Epicondilitis o Codo de Tenista - Todo lo que necesitas saber

Esta es una magnífica colección de vídeos sobre la epicondilitis lateral o codo de tenista  con todo tipo de explicaciones sobre sus causas, su tratamiento y su prevención.

Además te ofrecemos muchos ejercicios, masajes y estiramientos para que puedas ayudarte a mejorar este doloroso problema de tendinitis del codo.

(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Epicondilitis o Codo de Tenista - Todo lo que necesitas saber

Tendinitis de codo, Epicondilitis lateral o codo de tenista

Definición de epicondilitis y epicondilalgia

Definición de epicondilalgia: Es cuando se trata de un dolor a nivel de la parte externa del codo, en el tendón común de los epicondilios, pero por causas neurológicas, como puede ser tener una afectación de la rama sensitiva del nervio radial en el que haya un compromiso de la rama sensitiva por una contractura del supinador corto, está provocando dolor en la zona pero no es una epicondilitis como tal. Una disfunción a nivel de las raíces C5-C6, provocan con mucha frecuencia hiperestesias a nivel de la parte externa del codo. Un síndrome de compresión neurovascular también puede dar dolor en esta zona. Un punto gatillo de determinados músculos de la misma manera puede dar dolor en la parte externa del codo. No es una alteración local del codo es una alteración a distancia.

Definición de epicondilitis: Es un dolor local provocado por la alteración o inflamación del tendón común de los epicondíleos. Hay una lesión local en el codo.

Tipos de epicondilitis:

I)- Tendinitis de inserción entersopatías: Donde la tensión o el gesto repetitivo de la contracción del tendón común de los epicondilios va produciendo progresivamente una irritación sobre el punto de inserción en el epicóndilo.

II)- Tendinitis: Es la propia inflamación del tendón.

III)- De origen articular: Es decir, que haya algún tipo de afectación de la articulación humerorradial.

III). Epicondilalgias: De origen neurológico por compresión de la rama posterior del nervio radial por afectación de las raices C5 y C6 o un síndrome de compresión neurovascular

Estos procesos pueden existir de forma aislada o combinados donde es mas difícil el diagnostico.

Factores que intervienen en la aparición de una epicondilitis, son multitud de ellos:

I)- Determinados gestos repetitivos: Estos gestos pueden causar, sin necesidad de jugar al tenis, pueden causar el codo de tenista. Hay una serie de factores para la aparición

II)- Edad del paciente:

III)- Tipo de trabajo que esté realizando: Muy importante.

IV)- Algún tipo de movimiento que se realice de forma repetitiva y que requiera la participación de los epicondilios. Teclado, ratón, etc.

V)- Cambio de trabajo: En algunos casos.

VI)- Traumatismo en la zona del codo o una caída sobre la mano:

Clínica y síntomas de las epicondilitis

En esta patología se va a encontrar, que si el fisioterapeuta realiza una palpación sobre la zona del epicóndilo y sobre toda la musculatura que circunda al epicóndilo, se va a encontrar dolor a la presión. Y muy sensible. Desde la palpación de la musculatura va ha doler mas cuanto mas bajemos hacia el epicondilo mas hacia el hueso.

Se va a encontrar dolor a los movimientos resistidos de determinados movimientos, fundamentalmente la supinación del antebrazo y la extensión del codo.

Va a doler en función del grado de afectación que tenga el paciente, la extensión de la muñeca y de los dedos. De echo la prueba que normalmente se usa para determinar una epicondilitis es colocar el codo en extensión, la muñeca en flexión y se le dice al paciente que haga extensión resistida de muñeca. Un paciente con una epicondilitis al realizar la extensión de la muñeca con resistencia, le aparecerá dolor a nivel del epicóndilo. Si la patología es aguda va ha tener aumento de la temperatura cuando se cronifica el proceso inflamatorio remite y la temperatura puede ser normal.

Puede aparecer dolor a la flexión de los dedos y duele porque al cerrarse la mano sinérgicamente se contraen los radiales y estos forman parte del grupo de los epicondilios. Entonces si el proceso está muy agudo, el paciente puede tener también dolor al cerrar los dedos en resistencia. Si el proceso está muy avanzado y hay un proceso inflamatorio muy importante el echo de hacer la pinza entre el pulgar y el índice o los demás dedos también es doloroso.

Los movimientos que van a estar limitados fundamentalmente y sobretodo porque haya un proceso inflamatorio o porque es una epicondilitis de larga evolución va a estar limitada la extensión del codo y la supinación del antebrazo. Es muy habitual que lleguen pacientes con epicondilitis y con el codo ligeramente flexionado y bloqueado, ya que el fisioterapeuta intenta extenderlo y no es capaz de extender el codo. La posición patológica del paciente va a ser con el codo flexionado y el antebrazo con una ligera pronación.

También va a aparecer dolor en el caso de que el fisioterapeuta intente hacer movimientos que provoquen estiramiento del tendón común de los epicondilios. Todos estos movimientos que estiren el tendón común de los epicondilios van a provocar dolor. La posición que provoca la máxima fuerza en tensión del tendón común de los epicondilios es cuando se coloca el codo en extensión, el antebrazo en pronación y flexión de muñecas y dedos.

El paciente en función de la gravedad del proceso inflamatorio, va a tener importante impotencia funcional. El paciente dice que es incapaz de coger cosas y que cualquier cosa que lleve en la mano por la aparición del dolor se le cae. Sobretodo en algunos entesitis y en epicondilitis muy agudas al paciente le molesta incluso el roce de la ropa. En las epicondilitis agudas tenemos una impotencia funcional importante.

A la hora de la recuperación tenemos dos casos si es una afectación únicamente del tendón el tratamiento es muy eficaz pero en las que se incluye una patología de inserción su mejoría es mas difícil y trabajosa.

Diagnostico diferencial de la epicondilitis.

I)- Con cualquier afectación de algún proceso inflamatorio, alguna enfermedad reumática que de dolor a nivel del codo:

II)- Con epicondilalgias de origen cervical: Se tiene que revisar C5-C6, sobretodo por la distribución del esclerotoma que es a nivel de la parte externa del codo.

III)- Con condropatías radiohumerales:

IV)- Lesiones musculares: Puntos gatillo.

V)- Lesiones ligamentosas: Que provoquen inestabilidad de la articulación del codo.

VI)- Con neuropatías: En las que haya una compresión de la rama sensitiva del nervio radial a nivel del supinador corto. Por lo que el paciente va a tener a nivel del epicondilo y va a tener parestesias en la parte dorsal del pulgar, del índice y del borde radial del dedo medio.

Tratamiento de la epicondilitis

Para realizar el tratamiento es necesario diferenciar en que fase se encuentran los pacientes. Hay 3 fases:

1ª Fase o fase de dolor y de inflamación o fase aguda:

En esta fase se van a usar técnicas que sean antiálgicas y antiinflamatorias. Entonces el objetivo fundamental es disminuir el dolor.

En primer lugar este dolor o esta inflamación se puede encontrar en 2 cuadros distintos:

Epicondilitis aguda: En esta normalmente hay una aparición brusca del dolor. Por ejemplo porque se haya producido un traumatismo o un gesto muy exagerado, muy forzado, como puede ser la sensación de desgarro que se produce en las epicondilitis en los deportistas. O el tenista que tiene la epicondilitis y no quiere interrumpir los entrenamientos y competiciones y llega un momento en el que se produce el desgarrro. En estas se suele recomendarse reposo absoluto de la articulación durante 3 o 4 semanas. Esta inmovilización o reposo absoluto de la articulación o bien se puede efectuar mediante un cabestrillo, con contenciones blandas o duras o con una ortesis. Se utiliza un medio u otro en función de la gravedad del proceso inflamatorio en posición de flexión de codo y en posición intermedia de prono-supinación.

Epicondilitis subaguda: En esta, en la mayoría de las ocasiones la instauración de la enfermedad es lenta y progresiva. El dolor y la inflamación se van instaurando progresivamente. En estas epicondilitis se suele recomendarse reposo relativo, es decir, que supone que no se inmovilice el codo sino que se debe de decir al paciente que evite las actividades o el deporte que está provocando la irritación de la zona.

La primera medida que se tiene que tomar es el reposo, como corresponde a cualquier proceso inflamatorio, lo primero reposo. Reposo que va a ser variable en función del grado de afectación pero reposo que suele estar alrededor de las 3 semanas. Estas 3 semanas es el tiempo necesario para que se produzca la cicatrización de los tejidos. Este tiempo de reposo puede variar según los factores, como puede ser la edad, en el caso de que sea un caso agudo o subagudo, de la evolución que vaya teniendo el paciente…

TRATAMIENTO FISIOTERÁPICO: Este va a depender de si es una epicondilitis aguda o subaguda y de los signos clínicos que tiene el paciente.

Crioterapia: La aplicación de frío va a ser regular de frío durante como mínimo de 20 minutos cada vez. Si es una epicondilitis aguda 2 o 3 veces al día, con el fin de reducir el proceso inflamatorio, en casa y por supuesto antes y después de la sesion de fisioterapia.

Electroterapia: Se puede aplicar corrientes analgésicas del tipo que sea, hay quien encuentra buenos resultados con la iontoforesis aplicando medicación analgésica o antinflamatoria como puede ser el Voltaren.

Ultrasonidos: La aplicación de ultrasonidos en la fase aguda es preferible no aplicarlo, sobretodo si hay procesos hemorrágicos, inflamatorios, ya que se está irritando mas la zona. El ultrasonido se reserva para las fases subaguda o crónica. Pero fundamentalmente para la fase subaguda. Con el ultrasonido lo que se busca son los efectos vasohidratadores y fibrolíticos que tiene el ultrasonido. Se puede aplicar en la zona del epicóndilo o bien en inmersión o con gel antiinflamatorio. Mejor ultrasonido pulsátil no mas de 0,8 vat/o cm2. El continuo se aplica cuando disminuya el proceso inflamatorio.

Termoterapia: Se pueden aplicar envolturas calientes en fases subagudas y crónicas y la microonda y la onda corta solo en fases crónicas. Porque aplicar onda corta o microonda en fase aguda o subaguda no tiene demasiado sentido.

Puntos gatillos: Hay que tratarlos por que se activan con mucha facilidad en el extensor común de los dedos. O bien con técnicas de estiramiento, con técnicas de estiramiento y Espray, con compresión isquémica sobre el punto o con la aplicación de ultrasonido. Se localizan palpando todo el recorrido del músculo.

Aplicación de Masaje Transverso Profundo o técnica de Cyriax: Se aplica en epicondilitis agudas y subagudas. La aplicación de Cyriax se hará en relación con los objetivos que se quieran obtener. En una fase subaguda se busca el efecto analgésico, por lo que se tienen que hacer tiempos largos y compresiones pequeñas. En cambio si hay un paciente con una epicondilitis crónica lo que se busca el efecto mecánico, como liberar adherencias y un poco el efecto fibrolítico que tiene Cyriax. Entonces en una epicondilitis crónica se pueden usar presiones fuertes durante tiempos mas cortos.

Conviene revisar la charnela cervicodorsal y C5-C6: Para ver si hay algún tipo de disfunción que se esté solapando sobre la epicondilitis. Con las técnicas de impulso o con las técnicas que sean necesarias.

Tratar de reducir en el caso de que se haya detectado una disfunción en posterioridad o anterioridad de la cabeza radial: Lo mas habitual es que se encuentr posterioridades de cabeza radial. En pacientes que no esten extremadamente agudos por que si no no toleraran la técnica, esto se hace aplicando el estiramiento de los epicondileos, habrá mucho dolor entonces la reducción se haria solanmente si podemos hacer el estiramiento de los epicondileos con un dolor leve o por lo menos tolerable. Si no se deja para un poco mas adelante. Hay una variante de esta técnica que es colocando el pulgar sobre el tencon para eliminar adherencias.

2ª fase o fase de recuperación funcional o subaguda:

Esta fase va a comenzar cuando hayan desaparecido los signos inflamatorios. El objetivo de esta fase va a ser la de recuperar la función muscular y articular. No tiene por que haber desaparecido totalmente el dolor y la inflamación y se va ha seguir aplicando crioterapia al final de la sesión 10 15 minutos.

Se van a utilizar básicamente dos tipos de técnicas.

Técnicas de fortalecimiento muscular: Con estas técnicas hay que tener cuidado porque si se empieza a fortalecer demasiado pronto o demasiado deprisa el tendón común de los epicondileos puede reaparecer el proceso inflamatorio y aparecer recidivar. También tiene que tener cuidado el paciente porque cuando ve que la inflamación ha disminuido se confía y se pone a hacer su vida normal y vuelve la epicondilitis.

Estas técnicas se harán siempre respetando el límite del dolor y con la intención de no provocar ningún tipo de reacción inflamatoria. Se debe de ir activando y fortaleciendo los músculos, pero respetando el límite del dolor y no provocando reacciones inflamatorias.

Para fortalecimiento muscular se puede usar o bien electroestimulación o ejercicios analíticos o globales con patrones de F.N.P. Siempre se aplicará después de las técnicas de fortalecimiento, frío.

Técnicas de estiramiento muscular: De la misma manera tienen que ser progresivos y tienen que respetar el límite del dolor. Se puede hacer en primer lugar de forma pasiva y mas adelante con contracción-relajación. Se tiene que empezar siempre de forma pasiva porque con la contracción-relajación se está añadiendo al estiramiento la contracción muscular, por lo que es preferible primero realizarlos de forma pasiva.

Técnica de Cyriax: En esta fase ya no nos interesa el efecto de alivio del dolor sino la eliminación de adherencias por tanto serán tiempos de aplicación mas cortos no mas allá de 5 minutos pero con una fricción fuerte fase aguda seria una fricción suave y una duración prolongada.

3ª fase o fase de vuelta a la actividad profesional o a la actividad deportiva:

Esta tiene que ser progresiva. Es conveniente al principio en función de la profesión o actividad deportiva que tenga el paciente recomendarle un tipo de muñequera, de sujeción que limite sobretodo la flexión de muñeca, para que la tensión que se produce sobre los epicondileos sea menor.

II)- Epicondilitis crónicas: Esta se descarta para el tratamiento de fisioterapia. Solo se tratarán estas epicondilitis en fisioterapia después de su intervención quirúrgica. Hay muchas epicondilitis, que después de estar tratadas de forma repetitiva, haber probado de todo, hay epicondilitis que no ceden de ninguna manera y estas son las epicondilitis susceptibles de cirugía.

Normalmente lo que se hace en un tratamiento quirúrgico es la desinserción de los epicondileos y de la aponeurosis. Esta desinserción permite una cierta distensión de unos 2 cm que es lo que le va a quitar la presión a la zona. Si hay pruebas electromiográficas que dan que hay una compresión de la rama posterior del nervio radial el cirujano aprovecha para hacer una neurólisis (quitar adherencias que pueda tener la rama).

Post-operatorio de los pacientes con epicondilitis crónica:

Normalmente se desinsertan los radiales y se insertan unos 3 centímetros mas abajo para eliminar la tensión. Este postoperatorio se puede dividir en 4 fases:

1ª fase o fase de inmovilización absoluta del codo: Es estricta porque se suele colocar una escayola posterior durante 10 días. En esta inmovilización el codo se encuentra en ligera flexión y la muñeca en ligera extensión.En estos 10 días lo único que se puede hacer es decir al paciente que para evitar el edema que coloque los brazos en elevación, varias veces al día dentro de la propia escayola y que realice movilizaciones de las articulaciones libres.

2ª fase o fase de entrenamiento articular en un sector o rango protegido: Esta fase dura mas o menos 10 días. En esta fase el paciente en vez de tener una escayola el paciente tiene una férula. Férula que se va quitando progresivamente en varios días, aunque conviene recomendar al paciente que lo utilice durante la noche.

Cinesiterapia pasiva: Se va a empezar a realizar movilizaciones pasivas suaves sin sobrepasar los últimos 20º de la extensión del codo. Esto para evitar el estiramiento de la inserción proximal de los epicondileos y que no se esté produciendo tensiones anormales hay o que se provoque la desinserción. Se debe de movilizar el sentido de la prono-supinación de la extensión de la muñeca, de la desviación radial y cubital de la muñeca. Pero nunca llegando a la máxima flexión de muñeca.

Crioterapia: Se aplicará al final del tratamiento.

3ª fase o fase de recuperación articular: Esta suele abarcar desde los 20 días hasta los 3 meses.

Aquí ya se pueden realizar movilizaciones pasivas en amplitud completa.

Se puede tratar la cicatriz para evitar adherencias.

Aplicar electroterapia antiálgica.

Aplicación de frío.

4ª fase o fase de recuperación muscular: Suele ser a partir de los 3 meses. El objetivo fundamental de esta fase va a ser combatir la atrofia muscular y la fatiga.

Fortalecimiento: Se va a empezar la contracción primero con contracciones isométricas, luego con contracciones isotónicas concéntricas y se va a terminar con contracciones isotónicas excéntricas. En todos los sentidos en que se encuentre la atrofia muscular.

Electroestimulación: Como son la utilización de farádicas.

Patrones de F.N.P.:

Estiramiento del tendón común de los epicondileos:

A partir de los 3 meses comienza la vuelta a la práctica deportiva de forma muy progresiva. E igual conviene en los primeros días que el paciente utilice algún tipo de protección en el codo. En deportistas profesionales después de una cirugía de codo no suelen volver a la competición mas o menos hasta los 5 o 6 meses.