresión de los nervios occipitales descomprimidos.
¿Te ha gustado el vídeo? ¡Valóralo!
No hay votos

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar